Inicio » Almodóvar del Campo

María Jesús Fernández Cordero muestra a un Juan de Ávila íntegro y contextualizado “en su tiempo, en sus inquietudes, en sus circunstancias, en sus problemas”

- 10 mayo, 2017 – 18:21Sin comentarios

Organizado por la Hermandad de los Santos, en la tarde del pasado sábado 6 de mayo se celebraba ante un selecto público que apenas dejó hueco en el patio de la Casa Natal de San Juan de Ávila, el muy agradable acto de presentación del importante tratado ‘Juan de Ávila (1499?-1569). Tiempo, vida y espiritualidad’, escrito por María Jesús Fernández Cordero, doctora en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y licenciada en Teología por la Universidad Pontificia Comillas.
almo1
Publicado por Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), el libro alcanza el millar de páginas en un formato, no obstante, muy manejable. Y, como explicara Encarnación González, tiene como virtud que, a pesar de su número de hojas, “sus muchísimos apartados ofrecen la ventaja de que se pueden leer por separado, por apartados, no hace falta leerlo todo seguido”.

La postuladora de la causa del Doctorado de este hijo predilecto de Almodóvar del Campo que este 10 de mayo comparte con toda la Iglesia su fiesta grande, precisó que si bien Fernández Cordero plantea “un libro erudito, en el sentido científico, se lee con facilidad precisamente porque tiene apartados que, en general, son breves y que, además, permiten su lectura a muy distintos niveles”. Y el hilo no es ni biográfico ni temático, “sino la unión de ambos; a medida que va contando la vida, el desarrollo histórico va intercalando temas que, como van titulados, se localizan muy bien”.

almo2

Un hilo intencionado como reconocía la autora tras llegarle el turno de palabra que habían abierto al inicio del acto el párroco Juan Carlos Torres y la hermana mayor de la Hermandad de los Santos, Isabel Fernández. María Jesús explicaba que “tenía la impresión” de que la figura de este santo aparecía “muy descontextualizada, como muy desencarnada del momento histórico que vivió”. Y, además, “pesa mucho la intención de hacerlo significativo para hoy y eso a veces lleva a que se le apliquen las inquietudes de hoy, los lenguajes de hoy, proyectándolo hasta el punto de que no se le deja ser quien es”.

Por eso este generosísimo ensayo, cuya redacción se iniciaba en 2012 y ahora por fin ve la luz, incentiva el conocerlo primero “en su tiempo, en sus inquietudes, en sus circunstancias, en sus problemas” porque, añadió, a los personajes históricos “hay que dejarles ser quienes fueron y no aplicarles inmediatamente nuestro presente”.

Para conseguir su objetivo e “iluminar su vida”, la investigadora incorpora a su tratado las aportaciones de la historiografía en muchos campos: cultura, sociedad de la época, identificación de personajes con que se relacionó, conversos, Inquisición, clero, facciones cortesanas, sobre Trento y la aplicación de su Concilio,… “Todo ello nos presenta a un Juan de Ávila que comparte y sufre lo mismo que sus contemporáneos”.

Se ofrece una “perspectiva de conjunto”

Y en su afán por tanto de “conocer un poco” a este relevantísimo personaje cuya figura, como hombre del Renacimiento, “es tan completa que eso dificulta reconocerle los perfiles que le son más propios en cuanto a su identidad espiritual”, María Jesús ha pretendido ofrecer “una perspectiva de conjunto, de su vida y de su pensamiento”, que invita a leer de manera continuada de inicio a fin, sin que ello sea óbice para una lectura alterna en función del capítulo que más pueda interesar.

La obra se abre con toda una declaración de intenciones en el capítulo que sirve de presentación, “¿Quién fue Juan de Ávila?” y da paso a la profusa introducción que, titulada ‘La imagen de Juan de Ávila, entre hagiografía e historia’, recorre los principales documentos que a lo largo de la historia han tallado hasta la fecha la figura y obra de este hombre nacido en Almodóvar del Campo.

