Inicio » La antorcha de Diógenes

Descanse en paz

- 18 noviembre, 2012 – 22:239 Comentarios

Es de todo punto inaceptable que la Junta de Personal Docente de Ciudad Real se vea obligada a hacer una declaración pública en contra de la criminalización que sufre parte del profesorado del IES Maestro Juan de Ávila de Ciudad Real tras el fallecimiento de una de sus estudiantes. Tampoco es de recibo que el Consejo Escolar tenga que salir a la palestra para defender al equipo directivo porque nadie más lo hace. ¿Quién ha atacado a los profesores como para que precisen una defensa de ambas organizaciones? ¡Ah, ya!

Las ambiguas declaraciones públicas de algunos mandamasesde la Consejería de Educación de Castilla-La Mancha sembraron la duda entre la población acerca de las responsabilidades ante el luctuoso acontecimiento. Esos pícaros indemnes no tuvieron la gallardía de apoyar expresamente al orientador y al director del centro, optando por esperar -no confundan esta astucia cobarde con la prudencia- a que sea un juez quien dictamine acerca de su culpabilidad, proceso que llevará un tiempo muy doloroso para todas las partes implicadas.

Este miedo a comprometerse en la defensa firme de los profesionales del instituto se debe -quizás- a que los responsables de la administración educativa intuyen que las responsabilidades últimas recaen en ellos mismos, dado que no es descabellado argumentar que si no se hubiera recortado tan agresivamente en la educación castellano-manchega este episodio habría tenido menos probabilidades de suceder.

Los cursos anteriores los orientadores se dedicaban exclusivamente a orientar pero este año se les ha obligado además a impartir clases para echar a los profesores que se quedaban sin horario lectivo suficiente. A pesar de ello los orientadores han continuado su importante labor con el máximo esfuerzo. Culparles de negligencia es de necios, más bien habría que acusarles de carecer de ubicuidad, don que los meapilas deberían saber que corresponde exclusivamente a Dios.

En vez de declaraciones mezquinas -y balbucientes, como cuando a un alumno se le descubre copiando en un examen- los responsables educativos deberían haber explicado a los medios de comunicación algo así como “Sentimos profundamente el fallecimiento de la estudiante pero, a la espera de la sentencia judicial, estamos absolutamente convencidos de la profesionalidad y buen hacer del equipo directivo y del Departamento de Orientación”. Pero optaron por la pusilanimidad que entraña el silencio. Solo les faltó arrojar un pueril “¡yo no he sido!”.

Todo mi ánimo para los profesores que deben afrontar esta difícil situación, especialmente para el orientador y el director, y vaya por delante mi más profundo pésame para la familia de la alumna. Descanse en paz.

http://www.rafaelrobles.com

@RafaelRob

Etiquetas: , ,

9 Comentarios »

  • Maria dice:

    Señor Robles a no ser que todos los centros tengan una orden expresa de no al cambio de colegio, tengo que decirle que no estoy de acuerdo con un usted.
    Si es una incompetencia no detectar una depresión.
    Es incompetencia poner en marcha el protocolo sobre maltrato entre iguales y dar por válido la voz de los mal tratadores sin más investigación.
    Es una gran incompetencia no haberse puesto en el lugar de esa niña y como afrontaría sola el regreso al centro sin ayuda de nadie, y el encuentro con los denunciados.
    Y es incompetencia pensar que nuestra sociedad está libre de racismo y xenofobia, por duro que pueda parecernos.
    Pero le daré la razón en que la incompetencia llega mucho más arriba. Los recortes presupuestario. Los inspectores que no hacen visitas a los centros sin previo aviso desde ni se sabe. Los concejales de Educación que no asisten a las reuniones del Consejo Escolar. Los directores de centros que son buenos gestores administrativos pero se olvidan de los alumnos hasta que surge el problema. Los maestros y profesores sin vocación enseñando sin alegría. Las rencillas de grupos politizados dentro de los centros…y ese lema que tiene La Delegación de Educación, que reza así: “Aunque se queme la casa que el huno no salga fuera”. El hecho de que los tutores solo se responsabilizan de los alumnos que tutorizan, en lugar de hacerlo sobre el conjunto de alumnos del centro por tener ratios elevadísimas, como si se práctica en los centros concertados.
    ¿Sabe cuando se entera un padre de que su hijo tiene ausencias sin justificar en los centros públicos? Cuando han acumulado 22 y el mal ya está asentado; mientras que en los concertados te informan el mismo día si no has avisado que se ausentarán, porque quieren evitar el problema que se les viene encima si le ocurre algo al alumno en horas que debería estar en clase. El sistema “Papas” no funciona bien. Y mucho me temo que el protocolo ante el absentismo escolar y el conocimiento del Trabajador Social, brilla por su ausencia.
    Señor Robles, ¿Ningún profesor vio los signos de tristeza de una alumna suya? ¿Nadie se dio cuenta de la depresión? ¿Nadie preguntó a que se debían las ausencias? Y ¿lo que dijeron los padres era solo por puro capricho?
    ¿Quién en estos tiempos hace algo semejante y más siendo de un país extranjero?

