Inicio » Opinión

El (im)posible pacto por la Educación. Pasado, presente y futuro (*)

- 24 abril, 2017 – 08:5913 Comentarios

Augusto Serrano, maestro y activista social.- Tras las fuertes movilizaciones de rechazo a la LOMCE y con el gobierno en minoría tras las elecciones generales de 2016, la reivindicación de un pacto por la educación, que figuraba en todos los programas electorales, es generalizada. Y el Congreso constituyó en febrero la Subcomisión de Educación, que trabaja “para la elaboración de un gran Pacto de Estado Social y Político por la Educación” que sirva “de base para que el Gobierno elabore un proyecto de Ley Básica de Educación, que sustituya la legislación vigente y que nazca con la vocación de estabilidad a partir de un amplio acuerdo parlamentario y social”, según dice el documento de constitución. Está prevista la comparecencia de más de 80 personas, de las que ya han comparecido la mitad. Cada una hace un diagnóstico de la situación y realiza las propuestas que considera para la mejora del sistema educativo. Tiene previsto terminar sus trabajos antes del verano, aunque es muy posible que los prolongue hasta final de año.

opinionEn esta Subcomisión se presentan propuestas contradictorias y sin ni siquiera insinuar la posibilidad de consenso, por lo que parece muy difícil que alcance su objetivo. El Pacto, tal y como se pretende, es (im)posible… Para explicar esta afirmación y para poder comprender lo que viene, el futuro, es necesario conocer el pasado y el presente del Pacto.

EL PASADO

Hay quién señala que el artículo 27 de la Constitución (1978) constituye el vigente pacto por la educación, fruto del consenso que imperaba en esos años. Creo que no fue así, la Constitución, como todo, es fruto de su tiempo, de un tiempo de ilusión por la democracia, pero también de miedo por los militares y fascistas incrustados en las instituciones y con presencia en las calles.

Desde entonces se han elaborado 9 leyes educativas, y tras los primeros años 80 siempre se ha reclamado, desde unos sectores u otros, un pacto por la educación. Hasta el momento actual que es casi un clamor… En estos años ha habido tres intentos de Pacto.

El primer intento que se hizo fue hace 20 años. Se firmó la “Declaración conjunta en favor de la educación” (1997), promovida por la Fundación Encuentro. Este texto fue un intento de que la educación se alejara de la divergencia política y fuera una cuestión de Estado. La firmaron todos los sindicatos representativos de la enseñanza, menos los STEs, que no la suscribimos, pese a haber contribuido a su elaboración, por el reconocimiento explícito de los conciertos (se empieza a utilizar el término “centros sostenidos con fondos públicos”, como si todos los centros fueran iguales en su gestión, en su selección del profesorado, del alumnado…), y el mantenimiento de la religión.

El segundo intento de pacto, apareció en septiembre de 2004, y como contraposición a la LOCE (2002) del PP, cuando el MEC, con gobierno socialista, presentó el documento “Una Educación de calidad para todos”, en el que se afirmaba que el ministerio “se compromete a promover el máximo consenso en torno a las decisiones que finalmente se adopten, en el convencimiento de que el mayor beneficio para la educación española en los próximos años sería el derivado de un acuerdo político y social que abra el camino a la estabilidad del sistema educativo”. Es la primera vez que un gobierno reclama consenso de forma tan clara y explícita, y, al mismo tiempo, propiciando el debate del documento.

En paralelo, algunas organizaciones, entre ellas CEAPA, FERE-CECA, CCOO y FETE, y algunas personalidades del mundo educativo, iniciaron una negociación para alcanzar un pacto en los aspectos más conflictivos de la futura ley. Y esto fue un error, se reunieron unas cuantas organizaciones y excluyeron al resto, a las que, después, presentaron un trágala. STEs, conocido el acuerdo, hizo público su rechazo por las mismas razones que el anterior y algunas más. Al final no hubo acuerdo.

Pero el Pacto real fue la LOE (2006), durante su tramitación se incluyeron las propuestas que contenía el pacto, pese a que la derecha educativa estaba dividida, con dos voces, una la FERE que estaba pactando con el Psoe, y otra la Concapa y la jerarquía eclesiástica, que estaba con el PP agitando la calle.

