Inicio » Opinión

FRANCO, ese Hombre…cillo

- 22 junio, 2018 – 08:4318 Comentarios

Ángel Manuel Sánchez García.- «Yo no haré la tontería que hizo Primo de Rivera. Yo no dimito. De aquí al cementerio.» (Francisco Franco Bahamonde). Antes de que pueda darse la grotesca situación en una Democracia de que una versión histórica única y oficial amordace la libre investigación y expresión, se debe juzgar a Franco y al franquismo desde todos los puntos de vista. Yo voy a hacerlo desde la Derecha. Distingo a Franco del franquismo, como se ha de distinguir a Marx del comunismo.

opinionFranco tuvo una infancia triste. Su padre era alcohólico y asiduo a los prostíbulos. Abandona a su madre y a sus cuatro hijos para irse con otra mujer, algo que Franco nunca le perdonó. Franco no toleraba los escándalos sexuales en la familia. En eso era muy puritano. El dictador siempre idolatró a su madre, mujer muy religiosa, y rechazó la figura paterna y lo que ella representaba (alcoholismo y promiscuidad). Curiosamente Ramón y Nicolás Franco fueron alcohólicos y promiscuos, uno fue republicano y masón, el otro un corrupto empresario y artífice en la sombra del asentamiento del poder de su hermano.

Franco entra muy joven en la Academia y tiene una brillante carrera militar. Temerario en el frente finalmente es herido en el combate y parece que pierde un testículo. Su vida sexual es un misterio porque siempre se le han achacado problemas de impotencia, que quizás compensa con una desmedida ambición. Es responsable de sofocar el golpe de estado de las izquierdas de 1934 (el mismo año que Companys declara la independencia de Cataluña). Aunque monárquico no fue nunca hostil abiertamente a la República. Rechaza adherirse a la sublevación del general Mola hasta el asesinato del líder de la oposición Calvo Sotelo, por parte del capitán de la Guardia Civil Fernando Condés y un grupo de pistoleros. En ese momento, Franco se adhiere a la sublevación quizás porque comprende que ya nadie está a salvo dentro del régimen republicano. Él se mueve realmente sólo cuando se ve afectado en sus intereses. No es un ideólogo.

Franco le dedica más tiempo quizás que los otros generales a la gestión política del golpe de Estado. Retrasa el fin de la guerra porque no asume riesgos y porque pretende con ello asentar su liderazgo político. El 21 de Septiembre de 1936, la Junta de generales sublevados elige para el mando único a Franco como Generalísimo y mientras durase la guerra. Ante esta decisión el más veterano General Cabanellas, que conocía bien a Franco dijo: «Ustedes no saben lo que han hecho porque no le conocen como yo, que lo tuve a mis órdenes en el ejército de África, como jefe de una de las unidades de la columna a mi mando… Si ustedes le dan España, va a creerse que es suya y no dejará que nadie lo sustituya en la guerra o después de ella, hasta su muerte».

Sus más directos rivales desaparecen. El General Sanjurjo que fracasó en su golpe de Estado de 1932 fundamentalmente porque la derecha política no le apoyó, murió en accidente de avión el día 20 de julio. José Antonio Primo de Rivera murió fusilado por los republicanos el 20 de noviembre de 1936. El general Mola murió en otro casual accidente de avión el 3 de junio de 1937.

Franco gana la guerra debido entre otras cosas a las graves disensiones internas de los republicanos. Sólo las milicias comunistas fueron eficaces militarmente. El general republicano Rojo era mejor estratega militar que Franco y la ayuda soviética en cantidad y calidad superior a la prestada por los alemanes e italianos. La República tenía serias opciones al comienzo de la guerra de sofocar el golpe de Estado.

Franco ya tiene España para él. Las cifras de la represión franquista de posguerra están siendo estudiadas ahora pues son imprecisas. Se manejan cifras de entre 20.000 y 200.000 víctimas. La represión franquista fue administrada fundamentalmente por la jurisdicción militar. Las penas de muerte eran dictadas por jueces militares y sólo Franco podía conmutarlas. Existe una abundante documentación de estos procesos y un gran celo por el control de los archivos que la custodian. Las auténticas cifras de la represión franquista podrían revolucionar la historiografía republicana. La represión durante la guerra por parte del bando republicano oscila sobre las 40.000 personas, buena parte de ellas miembros del clero. También existe un considerable número de víctimas cainitas.

