Inicio » La columna de Lucio A. Muñoz

Alemania tardó una década en reducir su tasa de desempleo. ¿Cuánto tardará España?

- 29 septiembre, 2013 – 00:245 Comentarios
Lucio A. MuñozSe conoce con el término de “segundo milagro económico alemán” a la proeza económica protagonizada por Alemania entre los años 2002 y 2012. (A principios del Siglo XXI, al país teutón se le denominaba despectivamente “el enfermo de Europa”, debido a que todavía se encontraba pagando la factura relativa a la reunificación). Entre 2002 y 2008, la tasa de desempleo alemana superaba la media de la zona euro. Por el contrario, en 2012, Alemania rozaba el pleno empleo (5,6% de tasa de desempleo), y volvía a coger el liderazgo económico y político europeo, convirtiéndose de nuevo en la locomotora de la UE. Actualmente, Alemania tiene una tasa de paro del 5,3%. Según Sandalio Gómez, profesor del IESE, la reducción tan drástica que experimentó la tasa de desempleo alemana se debió a los efectos que provocó la reforma laboral implementada en Alemania en el periodo comprendido entre el año 2002 y 2005. (Angela Merkel ha reconocido que Alemania ha podido sortear la crisis gracias a las reformas económicas estructurales llevadas a cabo por el Gobierno de Gerhard Schröder durante estos años. Recordemos que Merkel llegó al poder por primera vez en noviembre de 2005). Una de las bases del éxito de la reforma laboral alemana (en clave psicológica) y, a la vez, uno de los objetivos que logró la misma fue concienciar a los desempleados de que, en parte, eran ellos mismos los culpables de su situación de desempleo. Consecuentemente, los desempleados alemanes eran los principales responsables de poner los medios necesarios para volver a reintegrarse en el mercado laboral. ¿Sería posible llevar a cabo esta labor de concienciación en España, tanto en cuanto una de las causas más importantes que ha propiciado la crisis económica española ha sido la corrupción política, judicial, institucional y financiera? ¿Existe una relación directa entre la alta tasa de paro que sufrimos en España y la corrupción política amparada por nuestro sistema partitocrático? El componente psicológico que impregnó la normativa de la reforma laboral alemana fue crucial, puesto que mediante esta ley se inculcó a los desempleados la idea relativa a que les saldría siempre más rentable trabajar que permanecer parados (aún cobrando el subsidio de desempleo). Para ello, en la citada reforma se determinó que este subsidio se establecería en función de las necesidades específicas de cada persona y la cuantía de la percepción no compensaría de ningún modo quedarse desempleado. Otro acierto de la reforma radicó en obligar a los desempleados alemanes a aceptar las ofertas laborales que les ofrecieran las agencias de colocación, exceptuando casos especiales.  De esta manera, quedarse en paro estaba desincentivado completamente. Igualmente, acertó también esta reforma al incentivar económicamente la formación profesional permanente, la integración laboral y el autoempleo. La legislación alemana lanzó al mercado los famosos contratos minijobs (400 euros al mes, aproximadamente) y midiempleos (en torno a los 800 euros al mes). Estas modalidades contractuales, tan criticadas en España, crearon en Alemania muchos puestos de trabajo en el sector de la sanidad y de los servicios. (Desde un minijob se puede acceder más fácilmente a un trabajo más valorado que desde una situación de desempleo). Pero sobre todo, la reforma laboral alemana concedió protagonismo a la libertad y a la iniciativa del individuo y le asignó al Estado un papel secundario. La reciente reelección de Merkel como Canciller de Alemania confirma que tanto la reforma laboral, que heredó del anterior Gobierno de Schröder, como  las políticas de austeridad bien entendidas (rigor presupuestario para que los políticos no puedan despilfarrar o gestionar corruptamente el dinero público), convencen al electorado. Distinta es la política del austericidio emprendida por el Gobierno de España, consistente en empobrecer a los ciudadanos mediante recortes y una presión fiscal sin precedentes mientras que la casta política (principal culpable de la crisis económica española) sigue con sus privilegios intactos. En nuestro país, por desgracia, gran parte de los españoles sigue esperando  que el Estado les solucione sus problemas (sin tener en cuenta que el Estado español únicamente se preocupa del bienestar de la casta política). Es preocupante que muchos españoles, a pesar de que la actual deuda y el déficit público puedan llevar a España a la insolvencia, demandan más gasto público, más intervencionismo y, por tanto, más Estado (todo ello, generaría más corrupción política). Ya es hora de diferenciar el gasto público-político improductivo del gasto público con fines sociales, puesto que nos encontramos en una etapa en la que es vital reinventar el falso Estado del bienestar y redefinir las relaciones entre el Estado y los ciudadanos. España necesita que los españoles cambien de mentalidad, a ello debemos añadir reformas económicas de calado, la implantación de una verdadera democracia con separación de poderes y un Estado que se pueda financiar. (Justamente lo contrario de lo que tenemos en la actualidad). Lucio A. Muñoz. Socio director de Eurogroup Human Resources.
Etiquetas: ,

5 Comentarios »

  • El mastín de Joaquín on the road dice:

    Excelente y clarificador artículo. Mientras los que tan mal han gestionado o robado el dinero público español sigan siendo eximidos de toda responsabilidad, España seguirá condenada a seguir sufriendo oportunistas, que con la excusa de su cargo utilizan los fondos públicos a su antojo.

