Inicio » Ciudad Real

Ciudad Real: Rescate para un náufrago de la crisis

- 14 septiembre, 2013 – 12:1016 Comentarios
Ha estado bebiéndose su mala suerte en los bancos de la Plaza Mayor durante días, mirando el mundo desde una escafandra anegada de olvido y alcohol. Su invisibilidad sólo ha acabado cuando ha perdido el conocimiento. En la foto, la policía recoge los restos de su naufragio mientras la UVI móvil rescata temporalmente de la niebla a un hombre a quien deseamos buena fortuna, y más apoyo y dignidad. PlazaMayortranseúnte
Etiquetas: ,

16 Comentarios »

  • Paco dice:

    Esto SÍ es NOTICIA IMPORTANTE,
    las informaciones de lo bien que lo hace el Gobierno de Castilla- la Mancha es pura Demagogia.

  • CHARO Vera dice:

    Sra. alcaldesa los va a pasear por la PLAZA DE CERVANTES?, es la mejor zona para invidentes y gente en sillas de ruedas.
    Eso, eso eliminando barreras.

  • Blisterr dice:

    Estamos pasando una serie de límites que nos acercan a los años 60-70 previos a la Democracia. Cada vez hay, lamentablemente, más gente pidiendo por los pisos y por la calle. Cada vez hay más gente con graves problemas de adicción al alcohol. Cada vez hay más gente deambulando por la calle sin sitio donde «caerse muerto».

    Esta es la sociedad que estamos construyendo gracias a nuestros políticos y al abandono de nuestras responsabilidades como ciudadanos.

    Jamás había visto calles céntricas como la calle Alarcos o las plazas del Pilar o Cervantes o calle postas con tanta gente con estos problemas tan serios. Quizá antes estaban más resguardados en el nuevo embaldosado de la catedral. Y quizá muchos de ellos podían pagar sus recibos mensuales, entre ellos los de su hipoteca.

    Es evidente que quienes tienen los instrumentos por delegación nuestra son las administraciones y, por delegación de sus donantes, Cáritas. Pero si no nos concienciamos de la que estamos liando entre todos, nos va a explotar en las manos. Porque es un problema de todos.

    Esos que deambulan, que huelen mal, que van mal vestidos, sin afeitar, con cara de sueño y con grandes cantidades de alcohol, no dejan de ser SERES HUMANOS a los que miramos con indolencia, cuando no con asco o desprecio.

    Una verdadera pena y un verdadero problema.

    • Fermin G. dice:

      Blisterr, ¡¡chapeau!!

      • Blisterr dice:

        Fermín, nada de nada. Chapeau a ti y a los que, como tú, os dedicáis en cuerpo y alma a esto. Soy yo (y muchísimos más, seguro) el que me quito el sombrero con vosotros. Da igual si es Cáritas, Médicos sin fronteras o Cruz Roja etc etc. Cualquiera como tú -vosotros- sí que es digno de admiración. Los demás solamente ruidejo (como yo). Y no lo digo en vano es que, de verdad, lo pienso.

        • Fermin G. dice:

          Gracias Blisterr en nombre de los que más nos necesitan. Este caso, como tantos otros, el otro día la Gran Vía de Madrid era un rosario de casos,nos topamos con que no podemos ir contra la libertad, abortada libertad, claro, de los que desean permanecer en la calle.
          Próximamente escribiré sobre esto. Un abrazo fuerte.

    • Quercus dice:

      Dado de que por fin no han aparecido, aún, ninguna sigla de partido, aprovecharé para hablar como ciudadano anónimo; es cierto cuanto dices Blister, y yo, habitual de las calles que mencionas, a veces paso frente a ellos, a veces les doy algo, a veces bajo mi cabeza avergonzado no sé si por mi situación, ¿privilegiada? o de mi incapacidad para evitar la suya, en cualquiera de los casos, el sentimiento de amargura, de tristeza me acompaña y después de unos pasos más y según el dia de cierta rabia, de indignación unos y de culpa otros, y unos pasos más, la duda de cual es mi culpa o de qué podria prescindir y dependiendo de la fecha del mes, resulta que a partir de a mediados resulta que salvo techo y alimento,_ que no es poco, lo sé_, me encuentro tan desamparado , confuso y estafado como ellos. De ahy mi apoyo a Cáritas y cuantas instituciones tratan de paliar estas situaciones y de ahy mi sentimiento de estafa cuando veo lo que alguien me quita cada mes de la nómina y que no sé a donde va cuando veo lo que veo en nuestras calles.
      Saludos

      • Blisterr dice:

        Quercus, comparto contigo cada palabra que has escrito. Aquí se está montando una tragedia y todos -yo me pongo el primero- somos responsables por acción u omisión. Es cierto que todos, al final, hacemos lo que has dicho y nos sentimos como has descrito. Pero, y aquí Fermín nos puede asesorar, dar dinero muchas veces es hacer un flaco favor a quien lo gastará en alcohol. La verdad es que aquí tenemos que hacer mucho caso a las ONG y los servicios sociales. Es un tema muuuy jodido. Y, como ya he dicho en otras ocasiones, muchos hemos pasado de ser clase media, a ganar justo para pagar la hipoteca y, de ahí, a dejar de pagarla hay un filo de navaja. España se empobrece a pasos agigantados y lo vemos cada día cuando nos relacionamos con otros autónomos, empresarios o funcionarios. Siempre lo digo, un país sin clase media es un país abocado a dejar aparcada la democracia. Mientras tanto, en la calle Serrano, Majadahonda, las Rozas Village, la Diagonal, el Borne etc etc las tiendas de lujo no dan abasto. Eso es significativo. Por ello, animo a todos a ayudar a las ONG. Si no es con dinero, con tiempo, con ropa, con lo que sea. Todos tenemos algo que aportar. Por poco que sea, siempre será mejor que negar la evidencia.

        • Fermin G. dice:

          Ya que Blisterr me menciona, transcribo un extracto de un escrito que tengo en «cocina».

          «Cuando vayas a dar una limosna a alguien que te la pide en la calle, aunque se la des con toda la bondad de tu corazón, piensa que quizá puedas estar contribuyendo sin saberlo a que esa persona permanezca un día más en ella…quien sabe si para siempre».

          Hoy trato de intentar concienciar desde mi pequeño punto de vista, con todo el respeto hacia ustedes y sus conciencias, sobre aquellos de quienes escribo y hacer pensar en un acto siempre generoso y altruista y sobre la transcendencia que puede tener para el futuro en la vida de quien lo recibe. Quiero referirme al delicado problema de las personas que piden en la calle, de esos seres humanos que ausentes de sueños, de trabajo, de familia, de un techo, de cariño y quién sabe si ya de voluntad y de esperanza, tienen como únicas compañeras a la soledad y a la desesperación y toman el, en un principio difícil, pero luego más obligado, fácil y único camino, el recurrir en la calle o en los accesos de iglesias y locales a la generosidad ajena.
          Un asunto éste, muy delicado porque se han de conjugar siempre el respeto a su decisión de vivir de esa manera con el intento de hacerles ver que siempre puede haber o así debería ser, un techo que les espera y acoge, que existen instituciones y personas dispuestas a liberarlos de esa pesadilla a la que viven ya abrazados, integrarlos en los distintos programas de rehabilitación y devolverles a una vida acorde con su dignidad, lejos de los rigores y de esa fría noria que es la calle.
          Detrás de cada caso con los que día tras día nos encontramos en las ciudades, sobre todo en las más pobladas, existen muchos mundos. Los motivos por los que estas personas se ven abocadas a pedir una limosna en la calle son muy distintos. Desde los que se encuentran realmente desamparados hasta los que utilizan lo recogido para ir contra ellos mismos, contra su salud y contra su futuro.

          • Quercus dice:

            Gracias por responder, Blisterr; en cuanto al siguiente comentario de Fermin, tambien lo veo como dice, es desde luego lo más razonable y sin duda lo más eficaz para combatir semejante herida, pero he tratado de describir los sentimientos que me inundan en esas situaciones y ocurre que como de sentimientos hablo, hay poco o nada racional en ello, es algo más,_ y perdonadme_, antropológico, es la necesidad de la inmediated de ver resultados, es el egoismo si quereis de ver aunque sea fugazmente una mirada de agradecimiento a una acción que yo realizo, si, es necesidad de recompensa a un esfuerzo que hago; Fermin, creo que la gente es solidaria por naturaleza y necesita sentirse util para los demás y reafirmarse a si mismos cuando «ayudan» a quienes le piden, la Caridad es visceral, la Solidaridad es cerebrala la par que como digo anteriormente, racional y eficaz y ese es el enemigo,Fermin, la viscera; la necesidad de ver el fruto de nuestro esfuerzo o de nuestro sacrificio. Y esa, Fermín creo que es la mayor dificultad que teneis, quienes teneis la obligación de ser eficaces.
            Saludos.

  • Ángel dice:

    Gracias por vuestra sensibilidad y humanidad como medio de comunicación.

  • Luis Mario dice:

    Noticia sin más, sin sensacionalismos ni amarillismos pero con cariño y solidaridad.

  • Arquero de la OJE dice:

    Debería ser una EXHIMENTE, los delitos contra la propiedad, cuando estos se cometan por el «ESTADO DE NECESIDAD»?.

1 Pingbacks »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.