Los constantes ataques a la LOE, al sistema educativo diseñado en la LOGSE, y al profesorado por parte de la derecha mediática, haciendo eco al PP y a la jerarquía eclesiástica, hicieron que el gobierno nombrara ministro (abril, 2008) a Ángel Gabilondo, que llegó al Ministerio precedido del respeto intelectual de mucha gente y con el encargo de alcanzar el pacto por la educación; pacto por el que trabajó mucho, pero sin atreverse a tocar dos de los problemas fundamentales que crean otros muchos problemas en la enseñanza, los centros concertados y la religión en la escuela, y el pacto tampoco fue posible.

EL PRESENTE

Es el período que hemos vivido de oposición a la LOMCE y a los recortes del PP. Viene marcado por la vigente legislación que se elaboró en el pasado, entre la que destacan estos aspectos referidos al pacto.

1.Tenemos un sistema dual de enseñanza (pública/concertada), que viene desde la aprobación de la LODE (1985), y se afianza con la LOE (2006) y con la LOMCE (2012).

La Constitución en el art. 27.9. dice que “los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca”, sin embargo, la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE), implantó el sistema de conciertos económicos con los centros privados, convirtiendo el “ayudarán” en gratuidad total. Con la LODE, con los conciertos, se inicia realmente la mercantilización de la enseñanza en nuestro país. Se inició entonces y ahora se quiere entregar la enseñanza a los mercados, introduciendo también las formas de gestión privada en los centros públicos, empezando por los de Ed. Infantil.

Se avanza en la privatización con la Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada por todo el arco parlamentario, menos el PP, pues en su artículo 108.4 se dice que “La prestación del servicio público de la educación se realizará, a través de los centros públicos y privados concertados”. Con esto el Estado abandona una de sus obligaciones y el gobierno se salta la Constitución que dice en su art. 27.5 que “Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación”. Los centros privados concertados no pueden garantizar un derecho fundamental como es la educación, pues su objetivo es ganar dinero o adoctrinar, o ambas cosas a la vez; este derecho sólo puede garantizarlo el Estado.

Con la normativa actual se permite privatizar la enseñanza, como nos demuestra lo que viene ocurriendo tras la LOE. Se regalan terrenos a empresas privadas que construyen centros que nacen ya concertados, se les permite cobrar a las familias por diferentes conceptos y vías, se les permite seleccionar al alumnado y derivar a la red pública al que consideren problemático; se les permite, como al resto de empresas, violar los derechos de los trabajadores. Se les permite, en definitiva, actuar sin prácticamente ningún control.

2.El Concordato de España con el Estado del Vaticano (1979), dice que los planes educativos “incluirán la enseñanza de la religión católica en todos los centros de educación, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales.”.

La libertad de conciencia de los niños y jóvenes no se respeta en la Constitución, el art. 27.3. dice que “Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”, como si los hijos fueran una propiedad de los padres que los pueden modelar a su gusto. Esto va contra la Declaración de los Derechos del Niño (1959), que dice en su art. 14.1. que “Los estados partes respetarán el derecho del niño a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión”. Que la libertad de conciencia y religión no se respete no debe presuponer que los centros deban ofertar región ni que se deba pagar con dinero público la enseñanza de la religión, esto son interpretaciones que se hacen por las partes interesadas y que figuran en los acuerdos con el Vaticano que deben ser derogados para avanzar en el respeto a los derechos de niños y niñas.

Tras la LOMCE, la religión sigue siendo materia obligatoria en los centros, y ahora con valor para becas, y con asignatura alternativa.

3. La igualdad de oportunidades no se hace efectiva con la legislación actual, y mucho menos la gratuidad y la necesaria compensación de desigualdades, ni era un tema que los intentos de pacto reflejaran y concretaran. A día de hoy, en el estado español hay entre un 23 y un 24% de pobreza infantil, según la OCDE (2017), mientras que la media de la OCDE es la mitad.

Las políticas de recortes a quienes más afectan son a los niños, niñas y jóvenes que padecen este riesgo. La falta de atención pública al ciclo educativo 0-3 mayoritariamente en manos de empresas privadas, y siguiendo por el precio de los libros y del resto del material escolar, contraviniendo el principio constitucional de que la enseñanza básica es obligatoria y gratuita (27.4),  continuando con las tasas de la FP y de la Universidad y con la “oferta” de actividades de pago en los centros, sobre todo en los privados concertados. El alumnado recibe sus enseñanzas en los centros en peores condiciones que las recibía; más alumnado en las aulas, menos profesorado, menos atención al alumnado con necesidades educativas especiales, desaparición de programas de apoyo y refuerzo, de planes de convivencia, la subida del IVA al material escolar, la drástica disminución de las becas de comedor… Marcan nuestro sistema escolar.