Las cifras de esta represión republicana entre republicanos también están mal estudiadas. Y hay que ser honestos, la represión de haber ganado la guerra el bando republicano hubiera sido igual de cruel, porque la República se encaminaba a un régimen bolchevique, y dados los antecedentes de la guerra civil rusa, la represión soviética tras la contienda fue muy cruel bajo Lenin y Stalin.

Franco, dueño absoluto de España, quiere entrar en el conflicto mundial si su idolatrado Hitler le concede todo el África del Norte francesa. Hitler que detesta a Franco, se niega. Comienza una etapa de calculada neutralidad en el conflicto y abierta complicidad en el frente soviético. Franco recula cuando el Eje pierde la guerra y se encuentra aislado. En este momento, sólo Argentina y el Vaticano le apoyan internacionalmente hasta que España pasa a convertirse en el peón útil de EEUU en la guerra fría. Las condiciones son ventajosas para España, dólares a cambio de bases militares. La economía se dinamiza y sale de su aislamiento. A partir de este momento, Franco proyecta una imagen más civil que castrense, más paternalista que caudillista. Franco, fiel a su promesa, no soltará España hasta su muerte. Así mismo se creía elegido por Dios para salvar España del comunismo y así se legitimaba.

La oposición a Franco fundamentalmente se hace desde el Partido Comunista y al final también desde ETA. El Maquis, la única oposición armada al régimen, es derrotado. El pueblo español decide sólo respaldar al antifranquismo tras el relevo generacional producido por los hijos de los que sufrieron la guerra. Los años sesenta en España y en todo el mundo supusieron una revolución más cultural que política pues los pilares del régimen occidental basados en la autoridad familiar o política y los valores tradicionales de raíz judeocristiana se tambalean. Llega la posmodernidad. Todo principio de autoridad es cuestionado. La propia Iglesia católica experimenta esta revolución en el Concilio Vaticano II, el cual declara inadmisible la existencia de Estados confesionales. Franco sufre un duro rechazo por parte de la Iglesia conciliar (caso Añoveros) que daña su legitimidad. El régimen queda tocado por ello y por la creciente resistencia popular. A partir de entonces, Franco prepara su sucesión.

Se produce un éxito económico sin precedentes. España se industrializa profundamente, entran divisas abundantes por el turismo y los emigrantes españoles (aquí no había muros de Berlín), y se gesta el fenómeno más revolucionario de la España contemporánea, se extiende la clase media en los sectores populares. Aparece la sociedad de consumo y se producen sonoros casos de corrupción con miembros del régimen implicados (Nicolás Franco). La legislación laboral es por lo general garantista y proteccionista, muy avanzada (participación del trabajador en los beneficios de la empresa, subidas de sueldo por incremento de la natalidad, acceso a la propiedad, etc.). Se ejecuta un Plan Hidrológico ya diseñado por los republicanos de construcción de pantanos y la inacabada conexión de cuencas. Se expropian tierras y se reparten entre jornaleros (pueblos de nueva colonización). Franco deja hacer en economía a los tecnócratas (el Opus Dei capitanea el proceso) y a los falangistas. El nivel de renta alcanza al 80% del nivel medio de los países de occidente más desarrollados y existe una tasa inferior al 4% de desempleo. Las cárceles no superan los 15.000 reclusos. El Estado sólo tiene 700.000 funcionarios, y es barato de mantener. La presión fiscal es reducida. Estos son los hechos que posiblemente hacen del franquismo una etapa popular, y quizás por ello se puede explicar el poco rechazo interno al régimen.

La izquierda tiene razón cuando dice que sigue habiendo franquismo. Más político que sociológico. Político porque esencialmente la Transición hereda la estructura del Estado franquista. La izquierda hereda su corporativismo sindical o partitocrático, y la derecha su eficacia tecnocrática. Sociológico porque la sociedad española es poco autónoma del poder político, siente aversión por temor o comodidad a la iniciativa política no partidista.

La sociedad española no puede olvidar 40 años de su Historia ni tampoco consentir reinterpretarla a golpe de Ley de Memoria Histórica de forma totalitaria y unívoca. Cada uno es libre de juzgar la Historia, y con rigor siempre lo deberán hacer los historiadores.

Franco, el dictador, supuso una parálisis para la modernización política de España. Su evolución natural debía haber sido constituirse como socio fundador de la UE si Franco hubiera cedido el poder. Su evolución natural hubiera supuesto un fortalecimiento de la sociedad civil al margen de los partidos políticos y sindicatos. El espacio público y la expresión política en las calles no pueden ser gestionados bajo monopolio de los partidos políticos. Tenemos un precedente, el Foro de Ermua.