    • pisco dice:

      Estupenda respuesta. El artículo es una especie de patente de corso hacia el centro poco entendible. Y descargar responsabilidades en las alturas suena a chiste de los malos (así nadie sería ahora mismo responsable de nada, y menos en un centro privado concertado mucho más masificado que estos públicos). Una cosa es reconocer la profesionalidad que ha tenido siempre un centro y otra venir a exculpar y defender sin conocer los hechos. ¿Qué ocurre si un juez detecta negligencia? Y sin llegar a ese caso, las preguntas de la anterior interviniente son bastante oportunas.
      Sabemos del corporativismo existente en este y otros colectivos profesionales.
      Toca pues presumir de la profesionalidad del centro pero esperar a ver las investigaciones. Tanto para unos como para otros

    • Juan dice:

      María.

      Totalmente de acuerdo con lo que expresa.

      Tal vez matizaría que mucho antes de los recortes, lo que afirma, ya ocurría en los centros docentes. Los recortes lo habrán agravado, pero ya existía.

  • Juan T dice:

    Sin saber lo que es tener que vigilar el estado de ánimo de CIENTOS de alumnos..
    Sin apoyo por que los recortes se llevan a profesionales explícitamente formados y dedicados a ello..
    Sin saber lo que es tratar a diario con cientos de dificultades en un terreno tan importante como es la educación…
    Así se habla rápido..

    Sin medios para el trabajo..
    Sin motivación para mejorar..para cambiar la pedagogía..
    Sin intención o posibilidad de enseñar lo que es el alma humana, y solo para los conocimientos instrumentales..
    Con una sociedad entera deshaciendo el trabajo de buenos profesionales…

    Así, ocurren cosas como esta..

  • Corporativismo dice:

    Eso me temo, que en este como en otros muchos temas, el corporativismo asoma y la culpa siempre es de los demás. ¿No habíamos quedado en que no se podía ser complice? Pues eso también significa denunciar a TODOS los culpables, no solo a los que no sean del gremio

  • Hola Corporativismo: Es comprensible tu acusación de corporativismo, es uno de los peligros que se corren cuando se defiende a alguien de la misma profesión. Sin embargo hay que fijarse en los argumentos que se dan y no en las condiciones de las personas para evitar cometer la falacia ad hominem.

    Un saludo cordial

    Hola Juan T.: A pesar de lo que dices cada día miles de alumnos salen adelante en los institutos, incluso algunos son felices. En cualquier caso estoy de acuerdo en que el sistema educativo necesita una revisión porque se falla en algo crucial: la mayoría de los estudiantes no son felices en los institutos (del mundo occidental) y los educadores deben enseñar, entre otras cosas, a ser feliz.

    Saludos cordiales

    Hola María: Sí es una incompetencia no detectar una depresión y el resto de asuntos que comentas, pero hasta que no haya una sentencia firme confío en la labor del equipo de orientación y resto de profesionales. A pesar de las dificultades de este curso estoy convencido de que se han esforzado al máximo en su trabajo. Jamás he conocido a un solo orientador despreocupado por los alumnos con más problemas y sé que este tampoco es el caso. Pero un juez lo determinará.

    Mi artículo va en la línea de que la Consejería debe apoyar a los trabajadores y solo si un juez condena, retractarse. Obviamente también debe prestar apoyo a la familia afectada.

    Lo que comentas sobre las ausencias no ocurre en todos los centros públicos, mi experiencia con el Papás no es mala y si esto no funciona ten por seguro que el equipo directivo y el tutor informan inmediatamente de las faltas injustificadas de los menores de edad. Obviamente hablo desde lo que yo he visto.

