Advertisement
Inicio » Opinión

Rosa de Córdoba y de España

- 26 octubre, 2010 – 07:22Sin comentarios

Nerviosa a su llegada a la Moncloa en su primera reunión del Consejo de Ministros. Jugando con el móvil entre sus manos, respondiendo a los periodistas en la escalinata de entrada. Chaqueta roja. Por un instante he visto a una compañera que formaba parte del Ejecutivo central y que estaba representando a una fuerza de izquierdas en un gobierno plural integrado y acordado por un bloque o frente de izquierdas, que apoyado mayoritariamente por los ciudadanos, aplicaría políticas justas y eficaces enfocadas en una salida a la crisis por la izquierda.

He pensado que Rosa era una de las mejores y más representativas de nuestro espectro político e ideológico en un frente y gobierno plural. Y su experiencia como gestora de lo público era un valor añadido para que hubiera sido la propuesta para esta máxima responsabilidad política.

Pero no, me he frotado los ojos y he despertado. Rosa Aguilar acudía a una reunión del gobierno de Rodríguez Zapatero que ha renovado sus miembros para darle un nuevo impulso, según dicen, para afrontar una nueva etapa con la grave crisis económica de trasfondo. Rosa no es ya la compañera que ha compartido con miles y miles de hombres y mujeres un proyecto de izquierdas con vocación de alternativa de sociedad y de poder.

Alcaldesa de la muy querida Córdoba, ciudad que para la gente de izquierdas ha sido un modelo y un referente. Igual que en nuestra provincia lo ha sido Mota del Cuervo. Ambas han tenido la misma trayectoria: desde 1979 hasta el presente ha estado gestionada por gobiernos de izquierdas (PCE-IU) o progresistas, a excepción del periodo 1995-1999 que fue el PP quién obtuvo la Alcaldía (en Mota por el incumplimiento de los acuerdos por parte del PSOE local y por la actitud vengativa de su candidato que venía de ser concejal de IU).

Y es una ministra que promete ¡¡¡por su conciencia y honor¡¡¡ delante de un crucifijo y una Biblia. Esta imagen será para el recuerdo, para los malos recuerdos y las escenas que uno no retendrá en su retina, si no es para cuestionar y denunciar como todavía seguimos en un Estado que está lejos de su aconfesionalidad y la neutralidad respecto a las convenciones religiosas.

Llega Rosa a un gobierno que está arrodillado a los  mercados y que desoye las voces de sindicatos, de la izquierda o de los ciudadanos que están sufriendo las consecuencias de esta crisis. En definitiva, que camina por los derroteros neoliberales marcados por el FMI o el Banco Mundial.

Lástima. Quien ha confiado en ella desde hace muchos años sintió frustración tras su abandono de la Alcaldía para ser Consejera de Transportes de la Junta de Andalucía. Lástima pero al tiempo desahogo. Porque fue una persona que hace dos años era una de las aspirantes a ser Coordinadora General de IU y que todavía mantenía credibilidad y buena imagen personal y política. Afortunadamente los delegados y delegadas de la Asamblea federal fueron responsables e inteligentes y apoyaron a Cayo Lara.

No es el primer ejemplo de compañeros que desde el PCE (IU) llegan al PSOE. Nuestra reciente democracia, imperfecta y que tanto costó conquistarla, está plagada de estos viajes (algunos “copernicanos” como el de Ramón Tamámes al CDS directamente). Mucha gente se ha desanimado por estos episodios, sobre todo los más mayores y viejos compañeros.

Pero ante este panorama vamos a seguir luchando y caminando por un proyecto plural y coherente de izquierdas, que no dependa de los viajes al neoliberalismo de algunos ex – compañeros, ni del lastre de actitudes inmovilistas y miopes que siguen ancladas en otros tiempos y en nulas estrategias.

Comparto lo que propone Armando F. Steinko: que es posible organizar una plataforma común de las izquierdas en el país en torno a un programa antineoliberal, apoyada en el empoderamiento de la ciudadanía, en alianza sincera con los diversos y activos movimientos sociales realmente existentes utilizando las elecciones municipales y autonómicas para darle un impulso decisivo, esta vez si, a la democracia participativa, a la convergencia social, política y cultural de todas las izquierdas alternativas del Estado. No podemos perder el tiempo.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.