EL FUTURO

Cuando desde la comunidad educativa se perciben, junto al resto de la sociedad, posibilidades de cambio político y la posibilidad real de la llegada al gobierno de partidos que estaban comprometidos a derogar la LOMCE y a revertir los recortes, el Foro de Sevilla, como promotor, y diferentes organizaciones, entre ellas los STEs-i, inician en octubre de 2014, un movimiento tendente a conseguir un documento consensuado por las organizaciones de la comunidad educativa y partidos políticos que sierva como base para la ley que debería reemplazar a la LOMCE

El “Documento de Bases para una nueva Ley de Educación” es un amplio compendio de propuestas de mejora del sistema educativo; propuestas que pueden convertirse en ley si la mayoría parlamentaria lo permite. Su contenido puede verse en la web porotrapoliticaeducativa.org. Este documento está firmado por más de 30 organizaciones y partidos entre los que hay que citar al PSOE, Podemos e IU. Entre las organizaciones firmantes, no hay ninguna de lo que podríamos llamar la derecha educativa.

Hay que señalar que a la hora de su firma, los STEs-i tuvimos dudas de si hacerlo o no, pues hay algunos temas, como la reivindicación del Estatuto, el acceso y la evaluación del profesorado, que no nos gustan, pero lo hicimos en pro del consenso por la escuela pública y por ser una clara apuesta contra la mercantilización del sistema educativo.

Por otro lado, diferentes organizaciones y sindicatos que reclaman la firma del Pacto, están muy cómodas con la situación actual, y, por tanto, piden que no se entre en temas conflictivos, como los conciertos y la religión, para alcanzar el Pacto.

Y ahí está el problema que señalo en el titular, a la vez que intento resumir las dos posibilidades que existen: el (im) posible pacto.

La primera, el “imposible” pacto escolar de quiénes pretenden que se queden fuera de debate la religión en la escuela y los conciertos educativos con los centros privados, lo que supone que parten de blindar tanto la presencia de la religión en la escuela, como la existencia de conciertos con la escuela privada. La presencia de la religión en horario escolar supone que la escuela contribuye a no respetar la libertad de conciencia del alumnado, y que los centros deben ofertar otra asignatura o nada durante las horas que el alumnado cuyos padres quieren clase de religión, la recibe. Dejar fuera del debate los conciertos supone que se deja fuera el problema de la financiación con dinero público de centros que, en su inmensa mayoría, 1) tienen un ideario, generalmente religioso, que hay que compartir para asistir al centro, por lo que es excluyente; 2) cobran a los padres por diferentes conceptos, lo que limita el acceso a quiénes puedan pagarlo, esto les convierte en centros que discriminan; 3) procuran, salvo honrosas excepciones, “deshacerse” del alumnado problemático, aunque sus padres compartan el ideario y paguen. Este es el “imposible” pacto para las organizaciones que defendemos la escuela pública, integradora y laica.

El pacto “posible” es la segunda posibilidad que existe. Es posible alcanzar un Pacto por la Escuela Pública, un pacto que implique que los poderes públicos potencien la enseñanza pública de tal forma  que la oferta existente en todos los pueblos y ciudades sea capaz de cubrir toda la demanda de las familias.

Educar en democracia y educar para la democracia, con calidad y equidad, son objetivos compartidos por todo el mundo y recogidos en la legislación, pero la realidad es que no es así, pues en la base del sistema educativo faltan los dos principios en los que debe asentarse la educación, puesto que son derechos de todas las personas: el derecho a la libertad de conciencia de los niños y niñas y de los jóvenes, y el derecho a la igualdad de oportunidades, que implica gratuidad, y una efectiva educación compensadora de desigualdades.

Un pacto social y político para una escuela pública de calidad, equitativa, inclusiva, integradora, igualitaria y respetuosa con las lenguas y culturas propias de cada territorio y con las diferencias individuales, sociales y de sexo, laica y gratuita. El Consejo Escolar del Estado aprobó en su sesión plenaria de 2014 , la propuesta de STEs-i reclamando este tipo de Pacto, y lo hizo por amplia mayoría (45 a favor, 17 en contra y 7 abstenciones). Este es el pacto que reclamamos para que sea la base de la nueva legislación educativa que debe sustituir a la LOMCE y a la LOE.