Fernández Cordero repasa así, “con cierto estudio crítico” como dijo González, los cuatro volúmenes que ocupan las Obras Completas del santo y doctor y cuyas 4.000 páginas totales, según abundó no sin emoción la propia María Jesús, “han sido a la vez mi trabajo y mi consuelo, han sido para mí una iluminación, han sido sabiduría de maestro, me han mostrado de mí lo que yo no alcanzaba o no reconocía y, sobre todo, han traslucido quién es el Señor y el poder que pone en las palabras de quien transmite su Palabra, en este caso Juan de Ávila”.

A continuación se abren ya los capítulos normales que llevan por títulos sucesivos ‘Su tiempo’, donde analiza el “apasionante” arco temporal comprendido entre los últimos estertores de los Reyes Católicos y el reinado de Felipe II.

‘Sus raíces’, en el que aparece Almodóvar del Campo y el contexto familiar con orígenes conversos, así como su interrogante vocacional, su ordenación sacerdotal y el inicio de su ministerio en Sevilla.
‘Sus sufrimientos’, en donde aborda su personalísima experiencia de la cruz y de cómo le afectaron las denuncias inquisitoriales.

‘Su vida apostólica’, donde se rescata las redes de personas y lugares que entretejieron su vida y que fue tan ingente “que daría para otro libro”.

‘Su ministerio pastoral’, donde se hace hincapié en su papel como predicar del Evangelio y contribuyente reformador al Concilio de Trento.

Y finalmente, en ‘Su teología espiritual’ que es el capítulo de mayor extensión a la par que “esencial”, Fernández Cordero aborda “lo más profundo de su interioridad”, mostrando su experiencia mística y su reflexión teológica y espiritual en la que “contempla a Jesucristo como sacerdote y como pastor y así lo transmite”.

Convencida de que “Juan de Ávila se preparó para morir en la cárcel”

Durante la amena hora y media que casi se prolongó el acto, los asistentes conocieron por boca de la autora otras consideraciones siendo de destacar que, respecto de su paso por prisión a consecuencia de los procesos inquisitoriales, “estoy convencida de que Juan de Ávila se preparó para morir en la cárcel y entregarse allí a Cristo Crucificado”.

También habló del “discipulado femenino” que tuvo el privilegio de seguir en vida las enseñanzas del maestro Ávila. “Mujeres de toda condición, humildes y de la nobleza”, refirió, para añadir que muchísimas cartas tenían a mujeres por destinatarias y luego ellas a su vez contribuían a difundir la espiritualidad que siempre transmitía el santo. Por citar alguna, se refirió a la marquesa de Priego, Catalina Fernández de Córdoba o Isabel de Ávalos en Granada, así como el hecho de que en comunidades religiosas era frecuente leerles sus cartas a las novicias.

Por lo demás, y aunque María Jesús ya había estado en octubre de 2013 en Almodóvar del Campo con motivo del año jubilar que acogió la población, al inicio del acto el sábado reconocía estar un poco “sobrecogida” por haber visitado en los prolegómenos la cueva y el resto de la casa natal. “La presencia de san Juan de Ávila se palpa aquí” y dijo que le parecía un milagro haber terminado el libro y el hecho de poder presentarlo en un “ambiente tan acogedor”.

El acto, que contó con la asistencia entre otras autoridades del alcalde José Lozano, fue abierto por el párroco Juan Carlos Torres, quien se felicitó por la elección de este enclave “sabiendo además que, desde el Cielo, Juan debe estar contento de que su casa escriba un renglón más en esta historia de siglos, en la que ha pasado por tantos avatares y donde hace ya décadas, gracias a don Leopoldo y don Tomás [los anteriores titulares de la Parroquia] se convirtió en lugar de evangelización, de catequesis y, a partir del doctorado, en lugar de peregrinación”.

Isabel Fernández del Río, responsable de la Hermandad que logró organizar en Almodóvar del Campo este importante acto, presentó primero a las dos ilustres investigadoras y explicó que fue durante su participación el pasado octubre en la I Jornada Avilista, cuando Encarnación González les avanzó la que iba a ser por entonces próxima publicación de la “magnífica obra” que María Jesús llevaba años redactando sobre san Juan de Ávila. Y a la vuelta de unos meses “y de manera, como siempre, providencial” se producía el acto rozando casi la cueva de la vocación del santo.

Etiquetas:

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.