Inicio » Sin tapujos

Élites y antiélites

- 16 julio, 2018 – 08:4412 Comentarios

MarcelinoEn las últimas semanas, algunos lectores han preguntado qué quiero decir cuando menciono la palabra élite y antiélite. Voy a tratar de explicarme.

El un artículo anterior titulado “Élites incultas”, comenzaba con el siguiente párrafo:

Élite significa minoría selecta o rectora. A su vez la palabra selecta hace referencia a los que son mejores entre los de su especie ¿Sería concebible una élite que ocupando esa posición de privilegio tuviera unos miembros que no fueran mejores que los demás? Según la RAE, sí. Cuando la minoría es rectora; es decir, la clase dirigente no necesita ser mejor que el resto para formar parte de la élite”.

¿Cuál debe ser la misión de las élites, ya sea dirigente o selecta? Bajo mi punto de vista, su misión por antonomasia es dar luz, señalar el camino hacia la consecución del bien común, provocando saltos hacia adelante que eleven la condición material y moral de la comunidad política de la que forman parte.

Las élites no deben ser meras administradoras del “status quo”; para eso ya están los contables.

Por ejemplo, una economía política nacional fundamentada en la producción de bienes físicos, en vez de en la actividad especulativo- financiera predominante hoy, necesita proyectos a largo plazo cuya maduración puede llevar entre una y dos generaciones, a lo largo del camino se producirán cambios tecnológicos que habrá que incorporar; es más, la investigación y desarrollo de esas nuevas tecnologías deben estar previstas desde el comienzo del plan.

Sin unas élites muy capacitadas estos desafíos son casi imposibles. Y sin un Estado cohesionado y eficaz, preparado para marcar el rumbo estratégico del país, las tentativas privadas tratarán de minimizar los riesgos, al extremo de que la corrupción termine por aparecer como moneda de reaseguro.

Toda comunidad política no ha nacido por generación espontánea; hunde sus raíces en el suelo nutricio de su devenir histórico y su futuro estará asimismo condicionado por la pureza del aire y del sol de su presente.

Aquí aparece lo que he venido en llamar antiélites: la élite selecta o rectora que reniega de su misión, de su razón de ser, consistente en dar luz, en señalar el camino hacia la consecución del bien común, provocando saltos hacia adelante que eleven la condición material y moral de la comunidad política de la que forman parte.

Las élites renegadas -antiélites- suelen serlo por diferentes causas: Desidia, comodidad, falta de coraje, cobardía, ingenuidad, falta de capacitación o traición. En realidad, el denominador común es la corrupción en sentido lato, pues corrupción no es sólo la apropiación indebida de caudales públicos. La corrupción más grave es la moral.

Las élites españolas hace tiempo que han renunciado a su papel. No es sólo un problema de la Transición, ni del franquismo, ni de la República, ni de la Restauración…….

El momento clave, a mi entender, se produjo con el colapso del Imperio.

Algo que a los españoles no se nos ha explicado, quizá porque a nadie le ha interesado, es que la España actual nació de la fragmentación de aquella enorme Monarquía Hispánica, al igual que Venezuela, Argentina, Colombia o Méjico, por poner unos ejemplos.

Gustavo Bueno llama al resultado de esa balcanización del Imperio -que, ojo, era de todos sus integrantes- los “restos del naufragio”. Y cada náufrago ha ido a la deriva agarrándose a la tabla que le tocó en suerte dando manotazos de ahogado, tratando de salvarse a sí mismo, pero sin confianza en las propias fuerzas.

En tales circunstancias, cada náufrago de ambas orillas del Atlántico, se enzarzó en sus particulares guerras civiles. Es paradigmático que a lo largo del XIX ni uno solo de los nuevos países fruto de la fragmentación pudiera escapar a la lacra de las luchas intestinas, todas ellas de desgaste, con un beneficiario principal: Inglaterra.

La generación del 98 aportó una excesiva dosis de pesimismo socavando la autoestima colectiva, lavándose las manos y negándose a asumir la responsabilidad que como élite le correspondía por lo sucedido, y en un acto de irresponsabilidad y comodidad, no exenta de estupidez, decidieron echar las culpas “al pasado” que, al fin y al cabo, nunca se podría defender.

El desinterés –con contadas excepciones- de las élites renegadas hizo que el canto de sirena procedente de una isla llamada Europa, fuera su única aportación; y el empecinamiento en ella por parte de Ortega, junto a su enorme influencia, hizo que ese resto del naufragio, llamado España, nadara hasta la extenuación hacia dicho destino.