En este pacto estaría la mayoría social que sabe que la escuela pública es la que vertebra nuestro sistema educativo, la que está en todos los pueblos y ciudades, en todos los barrios y aldeas, la que hace que la etapa de escolarización obligatoria sea una etapa de convivencia entre escolares, con los iguales y con los distintos, una etapa que contribuye con esta convivencia al mejor desarrollo democrático de una sociedad cada día más diversa, más plural.

Lo que falta, y es mucho, es conseguir una mayoría parlamentaria que haga ley estos principios. Y aun teniendo la mayoría parlamentaria, este Pacto y la legislación que lo desarrolle, habrá que defenderlo en la calle y en las urnas, con movilizaciones, pues ni la derecha ni la iglesia católica van a permanecer en silencio cuando vean que sus privilegios se pueden acabar.

—-

Augusto Serrano, maestro y activista social. Ha sido portavoz y coordinador de Política Educativa de STES-i y miembro del Consejo Escolar del Estado.

(*) Este texto es el resumen de una charla que con el mismo título impartí en la Escuela Sindical del STE-CLM y en las Jornadas Pedagógicas del STE de Galicia.

Etiquetas: ,

13 Comentarios »

  • sinforoso dice:

    me hace gracia lo de MAESTRO. ¿Don Augusto: cuántos SIGLOS hace que no pisas un aula para dar clase? Sois todos igual

  • huskie dice:

    Lo cachondo de este hombre es que reclama un pacto pero está mintiendo, reclama un pacto de los suyos para que se lleven adelante sus ideas. ¿Qué concepto de pacto es ese? Si no se cumple lo mío no firmo, no es mi culpa pero si lo hacen los demás (que digo yo que este hombre defenderá la pluralidad de ideas pues hasta los comunistas más reaccionarios tienen que tragar de puertas para afuera).

    La manera de tratar al sector de la población que no está de acuerdo como si no tuvieran derecho a debatir sus ideas. Tremenda visión de lo que es una democracia.

    Y claro al final deja caer que se conforma con tener mayoría, imponer una ley aunque la derecha fascista, esto es, la mitad de la población no esté de acuerdo y claro, cuando llegue al poder, liquide lo que no le guste. Y entonces hablará de intransigencia y rodillo.

    Y eso que estoy en contra de la religión y los conciertos pero estas maneras de viejos resabios con el todo o nada…

  • Angel Manuel dice:

    Yo creía que el problema era el fracaso escolar y no la asignatura opcional de religión.

    La fijación de unos para desviar su rotundo fracaso, la LOGSE.

  • SrLetrado dice:

    ¿Activista? de qué? eso qué significa? ¿te da un plus mayor de legitimidad? Es hora de alejar la ideología de la escuela y más si es tan obtusa. Quiza el “pensamiento” que encierra este artículo demuestra por qué fracasa el sistema educativo español:

    – Lo que atenta contra la libertad de las personas no es la asignatura de religión. Lo que atenta es prohibírsela a los padres que mayoritariamente la piden para sus hijos. Aun así ¿es que la asignatura es obligatoria? ¿En España hay algún niño que estudie religión católica contra su voluntad? Obviamente no. ¿En España no hay educación laica? Obvio que si. Darwin se estudia igual en Marianistas que en el Cristobal Colon. Otra cosa es que haya una extrema izquierda en el sistema que odie la religión. Pero vamos, que es un asunto IRRELEVANTE del porqué fracasa la escuela pública.

    – En España no fracasa el sistema público porque haya concertada. Es un argumento falaz. Es más multifactorial y tampoco decisivo en el fracaso. Otra cosa es que al “activista” le moleste que existan los conciertos.

    – Algún día, quiza pronto, habrá preguntarse y responderse por qué los colegios concertados son los más solicitados, y analizar si la respuesta va más allá de que tengan ordenadores nuevos. ¿no será que el modelo educativo es mejor, mas alla del precio de las redes de las porterias? ¿qué colegios obtienen mejores notas en la prueba objetiva de selectividad o como se llame? Ahora vendrán con las clases sociales y bla bla bla.

