Trenes cada dos horas y media

Ramón Castro Pérez.- Hay trenes que pasan todos los días, cada dos horas y media y cada media hora y cada cuarto y mitad. Se sube la gente sin hacer muchas fiestas, pues conducen a la oficina, donde pocas veces ocurren maravillosos imprevistos. A los que pasan una vez en la vida se apuntan, nada más, unos pocos, ya que es necesario ser atrevido y tampoco es que nos azote la urgencia. Son los trenes de largo recorrido, con destino incierto y apeaderos inhóspitos, repletos de arrepentimientos.

—¡Y si me hubiera subido!

—¿Para acabar como aquel? ¿Solo y humillado? ¿Conforme con algo peor de lo que ya entonces tenía?

—¡Pero otros llegaron a buen puerto! Supimos de su éxito, en boca de alguien que regresó para contarlo.

Olvídense. Lo de arriba no es un problema para las almas que habitan en La Mancha. Por aquí no abundan los trenes que pasan todos los días y, los de largo recorrido, parecen exhaustos y hartos de portar sueños que se rompen al primer cambio de agujas. Prefiero verlos pasar y pensar que aún no ha salido el tren que deba coger. Y, para «Tren de largo recorrido», me quedo con el bar que a gala lo luce por nombre. Que mi amigo Carmelo sabe bien de lo que hablo.

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí


spot_img
spot_img
spot_img
spot_img