Una manifestación contra la caza rechaza el futuro museo que acogerá Ciudad Real

Con un sol ya casi primaveral, la PNAC Plataforma No A La Caza reunió en la mañana de ayer domingo a casi un centenar de personas que se congregaron para decir nuevamente «No a la caza» y poniendo especial hincapié en la ley de Bienestar Animal en su apartado que quiere excluir a los galgos de esta protección.

Esta exclusión es achacada por los animalistas al «potente lobby» cazador español que presiona continuamente al Gobierno de la nación.

«Ay, Señor, líbranos del cazador», «No al museo de la caza con nuestro dinero», «Museo de la caza, vergüenza nacional», «Misma ley, mismos perros» fueron algunas de las consignas que se gritaron durante el recorrido de la manifestación que recorrió desde la plaza Mayor, pasando por Mercado Viejo, Prado y Postas lugar donde se ubicará el museo de la Caza y la Naturaleza. A continuación Alarcos, plaza del Pilar y Gral. Aguilera, terminando en la plaza Mayor donde se han leído un poema y el comunicado de la plataforma.

En este evento han participado además de la plataforma convocante otras asociaciones animalistas y antitaurinas como ASA animalista de Ciudad Real, AMA de Miguelturra y Huellas de Puertollano. PACMA ha apoyado.

En la mayoría de ciudades españolas así como en una veintena de europeas se han repetido estas concentraciones y manifestaciones.

A la manifestación han acudido personas con perros de diferentes razas pero sobre todo galgos, todos adoptados tras su abandono sobre todo los galgos al acabar la época de caza.

Han pedido al gobierno que corrija esta ley que solo favorece al sector cinegético y eso son muchos votos según han recordado. Han denunciado también el gasto millonario que suponen las ayudas a las actividades cinegéticas.

Manifiesto

Podríamos celebrar las concentraciones de hoy asomados a fosas llenas de esqueletos y cadáveres a medio descomponer de perros de cazadores.

O alrededor de árboles en cuyas ramas crecen galgos con sus tráqueas aplastadas.

O frente a cheniles donde es difícil distinguir entre las heces y los cuerpos desnutridos e infectados, entre el hedor a mierda y el olor a muerte lenta y dolorosa.

Pero no sólo de brutalidad con sus perros se alimenta la depravación de los cazadores:

Podríamos estar a las puertas de un criadero de hurones con idéntica capacidad para sufrir que los perros e igualmente abandonados tras su utilización por enfermos, heridos o inservibles.

O acompañando los últimos metros de terror y agonía de cualquier animal con los órganos reventados, mientras sus alas se rompen o sus patas se doblan para desplomarse allí donde un escopetero lo acuchillará o, sonriendo, simplemente esperará a que termine de morirse.

O de pie junto al ataúd de un cazador, de un ciclista o de un senderista donde la autopsia dictamina fallecimiento por herida de arma de fuego que la ley disfraza de accidente, pero detrás está la prisa por matar de gente con más dinero para pagar un psicotécnico que aptitudes para superarlo.

También podríamos guardar silencio y mostrar lo que ni una sola palabra necesita para engendrar llanto y arcadas:

Heridas escarbadas en la carne para extraer microchips acusadores.

Pulmones anegados de agua por ahogamiento.

Globos oculares estallados por el fuego.

Impactos de balas.

Patas y cráneos fracturados tras despeñarse.

Amasijos de piel y sangre seca sobre el asfalto como epílogo de abandonos.

Hurones con argollas de metal en sus gargantas para que no dañen a las presas.

Perdices de reclamo con las alas recortadas para impedirles volar.

Huérfanos y viudas llorando a otro muerto por la caza. A veces, las lágrimas vienen de padres que ya no lo son porque su hijo de 4 años recibió un disparo durante una montería.

Podríamos enseñar, sí, todo el HORROR al que se ven abocadas las innumerables víctimas de la caza a quienes, apartando la vista ante él, escogen ser cómplices de aquellos que orgullosos lo causan y embusteros lo niegan.

Porque en esto no existe la ignorancia. Lo que hay se llama hipocresía, cobardía e interés.

El improbable voto de un cazador, aun ensangrentado, es mordaza en la boca de la mayoría de los políticos para denunciar sus atrocidades. ¡Aquí el interés!

Las amenazas de ese colectivo conocido por su violencia hacen que no les llegue la camisa al cuerpo hasta tal punto que prefieren mostrar connivencia con sus actos criminales. ¡Aquí la cobardía!

Sin embargo, nos juran a las ciudadanas y ciudadanos que ellos son adalides del Progreso, de la Igualdad y de la Justicia. ¡Aquí la hipocresía!

