El vértigo y la calma

Manuel Valero.- Lo cierto es que si uno se detiene a mirar el panorama corre el riesgo de padecer un acceso súbito de mareo. Tal y como nos lo vomita a cada momento la televisión - verdadero factótum de poder desde que se ha convertido en una fábrica de generar lideres y de basurear incluso las tertulias de política acercándolas al formato cochambroso de Sálvame- el retrato social de ManoloValero3lo que somos hoy es una deformación de trazo eléctrico a lo Van Gogh con la diferencia de que el holandés loco recreó una nueva y sorprendente belleza pictórica mientras que el apunte diario de nuestra actualidad nos retrata como un pueblo contumaz, incapaz de entenderse y aceptarse a sí mismo, siempre a la greña como los iracundos de Goya, sacudiéndose de lo lindo hasta enterrarse.

En todas las direcciones de la estrella polar luce con cegadora intermitencia la corrupción estructural, la política española es incapaz de desprenderse de la piel odiosa que la recubre, el PSOE con los intestinos revueltos –nadie ha sido capaz de cuajar un liderazgo y un mensaje político verdaderamente socialdemócrata sin más desde los tiempos de González y Guerra; IU, como pez fuera del agua apenas con cinco bocanadas de aire; el PP sacudiéndose como puede la escamosa capa de su descrédito contable y los partidos emergentes, el uno, Podemos, con el reloj puesto en los años 70 (o mucho antes) y el otro, Ciudadanos, buscando su propia de versión de una nueva transición a lo Suárez que era a lo que aludía Pablo Iglesias junior pero modelo latinocomunismo, que el eurocomunismo fue un invento que acabó diluido en el sistema. Y las encuestas del CIS que dan un calabazón gordo al líder del partido que según el CIS va a ser el más votado en las elecciones y que prima con el puesto de honor individual a una señora que preside Navarra y también hay un militar que con el uniforme aun caliente, se pasa al otro extremo en un pis pas después de caerse del tanque y escuchar la persuasiva voz de los pudientes. Y como decorado general del escenario, la cosa catalana ante la que cualquier analista experto en Política puede acabar como las ampollas rítmicas de Machín, que fue un cubano que se salió de Cuba y se vino a España, en un asombroso traslado de dictadura a dictadura. Allí en la Cataluña demediada en la que unas elecciones que se ganan son un plebiscito que se pierde, el totum revolutum es tal que llega a niveles de paranoia política ya que ni izquierdistas de pro y de babor ni republicanos de izquierdas (ah, pero no hay republicanos de derechas?) hacen ascos a la hora de apoyar a un partido corrupto hasta el tuétano cuyo principito de galleta aglutina en su hoja de servicio un modus operandi propio de la Sicilia más profunda y es loado por el otrora cantautor Luis el de la estaca, referencia mística de los años de plomo.

Y aquí en Castilla-La Mancha , el desafecto creciente entre los consortes de la Junta por los privilegios de uno solo, aunque hay quien dice, los aludidos socialistas, claro, que lo de Molina power es una estrategia electoral, o sea, peor.

El vértigo solo se diluye cuando sales a la calle y compruebas esa normalidad rutinaria de los intrahistóricos ciudadanos que con su rol diario, allí donde les toque, mantienen una velocidad de crucero de aparente calma. Muy diferente a lo que nos dice la tele o nos cuentan los digitales, que en esto la prensa de papel va un poco a la zaga.

Y así, uno se conmueve al sopesar la posibilidad de que no estemos ante una crisis, económica, social, política, cultural, institucional, por profunda que sea, sino ante las puertas mismas de una decadencia irreversible. Entre unos y otros, con los fantasmas y espantajos de por medio, andamos una y otra vez dándole vueltas a los mismos asuntos, de modo que la política se ha convertido en un arma de destrucción masiva (del otro) antes que en una propuesta propia para gestionar la casa común con la mayor efectividad. Es como si España no quisiera hacerse mayor.

El amago de una tragedia no nos ha dejado nunca y por una vez cobran un inquietante sentido las famosas viñetas de Forges en las que aparecía el viejo dictador con una sentencia: "No se os puede dejar solos”.

La reciente historia de España es la historia de un estado malavenido con sus ciudadanos desde los tiempos en que Cádiz parecía situarnos en la senda de la constitucionalidad y homologarnos a los pueblos más avanzados de Europa. Pero llegó el séptimo de los Fernandos y se apañó a la Pepa en un asalto y así sin solución de continuidad hasta la I República la breve que acabó con los cartageneros marchando sobre Madrid. Y luego llegó el XX del cambalache, de magnicidios y violentas luchas de clases hasta la II República, la nefanda Guerra Civil y la Dictadura franquista, rediviva todavía en programas como el de Wyoming. Y en este noviembre en el que se cumplen 40 años de la muerte del último espadón, asistimos a la peor crisis política e institucional con el proceso catalán hacia la independencia ...de medio pueblo. Ya hay comentaristas por ahí que advierten de una situación peligrosa y desagradable pero hartamente conocida por esta sufrida piel de toro (con perdón de los antitaurinos), que fue y es incapaz de perdonarse y entenderse a sí misma. Alguien lo dijo: España es un gran país si estuviera habitada por finlandeses. Y a lo mejor es verdad.