La política española actual es franquista por autoritaria (nula capacidad para pactar) y corporativa (partitocrática y sindical), franquista por moralista (de doble moral) y puritana (aversión a los escándalos y adhesión al formalismo de lo políticamente correcto). Y finalmente la política española es franquista porque el paternalismo de Franco o bien bajo la máscara del Estado social o de la eficacia tecnocrática, sigue inspirando a generaciones de políticos que vivieron bien con Franco, vivieron bien contra Franco y viven gobernando como Franco. Todos tienen una misión profética para España, todos tratan a los españoles como menores de edad, mientras ellos viven como lo hacía el Dictador, con una gran auto-complacencia, narcisismo y frivolidad, con un conocimiento NODO de la realidad.

Los restantes problemas de España, no se deben a Franco que imprimió el actual carácter político, provienen de una Historia mal conocida por los españoles y mal analizada por los historiadores. El pueblo español a falta de conocimiento de su Historia ha dado validez a lo que las ideologías y no la Ciencia histórica, han interpretado y manipulado con ella. Y ese es el problema de los problemas. El franquismo y Franco deben ser analizados al margen de las ideologías. Franco es Historia, pero el franquismo es actual.

Todo autoritarismo que se manifiesta en la sociedad española tiene por ambición perpetuarse hasta el cementerio, y por eso hay que fortalecer todos los controles judiciales y políticos a quien se crea caudillo entre los españoles. La sociedad civil debe seguir madurando y emanciparse de toda dirección partidista. Ni Franco ni el franquismo ni sus herederos morales tutelan el espacio público.

Etiquetas: ,

18 Comentarios »

  • Osea dice:

    Le dijo la sarten al cazo. Que la..drillo.

  • Charles dice:

    Al español siempre se le ha gobernado a golpes, aunque en nuestros días los gobernantes se sujetan algo por cuestión de protocolo. Cada vez menos, por cierto.
    Lo cierto es que España quedó al margen de los aires democratizadores que las tropas aliadas trajeron a Europa tras el fin de la Segunda Guerra Mundial. Los gobiernos de Occidente pensaron que les sería más fácil comprar a Franco que a un pueblo soberano, y así fue.
    Si le hubieran pedido que se rindiera y dejara paso a la democracia, no le habría quedado opción, pero prefirieron pactar con él y dejarnos a la intemperie en este páramo intelectual y político de barbarie que fue la dictadura.
    Se han escrito muchas biografías sobre el personaje. Una bastante curiosa del psiquiatra D. Enrique González Duro.
    En realidad, este hombre, que era un gran ignorante, fue proclamado ‘primer periodista de España’. Con la vocecita que gastaba, hoy en día ese dudoso título tendría una connotación muy diferente que habría hecho rodar más de una cabeza.
    En agosto de 1939, se promulga una Ley que le atribuye la capacidad de dictar normas sin ningún tipo de condicionante. O sea, lo que le saliera del huevo. (Al parecer, al igual que Napoleón y Hitler, solo tenía uno).
    Fueron cuarenta años de un régimen totalitario que pasó a llamarse ‘democracia orgánica’.
    La dictadura duró hasta que murió Franco y algo más, sostenida por unas feroces fuerzas del orden.
    Hay que ver lo lejos que llegó este hombre, con lo cortito de cerebro que andaba. Sus compañeros de armas siempre lo supieron.
    Franco era indiscutible, por eso murió en la cama.
    Existe un mito en España y es que con Franco desapareció el franquismo y lo que resulta más delirante: los franquistas. Sin embargo, el dichoso fascismo presidido por un general bajito y rechoncho con voz de ‘castrato’, sigue vigente y completamente vivo cuarenta y tres años después.
    Franco fue solo un asesino contumaz, nada más…..

    • Ángel Manuel dice:

      Sirva de precedente que coincido contigo.

      Ese franquismo, ha impregnado de izquierda a derecha toda la política española desde la Transición.

      Ex franquistas pasaron a la izquierda y ex franquistas se mantuvieron en la derecha.

      Una forma de entender España compartida y disfrutada. El español ha de ser tratado como menor de edad, hay que perpetuarse en el poder porque como clase dirigente vivíamos bien con Franco, conseguimos vivir bien contra Franco, y es muy práctico gobernar como Franco, es decir, bajo un régimen democrático pero despótico.

