El desastre de la calle Ramón y Cajal 13 en Almodóvar del Campo

Jesús Viñas González.– En 1792, el monarca Carlos IV donó a Manuel Godoy, Primer secretario de Estado, las antiguas temporalidades pertenecientes a los jesuitas. Estas comprendían la vasta totalidad del «Real Valle de la Alcudia». Donación que se llevó a cabo mediante Real Decreto sancionado el 10 de abril del mismo año, y confirmado por Privilegio diez días más tarde. Godoy fue nombrado Duque de la Alcudia con Grandeza de España, correspondiéndole a él todo el patrimonio del Valle, así como de las rentas obtenidas en el mismo, y junto con ello el inmueble sito (por poco tiempo, si nadie lo remedia) en la calle Ramón y Cajal, nº 13 (antigua calle Real de idéntico número) de Almodóvar del Campo, Ciudad Real. Esta sería la casa solariega del flamante Duque, en contrapartida a los servicios prestados por él a la Corona.

En 1807, preludio de los tambores de la Guerra de la Independencia (1808-1814), el hermano de Manuel Godoy, Diego Godoy, servidor intachable de los Reales Ejércitos, fue condecorado por el rey Carlos IV con el título de Duque de Almodóvar del Campo, con Grandeza de España. Él, sería el lugarteniente de Manuel Godoy en la administración de las rentas obtenidas en el Valle, y fijando, además, su residencia en la morada mencionada previamente.

Tras los sucesos acaecidos en Aranjuez en 1808 (conocido como el Motín de Aranjuez), ambos hermanos cayeron en desgracia y hubieron de marchar al exilio, primero en Francia y luego en Italia. Los bienes que les pertenecieron acabaron siendo confiscados, primero por el gobierno intruso de José I (1809) y posteriormente, por Fernando VII, pasando a formar parte, de nuevo, al patrimonio regio.

Tras diversos avatares históricos, en 1871 -en desarrollo de la normativa desamortizadora promovida por Pascual Madoz en 1855- se procedió a poner a la venta los bienes pertenecientes antiguamente a Godoy en el Valle de Alcudia, y, por ende, se incluyó la vivienda de la calle Real nº 13. En ese momento, la vivienda fue descrita como casa de labranza de grandes dimensiones (829 metros cuadrados y 33 centímetros cuadrados), con un gran patio alrededor del cual se estructuraba la disposición de la vivienda con puerta principal en la mencionada vía,  y contaba con un amplio espacio destinado a guardar aperos de labranza, granero y cuadras para encerrar a los animales de tiro, poseyendo una entrada y salida secundaria o de carruajes en el antiguo Ejido de la Orden, y actualmente, denominado calle Orden de Calatrava. Domicilio que cuenta con una antigua cueva, utilizada de bodega y un pozo que dotaba a la casa de agua potable y abrevadero para las bestias. En total, fue valorada en 14.143,49 pesetas, y a juicio del perito «conservada regularmente con deterioros propios del uso». Dos años más tarde, durante la Primera República española (1873) fue enajenada y detentada por manos particulares. Así ocurrió hasta que se constituyó la Hermanda Sindical de Labradores y Ganaderos de Almodóvar del Campo, organización encargada de velar por los intereses de los trabajadores agrarios y ganaderos, y que además contaba con fines asistenciales. Desde que en la década de 1980 fuera sucedida por su heredera universal, la Cámara Agraria, la vivienda se encuentra sumida en un estado de absoluto abandono.

Actualmente, el deterioro en el que se halla el inmueble es evidente y palmario. Sin embargo, su aniquilación y su posterior reconversión en aparcamiento público resulta una solución demasiado drástica, y evidencia la ausencia de miras de su actual responsable y propietario, el Excmo. Ayto. de Almodóvar del Campo. ¿Cómo puede ser posible que un bien histórico que pertenece al municipio, en vez de velar el consistorio por su rehabilitación y conservación, disponga su destrucción? ¿No parece un fin injusto para un edificio que ha albergado en su seno tanta historia? Es simple y llanamente un desatino.  

Es de suponer que la antigua Hermandad Sindical, o «la Sindical» (como es conocida por el público en general) contase en su haber con documentos muy valiosos de la historia agraria del municipio y las tierras que a él se adscriben. ¿No sería un destino más deseable para estos volúmenes su guarda y custodia en el Archivo Municipal que en vez del fondo de un contenedor?