    • Blisterr dice:

      Ahí le has dado. En Alemania un ministro copia textos para hacer su tésis doctoral y, si le pillan dimite. Aquí tenemos Bárcenas, Gürtel y los Eres y ni siquiera la Justicia es capaz de meter a la gente en la cárcel y Rajoy censura las entrevistas en sus viajes al exterior por aquello de, si no se dice, no existe. Con esa premisa, este país se argentiniza por momentos y se aleja de Europa.

      Por cierto, que yo tampoco quiero ser Alemania, al menos la Alemania de Merkel. Prefiero la de Helmut kohl. Esa en la que el Estado de Bienestar funcionaba y la gente cobraba sueldos decentes. Me gustaba más la España de González y Zapatero a la de Aznar o Rajoy. Aunque ni González ni Zapatero eran «de mi sabor». Estábamos todos más tranquilos y menos polarizados.

      Cuando la gente se dé cuenta de que la crisis la provocaron los bancos y no Zapatero, se verá que estuvimos bastante a gusto esos años. Otra cosa es que Zapatero y sus ministros de Economía fueron nefastos en ese tema.

  • minero_dos dice:

    Alguien dice la verdad…para variar.

  • RG dice:

    ¿la España de González? ¿la de las cuatro devaluaciones de la peseta? ¿la de la quiebra de la seguridad social? ?¿la del paro masivo? ¿la de la desindustrialización? Puedo aceptar que por prejuicios ideológicos Aznar no caiga simpático, pero comparar las variables económicas -macro y micro- de los gobiernos de González con los de Aznar, básicamente no tiene medio pase.

    Y que la crisis la provocan los bancos y no Zapatero, que alguien me diga un manual de economía -incluido los de secundaria- que afirme que con un 12,5% de déficit (mayo de 2.010) se puede tener una economía saneada. Pero claro, alguien pensara que estas afirmaciones son políticas, pero no, son estrictamente económicas. Ahora se aprueban los presupuestos de 2.014; si no hubiera que pagar los 37.750 millones de euros de deuda vencida heredada (1/3 del presupuesto aproximadamente) igual otro gallo cantaría.

    • Blisterr dice:

      RG, creo que te olvidas de la Ley del Suelo de Aznar y sus consecuencias, de las privatizaciones de las grandes empresas con Aznar y sus consecuencias y no entro en el 11 S porque no merece la pena. Vaciar por completo el Estado, hacer la mayor burbuja inmobiliaria de la historia de España y repartir los beneficios entre los amiguetes ¿Eso qué es?

      Me parece bien que estés en total desacuerdo conmigo, pero usa los datos que son y no los que vienen bien.

      Lo de Aznar o Cospedal para mi no es ideológico. Es somático.

      Me parece muy bien que le deis caña al PSOE y yo me apunto, pero es cierto que ellos nunca fueron tan radicales en el recorte del estado del bienestar tan «sui generis» que hubo en España con sus políticas, tal y como lo están siendo los cachorros de FAES.

      Y, por favor, después de dos años gobierno inexistente, seguir hablando de herencias? No sé, me parece pelín pasado.

      Yo me guío por Krugman, por Navarro o por el propio Ekáizer. Entiendo que tú no. Pero te lo digo porque también tengo números y no me voy a poner a seleccionarlos ahora porque los tienes en Internet como yo.

      Solamente como dato de la política económica de este Gobierno: La deuda pública, en la mañana de hoy, ya roza el 100% del PIB. O sea, nos han llevado a la absoluta ruina pasando las deudas de los bancos a deuda pública ¿Cómo se come eso? Acaso vendí yo preferentes, acaso especulé con bonos basura, acaso dí mi permiso para que se jugara a la ingeniería financiera con el dinero de los españoles? Por qué tengo que pagar ahora la fiesta a través de los impuestos más altos que ha habido en este país?

      Es más, hasta qué punto son malas las políticas económicas actuales que las clases medias están empezando a ser clientes de Cáritas?

      Ahí lo dejo, abierto al debate.

      Salud.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.