Lo que Ortega nunca quiso ver, al igual que quienes se empeñan en encerrarnos allí de por vida, es que la anhelada isla es un refugio de piratas.

Sin tapujos
Marcelino Lastra Muñiz

12 Comentarios »

  • Intercolumno dice:

    Gracias por la respuesta, Marcelino. Entiendo entonces, como ya me supuse, que por antiélites se refería a las élites dirigentes (ya no me acordaba de lo que escribió de incultas, discúlpeme).

    No sé si será desidia o patriotismo, pero, lo que es mi por parte, he perdido la cuenta del tiempo que hace que no voy a votar.

    Saludos.

  • Hobbes dice:

    Recuerdas esto de Joaquín Costa?: “lo que las mayorías hacen con el voto, las minorías lo hacen con la obstrucción”.

    Las élites españolas están conformadas por la más rancia herencia del franquismo. Y dirán los rancios: ya estamos otra vez con Franco! Pero es que es así.

    A saber:

    Villar Mir: Ex Ministro de Franco y pendiente de no sé cuántos juicios.

    Los Coca y Los Fierro.

    José Ángel Sánchez Asiáin, Alfonso Escámez. Carlos de Borbón Dos Sicilias, Marcelino Oreja, los Benjumea.

    Y todo ellos con la ayuda inestimable de los Polanco y los Ortega de Prisa, los Luca de Tena de ABC y los Salas de Grupo 16, los Godó por La Vanguardia y los Asensio por el Grupo Zeta.

    Pero si nos damos una vuelta por todo lo que rodea al actual Rey en las fundaciones de la Corona, en instituciones como Elcano… los apellidos eternos se repiten.

    Como por ejemplo: Telefónica (José María Álvarez-Pallete), Mango (Isak Andic), Banco Santander, Repsol, Acciona, La Caixa, El Corte Inglés (Dimas Gimeno), BBVA, Mapfre (Antonio Huertas), Inditex (Pablo Isla), Grupo Planeta (José Crehueras), ACS, Ferrovial (Rafael del Pino), Mercadona (Juan Roig) e Iberdrola (Ignacio Sánchez Galán), con la presencia del Grupo Barceló (Simón Pedro Barceló), Prensa Ibérica (Javier Moll) y Osborne (Ignacio Osborne). Todos ellos destacados progresistas que luchan a diario por una España moderna donde se paguen impuestos según “poderío”, los trabajadores puedan tener trabajos dignos, sanidad de calidad, educación pública competente etc etc.

    Así son las élites de España, la misma mierda que hace 50 años, pero vestida a la moda de 2018. Porque su pensamiento sigue siendo igual de ruín.

    España necesita élites salidas del esfuerzo, a poder ser del esfuerzo en la Pública, para que sepan valorar lo que es España, lo que es nuestra sociedad. No pijos nacidos en la Luz en Madrid, con estudios en Los Rosales y un máster en Hardavaca.

    Élites que tiren del carro sabiendo que no todos van a tirar igual, porque las circunstancias no son las mismas. Que tengan una buena recompensa por ello, pero no el 80% del beneficio.

    El resto de élites, que se vayan a Bermudas. O, mejor, a tomar por saco.

  • Ángel Manuel dice:

    Un artículo muy brillante.

    Es verdad, España ha dirigido demasiados esfuerzos en dirección a Europa y demasiado pocos en dirección a Hispanoamérica.

    España al no valorar su Historia pues acaba por no respetarse a sí misma o acaba por supuesto por no ser respetada por otros, entre ellos esos piratas que citas.

    No hay más que preguntar cuántos españoles conocen de primera mano Hispanoamérica o porque la hayan visitado o porque tengan íntimos amigos hispanoamericanos.

    Prefieren visitar Londres y tener amigos en Alemania.

    He visitado Londres y tengo amigos en Alemania…pero en cuanto pueda CARTAGENA DE INDIAS!!!!

  • pasmao dice:

    Aclarador e interesante columna Don Marcelino

    Sería interesante ahondar, en la tesis de Bueno, acerca de que nuestro Perú se fue a la “miércoles” con la desaparición del Imperio; en nuestras élites de entonces, las que trajeron a los 100.000 hijos de San Luis (esa forma tan “actual” de hacer Uropa, y si no que se lo pregunten a los italianos) y las masonazas que se cargaron a Prim (otro masón).

    Por uno bueno que nos sale, Prim, van y se lo cargan, y además los “suyos”.

