La forjadora de vínculos de La Bienvenida

Eusebio Gª del Castillo Jerez.- Un perro abandonado no tiene más patria que el limbo de los cheniles. Con suerte, alguien se fijará en unos ojos de expresión afligida, cubiertos por un velo metálico, en su anodino circular por catálogos del desamparo entre teléfonos inteligentes. Un recurso desesperado a una cánida condena de la que el tiempo se apropia y que, con cada atardecer, se torna menos revisable. En este encuadre, llama sobremanera la atención la viveza y luminosidad de las instantáneas que publica La Bienvenida, protectora de Ciudad Real.

_DSC1684Detrás de estas imágenes está Ana Robles, voluntaria, estudiante de Diseño y fotógrafa autodidacta. Su “devoción” por los animales le llevó en 2009 a visitar las instalaciones de la asociación y a entrar a formar parte de La Bienvenida. Entonces apenas era una niña, y las tereas que desarrollaba se circunscribían a “ámbitos muy básicos”. Con el tiempo, relata, su compromiso con la asociación se fue intensificando.

Completamente “inmersa en este mundo”, comenzó a percatarse de lo que supone, para asociaciones de esta índole, una comunicación eficaz en redes sociales con contenido gráfico “potente”. Así que decidió involucrarse y profundizar en este aspecto, entrando a formar parte del equipo de difusión y creación gráfica del refugio. Fue entonces, cuenta, “cuando se despertó mí interés por la fotografía que, actualmente, perdura y evoluciona en diferentes temáticas”.

ADSC_6564Al principio, explica, se trataba de crear contenido gráfico para facilitar la búsqueda de familias pero, con el tiempo, se convirtió en mucho más. En la mayoría de los casos, cuando una persona quiere adoptar un animal, acude a echar un vistazo a la página web de la protectora. Con las fotografías que allí se pueden consultar, se crea el primer vínculo entre la posible futura familia y el animal a adoptar. Por ello, es importante que la instantánea refleje cómo es el perro o el gato, dando especial relevancia a su mirada, “el rasgo que más transmite y, por tanto, que cautiva”. Las imágenes deben tener cierta calidad gráfica, pues son miles las de animales abandonados que circulan por diferentes medios digitales. Sin embargo, entre esta marea es fácil identificar las que corresponden a La Bienvenida, gracias a haber creado un ''código de reconocimiento'' fotográfico.

DSC_0282Ana Robles lleva publicando sus instantáneas desde 2010, que le han servido, además, para participar en diferentes proyectos, tanto nacionales como internacionales. Estas fotografías son un elemento fundamental en la relación de colaboración de la protectora ciudadrealeña con otras asociaciones de fuera de nuestras fronteras. La calidad y variedad de las imágenes les ofrecen información de los animales que pueden ser adoptados.

Por otra parte, también ha echado una mano a protectoras del entorno, como el de Calatrava en Acción, y a otras más lejanas, de la Comunidad de Madrid. La posibilidad de expandir su trabajo y conocer nuevos refugios -también en otros países de Europa- le ha dado la oportunidad “de enfocar toda esta temática hacia proyectos profesionales que actualmente se encuentran en desarrollo”.

DSC_0591Pese a que “todavía queda un largo camino que recorrer”, comenta que tiene una visión positiva sobre el “desarrollo” que la sociedad está viviendo en relación al abandono animal. En este tiempo, “puede verse cómo vamos evolucionando y cómo los estereotipos que existían años atrás han comenzado a disiparse”, concluye.

Relacionados

Euromillones

3 COMENTARIOS

  1. Es cierto que, desde siempre, el hombre ha tenido una relación muy estrecha y especial con los animales.
    Y también es cierto que casi una de cada dos familias en España convive con una mascota.
    Al fin y al cabo, existe un vínculo natural entre el ser humano y los animales.
    Una clave evolutiva y sociológica…..

  2. Efectivamente, una clave evolutiva y sociológica.

    Cuanto más civilizado es un país, más se tiene en cuenta los derechos de los animales, como seres vivos que son.

    • Y cuanto más se consideran los derechos del ser humano, más se consideran los derechos de otros seres humanos que piensan que los que unos hayan decidido hace 1000 años, otros estamos en nuestro real derecho de discutirlo.
      Y eso es lo que pasa con los tauricidas y los de las cabezas en las paredes. Que todavía no se hacen idea de que ahora, son otros tiempos y otra sensibilidad.

      Y al final, ganaremos.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img