    – España no necesita una “educación equitativa, inclusiva, integradora, igualitaria y respetuosa con las lenguas y culturas propias de cada territorio y con las diferencias individuales, sociales y de sexo, laica y gratuita”. Es la típica memez ideológica de siempre. La educación tiene que partir del esfuerzo, la superación de objetivos y la adquisición y acreditación de conocimientos. O educamos a los chicos en la cultura del esfuerzo personal o su futuro será ser “activista” y llorón porque no hay subvención…sigamos con la igualdad, pasándolos de cursos sin aprobar y considerando que “todos” tienen que aprobar, veréis qué bien.

    Por último, la gran ganadora de estas pamplinas es la educación privada. Al final del camino, cuando los críos llegan a los 18, con todo aprobado y sin conocimientos, para ser arquitecto, no vale el “activismo”, hay que saber física, y materiales y si no te han formado bien en la pública, o tu padre te paga, si puede, las clases privadas, o jamás levantarás un edificio. Lo mismo para ser ingeniero: o sales preparado y sabiendo hacer las cosas, o te toca pagarte el master privado que te enseñe lo que la igualdad del activismo no te pudo enseñar, porque todos tus compañeros tenían que aprobar. Es la hora de la meritocracia.

  • Charles dice:

    Un pacto educativo en España es posible siempre que desideologicemos el debate sobre la Educación y pongamos sobre la mesa aspectos técnicos vinculados directamente con la calidad de la enseñanza.
    Para ello, es de vital importancia la colaboración del profesorado.
    Si echamos un vistazo a nuestro entorno, podemos comprobar que lo habitual en casi toda Europa es fundamentar la Educación, al menos en sus principios básicos, en un pacto de Estado.
    En cuanto a la enseñanza de la religión en las aulas, en la mayoría de los países de Europa, la enseñanza religiosa se fundamenta en la propia Constitución de cada nación. Francia es el único país de la Unión Europea que sitúa esta educación fuera del ámbito escolar.
    Con relación a la educación concertada, nuestro país es el segundo del continente europeo con más alumnos en aulas concertadas (privadas subvencionadas), sólo detrás de Bélgica. Por otro lado, somos el cuarto país de Europa donde menos escuela pública hay en Secundaria y el tercero en Primaria.
    En mi opinión, creo que los dogmas religiosos y la oración pertenecen a la esfera privada y familiar y, por tanto, no deberían ser financiados con dinero público.
    No entiendo que se destinen unos 610 millones de euros a pagar los salarios de los más de 15.000 profesores de religión y más de 4.900 millones de euros a los centros concertados, para enseñar la teología más arcaica fundamentada en la idea del pecado original y hacer creer que la Historia Universal es el Génesis.
    La realidad es que se ha recortado un 10% el gasto en la escuela pública y se ha incrementado en un 6% la inversión en la concertada.
    Mucho me temo que, en España, la religión continuará en las aulas ya que, para retirar la asignatura, sería necesaria una reforma del artículo 27 de la Constitución.
    En fin, “todo atado y bien atado”…

    • Angel Manuel dice:

      Porque así lo quieren los padres, porque es un derecho constitucional de ellos.

      Más caros nos salen los sindicatos, que aún mantienen su dependencia de los Presupuestos Generales del Estado como en la dictadura franquista.

    • Censor dice:

      Mentir es un arte. Es necesario dar cifras, datos… Algunos han de ser ciertos, incontrovertibles, son los que te sacarán de algún apuro; otros, los más, interpretables y manipulables, son los más necesarios para dar soporte a aquellos datos más importantes: los falsos, los que dan sentido a todo. Enhorabuena​, Charles, eres sin duda el comentarista que mejor miente. El articulista, tampoco lo hace mal. Un tipo que es incapaz de defender en su larguísimo panfleto la libertad de los padres para elegir la educación que queremos dar a nuestros hijos, debería hacernos sospechar. El Estado sabe la educación que más conviene a mis hijos, ¿a qué me recuerda esto…?

      • Charles dice:

        Sr. “Censor”, nunca falseo nada ni invento ningún dato. Los hechos están ahí.
        Lo que si me encanta es leer sus comentarios cuando ya sé toda la verdad…

        • Censor dice:

          “…aulas concertadas (privadas subvencionadas)”. Si son concertadas, son públicas. Uno de los primeros gobiernos socialistas de Felipe González, no recuerdo exactamente cuál, acabó con la educación​ privada a través del expediente de “pasar por el aro”: si querías dinero público para tú centro escolar, tenías que ofrecer de modo efectivo la educación que el Estado dictaba para el resto de centros públicos. Nacía así la Educación Pública Concertada. La educación privada, sobre todo en Primaria y Secundaria, es residual, insignificante.