    Por lo demás es cierto que quizás falte más educación cordial, pero eso es un tema distinto. Sin duda el sistema educativo debe mejorar mucho. Sospecho que las muertes también se dan en centros concertados y privados.

    Un saludo cordial

    Hola Pisco: Digo lo mismo que a Corporativismo y también lo que decía a María: “Mi artículo va en la línea de que la Consejería debe apoyar a los trabajadores y solo si un juez condena, retractarse”.

    Un cordial saludo

    Gracias a todos por comentar. Todos debemos reflexionar con profundidad hechos como este para que no se vuelvan a repetir.

  • Juan dice:

    No estoy de acuerdo con la opinión expresada en este artículo.

    Ayer, el diario “Lanza” recogía las declaraciones de una madre cuya hija sufrió acoso escolar. Entre otras cosas decía que ante esos hechos muchas veces “se mira para otro lado”. Por lo que me cuentan, puede ser una actitud más común de lo que sería deseable.

    En lugar de tantas muestras de apoyo, diciendo que se cumplió el protocolo. Sería deseable (al menos debe ser así en un estado de derecho) que eso y todo lo sucedido fuese determinado por la pertinente investigación judicial. Soy profano en la matería pero por los detalles que aparecen en prensa, creo que había evidentes señales de alarma.

    • Hola Juan:

      Te aseguro que en las reuniones semanales de tutores (y diarias por los pasillos o sala de profesores), por mínimo que sea el problema, se analiza y se trata de solucionar. No se mira para otro lado, no existe esa inhumanidad en la inmensa mayoría del profesorado, todo lo contrario. Hay muchas cosas que mejorar en la educación pero no se ha llegado a ese nivel de dejadez que parece que das a entender. En absoluto.

      Por supuesto es el juez quien debe dictaminar, pero confío en la labor de los docentes, como debería haber hecho la Consejería hasta que se pronunciara el juez. La presunción de inocencia hay que mostrarla también en las declaraciones públicas de las autoridades, porque hay silencios que condenan.

      Un saludo

  • Maria dice:

    Sr. Robles, ya sabemos que la sra. Cospedal desde que llegó se empeñó en derribar uno de los mejores Modelo de Orientación que existe en nuestro país y ese es el de nuestra región; ni siquiera alabado por el anterior gobierno. Esfuerzo hecho por cada uno de los Orientadores. Cierto que no hay Orientador despreocupado de los alumnos. Ahora bien, la noticia que se escuchó en la radio y televisión pública y privada decía que muere una niña por habérsele denegado un cambio de centro. Esto mismo bien podría ser incierto, pero en el caso de que no lo sea, es casi materialmente imposible decidir esa negación sin haber hecho una serie de ejercicios, como por ejemplo y no necesariamente en éste orden, pasar cuestionarios en la clase para observar quien son los alumnos líderes y los rechazados, poner en marcha sesiones con los profesores. Dictaminar el estado emocional de la niña. Poner en marcha el protocolo sobre maltrato con la comisión encarda de ello si existiera…y a todo esto se le puede llamar negligencia.
    Estoy con usted en que la Delegación debería haber dado la cara y que el resto de manifestaciones a favor son absurdas, retrógradas e innecesarias.
    No sé nada de que haya alumnos que mueren en centros privados y concertados, sería alarmante, ¿no cree?.
    Los concertados tienen muchos más problemas de los que quizá usted se imagina, por lo pronto aunque los padres pagan impuestos igual que todo el mundo, esos recursos del estado “que somos todos”, no son destinados en la misma medida que en los públicos, aún siendo por lo general centros con modelos educativos muy respetuosos con alumnos, padres. Centros con modelos educativos de nuestro país, con las mismas carencias que cualquiera otro centro pero bastante más abandonados por nuestros representantes políticos.
    No corren buen tiempos para nadie. Los bancos a pesar de recibir dinero al uno por ciento han decidido cerrar el crédito a los españoles, no así a extranjeros supuestamente adinerados. Esos bancos que al final de cada ejercicio cierran con millonarias ganancias. Y esos políticos que toman decisiones en contra de la mayoría más desfavorecida, todo lo supuestamente bueno con una lentitud pasmosa y siempre en contra del sentido común; pero aún así, debe existir en cada uno de nosotros y por encima de todo, la sinceridad, honestidad y responsabilidad en nuestros actos; porque de todas formas siempre podemos cometer errores como humanos que somos.
    Siento de todo corazón que haya ocurrido un suceso tan triste.
    Un saludo

1 Pingbacks »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.