Relacionados

Euromillones

6 COMENTARIOS

  1. A cinco columnas y en tamaño 400. Todos los periódicos ladran hoy sobre la rupura de España. Mientras tanto, las dos llamadas de negocios que tenía que hacer a Catalunya han funcionado perfectamente. Tanto, que me estoy dando el lujo de «tizonear por aquí» entre cosa y cosa.

    Mañana (u hoy), el PP de Rajoy mandará defenestrar el texto secesionista, y toda la purga judicial de PP y CDC quedará en nada con el ruido mediático que va a provocar todo esto. Hay que dar la enhorabuena a estos dos partidos por lo bien que han esquivado el gol…

    Por ello, quizá España sería mejor si en los grandes partidos políticos mandaran los finlandeses…que en el resto de cosas los españoles lo hacemos muy bien. O, al menos, no mucho menos bien.

    • Y qué mas da mi nombre ¿Cambiaría algo? ¿Serviría para algo? Y si, muchos periódicos lo hacen por intereses ajenos a esa profesión ¿Viste ayer Salvados? fue muy didáctico.

      Es más ¿Tan mal le viene el debate a MCR?

      Saludos. Blisterr con dos r y sin acento.

  2. Es usted una excelente pluma. Escribe excelentemente, y en lo referente a sus análisis (las opiniones se las dejamos a Blíster), me parecen muy agudos.

    Comparto su análisis, si bien, quizás soy más joven y por ello menos escéptico que usted.

    Si algo muestra la Historia de España, si se la logra ver sin ese pesimismo, es lo que una cita atribuida a Bismarck, describe, que España era la Nación más fuerte de Europa porque lleva siglos empeñada en autodestruirse y no lo ha conseguido.

    Mire, he vivido en el extranjero y solo he conocido españoles excelentemente valorados en el trabajo, por su capacidad de sacrificio y de trabajo bajo presión, organización si se le instruye en ello, generador de buen ambiente y dotado de una requeridísima improvisación .

    Mire el milagro español, solo se produce cuando un ser humano, el español, que ha nacido para ser apaleado en la patria y por la propia patria, encuentra un trato proporcional a su capacidad de entrega.

    Todo español es un Cid en potencia y un pícaro en esencia. Sólo le falta un buen señor y un trabajo bien recompensado.

    Lo que pasa es que hemos asumido como destino esa fatalidad crónica de saberse nacido para ser apaleado.

  3. Lo mejor de un pueblo como el nuestro, tan consciente de sus limitaciones y problemas, es que reserva ánimo,ilusión y cierto imprescindible fanatismo, más que suficientes para emprender los cambios que sean precisos y considere necesarios, para sencillamente, hacer en tiempo récord lo que otras naciones han hecho en el doble de tiempo (contraste el cambio desde nuestro ingreso en la CEE).

    Mire usted, el problema de los pueblos que sólo hablan bien de sí mismos, es que cualquier diagnóstico pesimista, puede suponer una auténtica catástrofe, que muestra el enorme barro sobre el que se asienta su autoestima.

    Conozco al pueblo más vanidoso de Europa, el germano, y ya le digo, les falta pasión e improvisación. Por éso, y porque nunca han guerreado con nosotros, íntimamente nos admiran cuando nos conocen. Somos los alemanes del sur.

  4. Lo que pasa es que en este país, sobran los agoreros y los ignorantes de su identidad histórica.

    Se vive tan intensamente el presente (porque cuesta ganarlo), que nos incomoda, porque nos cuestiona, nuestro pasado, y lo ignoramos conscientemente, y respecto del futuro…sólo lo tratamos cuando nos drogamos.

    Mire, todo español debería coger un avión o un barco, pasar 8-10 horas en avión, o varios días en el mar, pisar luego tierra, y escuchar que donde San Pedro perdió su sandalia, le hablan en su idioma. Así se daría cuenta, que ni la Historia, ni el Presente ni el Futuro le han reservado un inodoro por patria.

    Es la puñetera ignorancia y los numerosos paletos, la que ha conseguido imponer una forma de vernos que no es real, sino emocional, como todo lo que procesa el ignorante.

Responder a Blisterr Cancelar comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img