No esperamos nada más que despojos en la moral y la conducta de los cazadores porque son personajes sanguinarios que llevan el cáncer de la crueldad enquistado en las entrañas. Gentuza que mata animales por pasatiempo, competición, orgullo o por ahorrarse gastos. Que reclaman poder disparar legalmente -fuera de

la ley ya lo hacen- también a lobos, osos, cigüeñas o perros y gatos callejeros, que les dejen matar en parques nacionales, que se permita el cruel silvestrismo, que no se declaren en riesgo de extinción especies que gracias a ellos lo están, la no prohibición del plomo o pasearse por los colegios para inculcar en la infancia que arrebatar vidas es jugar a ser adultos.

Las manifestaciones que protagonizan estos personajes siniestros para mostrarse como víctimas recuerdan a las lágrimas y a los argumentos tramposos de un maltratador reincidente ante el juez. Y nunca, NUNCA tienen bastante porque su violencia es como una droga: cada vez necesitan dosis mayores y en intervalos menores. Si les conceden matar a cincuenta especies ellos piden que sean quinientas; si les permiten disparar y acuchillar durante tres meses, exigen ampliarlos a once; si les autorizan a cazar con treinta centímetros de nieve, reclaman que sea posible con un metro.

Pero porque ya no nos caben más lágrimas en los ojos, ni más nauseas en los estómagos, ni más rabia en los puños. Porque estamos hasta los ovarios y cojones de los asesinatos de esta caterva armada a la que siempre le caben nuevos muertos, exigimos a los políticos que legislen de forma inmediata para poner fin a sus crímenes. Y si no tienen la decencia de hacerlo, nosotros continuaremos descendiendo cada noche por los círculos del infierno en que habitan los perros de los cazadores junto al resto de sus víctimas, pero nos vamos a asegurar de que esos políticos desayunan cada mañana tostadas con las vísceras de los perros que llaman de trabajo y a los que niegan idéntica protección que al resto, zumos que les sepan a las hemorragias de todos los muertos de la caza, y café edulcorado con el inmenso e irrenunciable asco de la sociedad por ser tan hipócritas como cobardes.

Somos Activistas por los Derechos de los Animales. Conocemos el dolor, no el desánimo. Recibimos amenazas que buscan intimidarnos, pero no nos asustan. Y no pensamos detenernos hasta poner fin a esta Muerte, a esta maldita Muerte absurda, temprana, cruenta y de proporciones incontables a manos de una cuadrilla sanguinaria que vive para destruir.

Compañeras, compañeros, ¡Gracias por vuestra generosidad, valor y esfuerzo! ¡Gracias, hoy y siempre, por vuestra lucha, una lucha impagable e imprescindible! Caeremos, cometeremos errores, nos llevaremos decepciones, pero sin duda venceremos porque ¡NO NOS RENDIREMOS JAMÁS!

Julio Ortega Fraile

Relacionados

Euromillones

5 COMENTARIOS

  1. No incluyendo, en la misma ley de bienestar animal, a los perros que son utilizados por los cazadores en sus «fechorías» campestres, la Administración y por ende el Gobierno correspondiente está autorizando a que se les trate de distinta forma, o sea como le salga del toto al cazador de turno, tanto en cuidados de cobijo, alimentación y cuidados sanitarios. Yo creo que probablemente un perro cazando en el campo hasta se lo puede pasar cojonudo, a fin de cuentas son animales pegándose unas carreras pero, lo que debe velar nuestra Administración es que, cada cazador demuestre antes de cada periodo de cazas, o cuando vayan a ser utilizados, que los perros que les acompañan están resguardados tanto en invierno como en verano, que se les alimenta adecuadamente y que tienen en vigor todos y cuantos cuidados sanitarios necesiten, vacunas, chips, medicación….. etc etc etc.

    Lo que voy a comentar no sé si ya se está haciendo, pero por si acaso no,… entiendo que un debido control de cazadores con perros a través del SEPRONA en donde en la ficha conste tanto los datos del cazador como de aquellos perros que vaya a utilizar cada temporada sería un comienzo. Y evidentemente, al igual que pasan revisión de sus armas que el SEPRONA haga revisión de sus animales. De igual forma a aquellos que tienen rehalas como negocio, si cabe, a éstos con más necesidad, sobre todo en la forma de cómo están cuidados a lo largo del año.

    Está claro, que al igual que los toros, mientras tanto unos como otros no estén prohibido realizarlo no significa que no se puedan regular con normativas avaladas por el sentido común de la que se supone la raza con más inteligencia en la faz de la Tierra,…. esa que para algunos es plana.

  2. A mí me gustaría saber el motivo por el que no quieren incluir a los perros de caza en la Ley de Bienestar Animal….¿Alguien lo sabe?.

  3. Muy flojos van estos asuntos si la plaza mayor de Ciudad Real no se pone igual de gente como con una procesión, la pandorga o la recepción a un monarca. Mientras tanto, habrá que reconocer a quienes numantinamente hacen posible estas concentraciones con su coraje, tiempo y esfuerzo.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img