      Franco condenaba penas de muerte o las conmutaba dependiendo de cómo se levantara esa semana. Hay que reconocerle su habilidad para deshacerse de sus enemigos.

      Otra cosa es el franquismo y su popularidad. Ciertamente, al menos para mí y muchos que lo vivieron, se crea la clase media, esa misma que aprobó mayoritariamente la Constitución de 1978 y sancionó la Ley de Amnistía. Deseaba prosperar y modernizarse, no enfrentarse. Y eso es muy maduro.

  • Censor dice:

    Franco fue el general más joven de su tiempo, forjó su carrera militar en las trincheras y no en los despachos y fue reconocido su mérito con innumerables condecoraciones, incluida la Legión de Honor. Fue fundador del más importante cuerpo de élite de nuestro ejército, la Legión. En la Academia Militar de Zaragoza hizo una reforma elogiada por el mismísimo Azaña. Fue un militar leal hasta el extremo con la Republica. A él le encargaron acabar con el golpe de estado que en 1934 dieron el PSOE, anarquistas y la Esquerra, pero nunca estuvo en Asturias como se cuenta. En fin, un militar prestigiosísimo en su época. El desdén con que lo trata el amigo Charles, sólo hace más ridícula su postura, pues que un imbécil contrahecho les ganara una guerra, convierte a los derrotados en auténticos escombros intelectuales.

    Lo que ocurrió en 1936 en España es a estas alturas de sobra conocido. La izquierda revolucionaria quiso hacer en España lo en Rusia en 1917, implantar un régimen totalitario, pero aquí fueron derrotados. Algo que nunca perdonarán a Franco. Ahí les duele. Ahora pretenden derrotarlo muerto, es su tétrico afán. Aducen su malignidad y abyección, sus muchos crímenes. Habría que preguntarse si los herederos de los mayores asesinos que la humanidad ha conocido, en alianza con terroristas y fulanos a sueldo de teocracias islámicas están legitimados para emitir tal juicio. Es su maldad con el género humano, por otro lado, lo que aducen para sacarlo del Valle de los Caídos. No muy lejos está el Monasterio de El Escorial. Allí descansan los restos de sujetos que han obrado mucho peor que Franco con los españoles y tenían modos más dictatoriales que él, habrá que sacarlos de sus osarios. Y ya puestos, podríamos acudir a Granada y sacar los restos de los Reyes Católicos de la Catedral, hay que ver que mal se portaron con los moros, que cosas no les hacían a los pobres.

    En realidad, se trata de deslegitimar nuestra democracia. Una democracia que hemos de agradecer al franquismo, pues puso las bases de progreso y orden que un régimen democrático precisa. Y no defiendo lo malo, no niego que se cometieran arbitrariedades. Hasta ahí llego. Pero el régimen del 78 fue fruto de la reconciliación, del perdón mutuo. Asistimos, por contra, en la actualidad a una resurrección del odio entre los españoles auspiciada por una izquierda y unos totalitarismos nacionalistas que no aceptan que otra idea de España sea reivindicada por una mayoría de españoles. No toleran la discrepancia y convierten en enemigos lo que en buena lid democrática son adversarios. La obra última y más acabada la tenemos en la urdimbre política que nos gobierna, unida por un único motivo: acabar con el sentimiento mayoritario de los españoles. En cualquier caso, el perdón y la reconciliación que ellos niegan para los españoles, lo solicitan con fervor cuando se trata de asesinos y terroristas.

    Pero no quiero olvidarme del último, pero no por ello menos responsable, de la traición a España y a los españoles. Andan ahora en primarias con candidaturas y caricaturas para presidir el PP, antaño meritorio partido español, hoy contenedor de todos los vicios que corroen nuestra democracia. Pondré sólo un ejemplo de por qué el PP no es un partido que defiende la libertad y la igualdad de todos españoles. Un tal Feijoo, que ha preferido no arriesgarse a que las zahurdas de su partido le aticen otra foto con un narco, era el candidato de consenso para salvar España. Este señor hizo una consulta a los padres gallegos para saber en qué lengua querían educar a sus hijos. El resultado fue que los padres querían mayoritariamente una educación en castellano para sus hijos. Un tal Anxo Lorenzo, Secretario General de Política Lingüística de Feijoo, ante estos resultados, consideró “necesario” revisar los modelos de normalización “de los últimos 256 años”, porque que es anormal que los gallegos quieran educar a sus hijos en castellano, ya que “la lengua propia de Galicia no se valora lo suficiente” desde las familias gallegas, aunque lleven al menos, según don Anxo Lorenzo, 256 años usándola mayoritariamente. Díganme en qué se diferencia Feijoo de sus pares del PNV o los nacionalistas catalanes.