Su derribo es inminente, y como doctorando en Historia del Derecho, así como almodovareño, no puedo permanecer impasible ante una medida que considero injusta y desproporcionada. Hago un llamamiento al pueblo de Almodóvar para que no permita esta perniciosa acción. Atrás quedan vanas promesas electorales que pretendían convertir el inmueble en biblioteca municipal, residencia de ancianos, o incluso nueva sede del centro de salud del municipio. Sin duda, destinos más acordes que una plaza de garaje enorme.

¿Qué ha cambiado de un año para otro? Que no hay comicios municipales hasta dentro de cuatro años, y los vecinos no pueden castigar, prontamente, al ideador de esta medida. Se confía en el rápido olvido colectivo hasta la próxima cita en los colegios electorales. Los vecinos son responsables de sus sufragios, y son ellos los que deben velar porque sus representantes salvaguarden el sentir de su voto depositado en las urnas. Lo que se exige de nuestros dirigentes es la conservación de los bienes, y no su deterioro, ni su destrucción.

En definitiva, apelo al sentido común -que en ocasiones es el menos común de los sentidos- y se paralice, de carácter urgente e inmediato, el funesto destino que se le ha atribuido a este bien municipal, que puede ser aprovechado de mejor modo por los almodovareños.

Relacionados

9 COMENTARIOS

  1. Esto pasa porque en Almodóvar del Campo no hay oposición a este «desgobierno» sin ideas, que no cumple ni una de sus promesas electorales.

  2. Que yo sepa el inmueble todavía no es del Ayuntamiento, o sea, difícil es que planee algo en sitio que no son de su propiedad. Habra que enterarse primero quien esta dando los primeros pasos para derribar el edificio, (que falta le hace un poco).

    • No, los primeros pasos no. Hoy lo derriban.

      La cuestión no es que se derribe por orden de la JCCM, el problema es que el gobierno local no se ha preocupado por proteger la historia de Almodóvar, este es un ejemplo pero hay más.
      Para este edificio en concreto el PP había propuesto en su último programa electoral un uso concreto, además de haber propuesto anteriormente utilizarlo como centro de salud. Todo ello previa restauración del edificio. Los años han pasado y ha seguido aumentando la ruina del mismo.

      El siguiente edificio histórico, este sí es ahora responsabilidad exclusiva del Ayuntamiento, que seguirá el camino habitual de todo aquello que cae en manos de las instituciones será el Casino de la Amistad.

      • Algunas apreciaciones, el edificio no se derriba por orden de la JCCM sino por orden del Ayuntamiento de Almodovar.

        En cuanto a las promesas incumplidas en el programa del 2019, el PP proponia «Crear un centro de estudios y espacios acondicionados para nuestro histórico e importantísimo archivo municipal, reformando la que fuera Casa de Godoy de la calle Ramón y Cajal». En anteriores elecciones, se hablaba de mejoras en el casco antiguo, en general.

        En relación al centro de salud, fue una propuesta del Psoe en el programa del 2023, no del PP.

  3. Señor Alcalde, asuma su responsabilidad y no mienta, que le va acrecer la nariz.

    «En primer lugar, Bremard recuerda que el inmueble de ‘La Sindical’ o Casa Godoy fue cedido por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha al Ayuntamiento de Almodóvar del Campo el 18 de noviembre de 2004, una cesión completamente gratuita que conllevaba la conservación y mantenimiento de este edificio emblemático ubicado en la calle Ramón y Cajal, 13, “casi 20 años en los que la administración local no ha realizado ninguna actuación cuando podía, incluso, acometer una reforma integral”.»

  4. Pero fielmente y sin falta los santos salen en procesión, los toros recorren las calles y las corridas se celebran en fecha. Nada más. El pueblo se muere y los que ahora se muestran ganadores y subidos a la ola del derechismo más rancio fracasan por incomparecencia, pero no serán castigados en fecha. Si esto lo hicieran otros estarían bramando y emponzoñando y el pueblo en las calles protestando, pero no, ahora toca banderita y ser analfonacionalista español o lo que es lo mismo, la inacción y la inapetencia de progresar. Estamos en manos de los menos válidos, de los frenos de la sociedad. Ya lo pagaremos si no lo estamos pagando ya.

  5. Es cierto lo de que se va a hacer un aparcamiento? De verdad es necesario un aparcamiento en el centro de un pueblo que se puede recorrer andando?

    • Se hará lo que el ilustre (e ilustrado) concejal de obras diga, al fin y al cabo es el que manda y futuro alcalde. [/Modo_Irónico_OFF]

  6. Madre mía,no me gusta leer nada de lo que he leído,recapacitar todos,somos un pueblo,que está bajando su población,como en muchos pueblos de España,todos tenemos que mirar por nuestro pequeño pueblo e intentar mejorarlo y no discutir como en un patio de recreo.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí


spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img