Alcalde de Puertollano achaca a un «error» técnico la polémica ambiental en calle Ancha: «no se talarán todos los árboles y el espacio mejorará»

El alcalde de Puertollano, Adolfo Muñiz, ha achacado la polémica generada por la posible tala de los árboles de la calle Ancha, cuyas obras de remodelación se inician esta semana, a un «error» de la empresa que ejecuta las obras, y ha asegurado que no se talarán todos los árboles marcados y que la actuación solo tiene como objetivo mejorar este espacio en todos los sentidos.

En declaraciones a los periodistas realizadas este lunes, el regidor ha aseverado que el revuelo generado por las denuncias ciudadanas y de colectivos ecologistas en prensa y redes sociales es infundado, toda vez que las obras serán ejecutadas conforme al proyecto presentado ante la ciudadanía el pasado mes de abril en un acto público en la Casa de Baños. «El proyecto es el mismo y no se ha cambiado nada, de hecho no se van a quitar todos los árboles que aparezcan marcados por una equis», ha insistido el alcalde de Puertollano, quien ha asegurado que la persona encargada de señalar los árboles «cometió un error». “El operario trazó un montón de cruces y la gente ha deducido que todos esos árboles se iban a quitar, cuando la realidad es que se solo se van a quitar algunos de los árboles pero no todos“, ha declarado el responsable municipal.

Según el alcalde, el proyecto de la calle Ancha sigue tal y como estaba planteado desde el principio. Así, Muñiz ha recordado que la intención es realizar «una calle más sostenible, que incorporará bastantes más zonas verdes», al tiempo que ha recordado que el bulevar de tres metros de anchura que separará ambos sentidos de circulación será una zona verde, a la que se sumarán otras en los laterales. Todo, ha repetido, con la instalación de un mobiliario «espectacular» y espacios para el ocio en toda la calle.

En todo caso Muñiz ha insistido en que se trasladarán árboles y se plantarán otros muchos nuevos, de modo que se adapten a la planificación del proyecto, y ha avanzado que se utilizará agua del terciario, reciclada para el riego y mantenimiento de las nuevas zonas verdes, lo que supondrá un importante ahorro.

Temor de los vecinos y movilidad

Respecto al temor de los comerciantes de que se reduzca su actividad de negocio tras la peatonalización de las nuevas zonas en los impares del Paseo del Bosque, el alcalde ha recalcado que la conversión en peatonales de las vías urbanas siempre mejorará el estado de la ciudad y la marcha de los negocios. “Cuando se construyó el recinto ferial había mucha gente que creía que las ferias de mayo y de septiembre iban a dejar de existir, y todos sabemos que no ha sido así», ha dicho, recordando el ejemplo puesto por el periodista Manuel Valero en un artículo publicado en este digital

Del mismo modo ha reiterado que la movilidad no se verá facilitada, gracias a la incorporación de mesetas peatonales, y que el nuevo pavimento especial absorberá CO2, disminuyendo las emisiones.

Respecto a los problemas de movilidad que podría acarrear esta obra, que coincidirá en el tiempo con la remodelación integral del Paseo del Bosque, el alcalde ha explicado que en todo momento se permitirá el acceso al tráfico, si bien será regulado por tramos, y no habrá ningún problema para que los vecinos puedan entrar en las cocheras. Además, ha añadido que el acceso a esta zona quedará garantizado en el futuro tras la finalización de la reforma del parking subterráneo del Paseo del Bosque, que pondrá a disposición de los usuarios más de 600 plazas.

“Las obras de la calle Ancha son nuestro ojo derecho, y lo que queremos es mejorarla y que sirva de escaparate para la ciudad, ya que será lo primero que muchos visitantes se encuentren cuando bajen de la estación del tren de alta velocidad», ha concluido Muñiz.

Relacionados

Euromillones

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img