    • Ángel Manuel dice:

      El PP se está pareciendo a falta de Caudillo, a la UCD. Demasiadas personalidades brillantes que se creen merecer el poder.

      El PP acabó ideologicamente entregado al maquiavelismo político (Soraya) y a un relativismo moral muy significativo (tolerancia a la corrupción).

      Qué va a pasar con el PP, pues creo que va camino de acabar como la UCD.

      Y veo en ello, el definitivo declive del bipartidismo. Porque al PSOE le está sosteniendo el suero de otros grupos que apoyados en su debilidad quieren sacar provecho.

      El PP es el coño de la Bernarda, lo era con Rajoy y ahora lo evidencia públicamente.

      Que sale elegido un líder sin complejos? Pues algo bueno que saldrá para la derecha, pero dudo que pueda frenar aún así el estrangulamiento de Ciudadanos y VOX.

      La pasividad de Rajoy ha sido tan erosiva para España como el clima de división y enfrentamiento fraguado por Zapatero.

      El PP es un formidable partido para gestionar lo público y para gestionar el poder. Pero esto último ya se le escapa, y eso es lo que aterra verdaderamente a sus líderes, que tienen que mantener ese poder para que sus numerosos clientes puedan seguir viviendo bien en esta PARTITOCRACIA.

    • Charles dice:

      Según se comenta, van a sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos. Debe ser que esté ‘mejorcito’……..

      • Charles dice:

        Por cierto, Sr. ‘Censor’, hace usted un relato exhaustivo de los peores mitos de la dictadura de Franco……

        • Charles dice:

          Y, a propósito, Sr. ‘Censor’, es una estrategia perversa establecer el inicio del conflicto armado en 1934, con el fin de que Franco no sea el traidor que incumplió su juramento de fidelidad a la República ordenando fusilar a sus compañeros.
          Y, también, para hablar de 1934, debería usted hablar ademàs de 1932 y del general Sanjurjo.
          Recuerdo una conferencia que la Comunidad de Madrid organizó con fondos públicos, titulada ‘Cuestiones sobre la España de 1931 a 1939’ con la inapreciable colaboración de D.Pío Moa, en la que se desarrollaba la versión que, al parecer, quería doña Esperanza Aguirre enseñar en los centros educativos de la Comunudad de Madrid.
          En fin,……

          • Charles dice:

            Por cierto, D. Pío Moa fue autor de frases tan ejemplarizantes como “Franco es el político de mayor envergadura de los dos últimos siglos”.
            Solo lo siento por el Sr. Aznar, que creía que era él y pobre Franco, que odiaba a los políticos.
            Es lo que hay……

          • Charles dice:

            Le recomiendo que eche un vistazo a la charla enmarcada dentro de un curso que se impartió en febrero y marzo de 2010. No tiene desperdicio…..

          • Ángel Manuel dice:

            Pío Moa no ha sido rebatido históricamente.

            La izquierda no ha sido capaz de hacerlo.

            Este ex miembro del GRAPO ha sido testigo directo de la resistencia al franquismo.

        • Charles dice:

          Los planteamientos revisionistas de D. Pío Moa, a propósito de la II República, la Guerra Civil española y el ‘franquismo’, están débilmente montados sobre una pobrísima documentación, nunca de primera mano, y han sido sistemáticamente demolidos por la crítica especializada.
          No obstante, se le ha presentado por los voceros del ‘franquismo’ sociológico como un autor de referencia inexcusable, lo que le ha permitido vender holgadamente sus libros sobre dicho período histórico. No sé a quién porque el cubo de la basura es su sitio natural…..

          • Censor dice:

            Don Charles, cuando uno afirma que los planteamientos de Pío Moa se basan en “pobrísima documentación, nunca de primera mano”, un mínimo de honestidad intelectual obliga a indicar cuáles son esas escasas y remotas fuentes. Afirmar que los postulados de Pío Moa han sido “sistemáticamente demolidos por la crítica especializada” requiere indicar qué crítica y con qué argumentos se ha demolido el criterio de Moa.

