Vemos la mota en el ojo ajeno y no…

Los proverbios castellanos son, en su inmensa mayoría, verdades como puños, como diría el sabio y la mayoría de los mortales, más aún, en estos momentos de nuestra historia reciente, se han convertido en el pan nuestro de cada día porque nos hacen recordar el sentido común, el mejor de los sentidos, con el que se expresaba nuestro pueblo castellano.

No cabe duda, que somos muy dados a ver la mota en el ojo ajeno y no ver la viga en el nuestro, unas veces, la mayoría de ellas, porque no queremos mirarnos al espejo y comprobar que lo que hablamos mal de los demás, arto y sobrado, lo tenemos en casa y nos lo saltamos como si en realidad fuera una minucia de nada.

El otro día, en uno de los muchos programas televisivos, el presidente del gobierno hablaba sin reparos, al ser entrevistado por una señora, cuyo nombre no viene al caso, que el pacto entre el PP y VOX en la Junta de Comunidades de Castilla y León es un mal para España y especialmente para los castellano-leoneses y sin embargo no fue capaz de reconocer que él, mintiendo a todos los españoles, se ha coaligado con la extrema izquierda y con el partido comunista de España.

Parece lógico preguntar a quien quiera responder que, ¿es malo aceptar lo que han votado los castellano - leoneses   dando lugar al pacto entre PP y Vox, por considerar a este partido de extrema derecha, y sin embargo es bueno que el PSOE, de la mano de su presidente, después de mentir a todos los españoles, se coaligue con la extrema izquierda y con el partido comunista de España?

En primer lugar, en España tenemos una ley electoral que obligatoriamente hay que modificarla y que tanto el PSOE como el PP cuando están en la oposición hablan Y prometen cambiarla, pero cuando están en el gobierno nada de lo prometido y todo olvidado como si el sillón presidencial fuera el lugar ideal para la amnesia de todo lo prometido a los ciudadanos en campaña electoral, pues, a pesar de toda esa amnesia los ciudadanos siguen votándoles y sufriendo las consecuencias.

Creo que es preocupante que un presidente del gobierno no vea la viga en sus ojos y sin embargo tenga una visión nítida y clara de una mota en la ajena. No parece de recibo que cuando uno tiene una gran joroba eche en cara al vecino que ande un poco inclinado hacia adelante.  Si los extremos en política no son buenos, digo los extremos, tanto lo será a la derecha como a la izquierda. Por lo tanto, usted debería dar ejemplo y comenzar rompiendo la coalición con la extrema izquierda que tanto daño está haciendo a todos los españoles y una vez limpio de esa gran carga comenzar a hablar de los demás.

Estoy de acuerdo que, en este país, y yo diría en todos, los extremos no nos hacen falta porque enfrentan a la sociedad y no dan soluciones a los problemas reales de los ciudadanos, pero no hable de un solo extremo hable de los dos extremos, tanto de izquierdas como de las derechas, y si lo hiciera así, cosa que no creo, posiblemente tendrían credibilidad sus palabras porque no hay mejor palabra que da el ejemplo

“Le dice la sartén al cazo, !Quítate que me tiznas!” ¿Le suena este refrán, de nuevo castellano? Pues cuando usted habla de la extrema derecha al referirse a VOX seguro que se está tiznando como la sartén que aguanta el fuego de la crítica. Todos sabemos los mensajes de descrédito que el ejecutivo y los cientos de asesores, que rodean al presidente, están poniendo en circulación para desacreditar al nuevo presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y que éste, por el  por miedo a ser tildado de derechista por el ejecutivo nacional, no acudió a la toma de posesión de Alfonso Fernández Mañueco, como presidente de la Junta de Castilla y León,  cuando , contra viento y marea, su deber era estar al lado de su compañero de partido sin impórtale las críticas de nadie.

Parece oportuno recordar a la opinión pública que la situación política que vive España, en estos momentos, ha sido creada, únicamente por el PP y el PSOE dedicados, entre otras muchas cosas, a saquear los bolsillos de los españoles y a denigrar la vida pública, de tal manera que el pueblo se ha desvinculado de los políticos y éstos viven al margen de la solución de los problemas que todos los días sufren los ciudadanos de a pie. ¿Acaso no es más importante la devaluación en sus honorarios que han sufrido todos los trabajadores, funcionarios, pensionistas de este país, a los que se les ha reducido el sueldo en un ocho o diez por ciento, que dedicarse a crear infundios entre la clase política?

No cabe duda, que para el gobierno es mucho más rentable hablar mal del adversario político que resolver el día a día de la grave situación que tiene el ciudadano actualmente. ¿Alguien con sentido común puede creerse que cueste más el gasóleo que la gasolina?  Todos sabemos que el gasóleo es el combustible de los pobres, camioneros, tractoristas, furgonetas de obreros autónomos que no llegan a final de mes, pues bien, para el ejecutivo de Pedro Sánchez esta gente pobre es la que debe pagar los sueldos de los políticos y ministeriales y que, si es posible, vivan un poquito peor cada día.

Claro, de todos estos problemas, ¿se creen ustedes que el culpable es el criminal y asesino Putin? Pues yo les aseguro que no es así. Es cierto que esta criminal aventura rusa ha contribuido notablemente al desastre económico en el que se encuentran los ciudadanos españoles, pero también es cierto que el gran déficit que sufren algunos ciudadanos españoles, menos la clase política, no es culpa de la guerra en Ucrania ni mucho menos. Sirva de ejemplo lo que les he expuesto del gasóleo que gastan los pobres y que el gobierno ha inflado el precio a base de impuestos sabiendo que nuestro país recibe de Rusia una pequeña parte del petróleo que consumimos.

 Esta situación negativa de la gestión de la crisis económica que sufren las clases medias y bajas de España no puede continuar y menos que el gobierno no sea capaz de pactar con la oposición un modelo económico que solamente  está basado en la imposición  de una manera exponencial para pagar un estado del bienestar que para  nada es  halagüeño en estos momentos, se impone una política de ajuste del gasto público y una bajada de impuestos muy significativa para paliar la gran pérdida de valor adquisitivo  de todos los ciudadanos

Por eso no parece lógico   volcar las críticas sobre el que no gobierna desde el gobierno, para que nunca lo haga y dejar pasar el tiempo sin resolver los problemas verdaderos que sufren los ciudadanos. Por favor no vea la mota en sus ojos y la viga en los ojos del contrario porque eso no es la realidad en la que se encuentra nuestra nación.  No es momento de taparse los ojos y seguir adelante como si nada estuviera sucediendo porque bien saben que la situación es muy grave y que muchos ciudadanos lo están pasando muy mal.

Relacionados

Euromillones

2 COMENTARIOS

  1. HOY NO PRESUME, EL AUTOR DE ESTE ARTÍCULO, DE QUE ES EL PRIMER DECANO DE LA FACULTAD DE NO SÉ QUÉ…….¡ HAY QUE VER, DONDE SE VE LA HUMILDAD DE LOS QUE ESCRIBEN !. QUE LA INMENSIDAD DE LO QUE ESCRIBEN SON COPIA, DE LIBROS YA ESCRITOS.

Responder a María Prado Cancelar comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img