          “…cuarto país de Europa donde menos escuela pública hay en Secundaria y el tercero en Primaria”. Primaria y Secundaria en España son obligatorias. Por lo tanto, en España la práctica totalidad de la enseñanza en esas etapas es pública. Léase la explicación más arriba.

          Luego, si puedo, continuo con sus mentiras.

          • Charles dice:

            A ver, por ejemplo, el 68% de los alumnos españoles de primaria aprende en la escuela pública y el 32% en la privada o en la concertada. En los países de la UE, el 90% lo hace en la pública y el 10% en la privada.
            Le repito que no miento. Eche un vistazo a los Informes de la UE, los de la OCDE, etc.
            ¿Cuàles son sus datos? ¿El descrédito y la burla? No me vale…

          • Censor dice:

            Repito: educación pública concertada; hablemos con propiedad. ¿”32% en la privada o en la concertada”? Concrete un poco más si puede, por favor: cuánto en la privada, cuánto en la concertada.

            Miente, y lo sabe.

          • Charles dice:

            Sr. “Censor”, aunque dispongo de poco tiempo para facilitarle datos que son de acceso público, puedo indicarle que, según el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, casi el 80% de los colegios privados reciben fondos públicos en España.
            De acuerdo con el estudio realizado recientemente por la ETUC (Confederación Europea de Sindicatos), se cifra en 40.997 euros el ahorro para la Administración por cada aula de Infantil y Primaria que se suprima en la enseñanza concertada.
            Los datos desglosados del número de alumnos en educación pública, concertada y privada en nuestro país, así como las distintas comparativas con nuestro entorno, puede usted encontrarlos en los diversos Informes y Estudios de la OCDE, los datos estadísticos de EUROSTAT y, obviamente, en el Informe anual del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte sobre los Índices de la educación.
            Supongo que todas estas Instituciones y Organismos no mentirán.
            La realidad es que la LOMCE abrió la puerta a la instalación de centros concertados en suelo público.
            Para tener una visión de la situación actual y siguiendo con los datos y la información, en España, el 18,4% de los centros docentes de enseñanzas no universitarias tienen concertadas todas o parte de las enseñanzas impartidas y escolarizan al 25,5% del alumnado.
            Los centros públicos, representan el 68,2% de los mismos y educan al 68,1% del alumnado.
            Mientras que en los centros privados (13,4%) estudia el 6,4% de los alumnos.
            Aunque, ahora, la moda son los procesos de privatización en la enseñanza.
            Además, según un estudio de la OCU de 2012, el coste anual de un colegio concertado (3.675 €) es un 69% más que el de un colegio público (2.179 euros).
            En definitiva, tenemos colegios privados con fondos públicos y, mientras tanto, los colegios públicos están privados de fondos.
            En teoría, los colegios concertados deben jugar con las mismas reglas que los colegios públicos pero es constante el incumplimiento en la mayoría de los casos.
            Es decir, el concierto educativo es el regalo anual de dinero público a una empresa privada (no deja de ser una subvención a la actividad de la Iglesia Católica en España).
            Reducir la enseñanza concertada sería lo normal en un país desarrollado. Es lo que tienen las comparaciones internacionales.
            Y, hasta aquí, puedo comentar…

          • Ángel Manuel dice:

            Tu problema Charles con la educación es que el dinero no soluciona el error de base:

            Que el modelo anterior a los modelos educativos del PSOE (LOGSE), era bueno, y por éso mismo, espléndidos visionarios progres, os lo cargásteis.

            Y ese modo desastroso de proceder (cargarse lo anterior aunque funcione), y la incapacidad que trasluce, es lo que queréis ocultar a toda costa, responsabilizando a los recortes o a la educación concertada vuestra incapacidad y fracaso e incompetencia.

            PORQUE ESTUDIÉ EN LA PÚBLICA Y ÉRAMOS TAN BUENOS COMO LA LOS QUE LO HACÍAN EN LA PRIVADA.

            Y eso se ha invertido, porque la exigencia se ha rebajado escandalosamente en la Pública.

            También creo que hoy hay una sobrevaloración de la privada.

            Tenemos unas generaciones por detrás bastante zoquetes y quejicas.

            Nosotros ya sabiamos lo que había si queríamos prosperar. somos los hijos directos de la primera clase media sólida de la Historia de España.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.