            Cualquiera que posea los libros de Pío Moa sabe que las dudas sobre sus fuentes son falsas (Fundación Pablo Iglesias, Archivo de las Cortes, Archivo de Salamanca). En cuanto a la “crítica especializada”, decir que huye de la confrontación con Pío Moa como los sindicalistas del trabajo. Pero eso no es lo peor que le ha ocurrido a Pío Moa. Lo peor ha sido el silencio. Esa “crítica especializada”, junto con todo el conglomerado cultural y de medios de comunicación afines, han decidido que, ante la imposibilidad de rebatir las tesis de Moa, lo mejor es ocultarlo.

            Por último, don Charles, decirle que lo que nunca conseguirá ningún archivo o fuente es probar que en 1934 no hubo un golpe de estado contra la República, o que Negrín no envío todo el oro del Banco de España a Stalin, o que el Frente Popular era el vicario de la democracia. No se empeñe, don Charles, los hechos son tozudos y Pío Moa un tipo poco simpático pero que cuenta la verdad.

          • Charles dice:

            Son solo los delirios de un pseudohistoriador que establece la nueva propaganda, la adecuada revisión que espera la derecha (la nueva y la vieja derecha demócrata y democratable) para poder enfrentarse a su pasado y justificar sus ancestros ideológicos sin dolor.
            La obra del Sr. Moa ha sido descalificada por numerosos autores e historiadores del ámbito académico, entre los que se encuentran Javier Tusell, Paul Preston, Pedro Carlos González Cuevas, Alberto Reig Tapia, Enrique Moradiellos, Francisco Espinosa Maestre, Justo Serna, Mercedes Yusta,​ Carlos Rilova Jericó, Helen Graham,​ Santos Juliá,​ Gabriel Cardona, Edward Malefakis​ y Ángel Viñas, entre otros muchos, que afirman que las conclusiones del Sr. Moa contradicen la investigación historiográfica académica realizada desde la muerte de Franco y que ignoran las fuentes primarias a las que se tuvo acceso una vez terminada la dictadura.
            Y es que D. Pío Moa es la mentira ‘en diferido’ porque ni es historiador ni sus libros son historia…..

          • Ángel Manuel dice:

            Pues eso no es lo que piensa Stanley Payne:

            https://www.google.es/amp/s/www.elespanol.com/cultura/libros/20170119/187232220_0.amp.html

            Y Pío Moa rebate a Preston:

            https://www.libertaddigital.com/opinion/historia/preston-o-la-historia-como-fraude-1276238956.html

            NADIE HA REBATIDO LA OBRA DE PIO MOA, todo lo contrario silencio y denuncias archivadas por Grande Marlaska:

            https://www.google.es/amp/www.libertaddigital.com/sociedad/marlaska-archiva-la-querella-contra-pio-moa-por-denunciar-los-asesinatos-en-las-checas-republicanas-1276330625/amp.html

            No comparto el franquismo de Pío Moa, pero sí cómo ha derribado con sólidas fuentes los MITOS DE LA GUERRA CIVIL Y EL FRANQUISMO.

            UUUFFFF Y HUELE MUY RARO ESE CELO DE LA IZQUIERDA Y EL SEPARATISMO POR LA CUSTODIA DE LOS ARCHIVOS DE SALAMANCA.

            QUÉ miedo tienen a las investigaciones históricas.

          • Ángel Manuel dice:

            Y es que en este país ser historiador y antifranquista ha salido rentable en la Universidad española.

            Ha tenido que ser un investigador, como historiador se hubiera comido los mocos en la sectaria universidad pública española, el que ha removido la historiografía del siglo XX española.

            Y repito sus tesis no se han debatido, en parte porque las Fuentes son muchas y poco estudiadas (Archivo de Salamanca que fue secuestrado con ZP por los catalanes en parte para tapar el genocidio de Companys), y esa estúpida superioridad moral de la izquierda que creía que nadie se atrevería a cuestionar la intragable candidez de la II República.

  • maria dice:

    Ponen un articulo para hablar de franco y luego sueltan sus frustraciones de novia despechada con el PP. Vaya par. Vosotros amáis al PP, pero el PP no os ama, asi que lo teneis que anunciar a los cuatro vientos. Claro que si yo fuese del PP, tampoco os querria jajaja.

    • Ángel Manuel dice:

      El amor es libre, como los odios.

      Hablo de Franco y soy de derechas.

      El PP lleva cuarenta años dejando que solamente la izquierda, mucha de ella ex franquista, hable de Franco.

      Al PP no le interesa como a Franco la política, a la izquierda utilizarlo para hacer política.

      Es hora de que la derecha haga política y hable también de Franco y el franquismo.

      Un régimen en lo económico muy exitoso.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.