    Por el lado de los 100.000 hijos, el carlismo, y la iglesia católica mas retrógrada nos encontramos precisamente a lo mas granado de nuestro nazionalismo local, tanto entonces cómo ahora, rerncarnándese en esos separatistas de pandereta y lacito que representan lo peor de nuestra España.

    Por lo menos evitamos la tentación de meternos en esas 2 Guerras Mundiales. Cuanto mendrugo hay añorando que no nos metiéramos en en esas Guerras, cuando en esencia eso es Uropa. Una pelea entre piratas por los despojos de un imperio colonial, que para lo único que sirvió es para ponerlos a todos ellos juntos contra nosotros.

    Pues si se matan entre ellos aplaudamos su iniciativa. Pero no nos metamos en una melee (NATO, CEE-UE) que no nos lleva a nada.

    Respecto a los “mios”, las derechas. Simplemente recordar que quienes han avalado al régimen actual. El R78. Porque usted Don Marcelino nos ha hablado sobre todo de que lo que ha pasado es debido a la corrupción MORAL

    – El padre del monarca actual, ha tolerado, quien sabe si cobrando por ello, dando carta de normalidad actuaciones de absoluta deslealtad tante de González como de Zapatero.

    – La Iglesisia Católica, sobre todo su Conferencia Episcopal, la tropa de base no se enteraba y no se quería enterar de nada, lo mismo; y mas

    • pasmao dice:

      Se disparó el comentario antes de tiempo.

      – La Iglesisia Católica, sobre todo su Conferencia Episcopal, la tropa de base no se enteraba y no se quería enterar de nada, lo mismo y mas que con el padre del Rey actual.

      – La tropa de cargos provenientes del franquismo que comenta Hobbes, hay mas, que lo único que esperaban cómo buitres era a que muriera Franco para repartirse lo que era de todos los españoles (y ni siquiera sólo de todos, si no de España) entre ellos. Para lo cual debieron de ceder lo que fuera menester a los nuevos sindicatos, y progreríos diversos, mas gentes de fuera (que de paso nos daban la bendición de que ya éramos na democracia)..

      Y así estamos.

      Y si es en un diario electrónico de provincias y no en los clásicos acorazados de la prensa donde se pueden leer estas cosas, también es por algo.

      Un muy cordial saludo

      • Ángel Manuel dice:

        Nunca hubo tantos antifranquistas como desde la muerte de Franco.

        Eran la mayoría de ellos franquistas, y después de la muerte de Franco, a izquierda y derecha se mantuvieron en sindicatos, partidos políticos y medios de comunicación.

        Exactamente igual que pasó en Alemania, Italia, Austria y ex países comunistas tras la desaparición de sus dictaduras.

        En España no ha pasado algo distinto.

        Quien vivía muy bien con Franco porque era franquista, siguió viviendo muy bien después de Franco, siendo ahora antifranquista. Y cuando se han jubilado o fallecido en muchísimos casos su posición la han heredado sus hijos.

        FUE ENRIQUE DE DIEGO (periodista de derechas) y Antonio García-Trevijano (republicano de derechas) los que empezaron a usar el término CASTA, mucho antes de que Pablo Iglesias (nueva casta) se lo apropiara.

        Lo de casta es un término acuñado por los republicanos estadounidenses, por conservadores de derechas de cuño liberal.

        La casta es un fenómeno esencialmente propio del corporativismo público que Falange instauró con Franco.

        La izquierda se subrogó plácidamente en los privilegios de este corporativismo que como bien dices supuso una tarta repartida entre viejos y nuevos.

  • Charles dice:

    Ya lo decía Felipe II en el siglo XVI: “en mi Imperio nunca se pone el sol”.
    Y cierto era hasta que las Guerras de Independencia Americanas y más tarde la Guerra Hispano-Estadounidense, hicieron ponerse el sol de nuevo en el Imperio Español, al verse reducida su extensión a parte de la Península Ibérica.
    Lo cierto es que el tiempo de las ‘anti-élites’ ya ha comenzado. El gran desafío de las próximas décadas será abolir sus causas y alcanzar un nuevo contrato social….

  • Censor dice:

    La leyenda negra. La historia de España no es peor que la de otros países, pero es inmensamente mejor que la de los que acostumbran a criticarnos. Lo peor es la asimilación mansa y voluntaria de toda esa mentira. La somatización de ese banquete de embustes es el nacionalismo y un odio y un ánimo de autodestrucción que ya dura demasiado. La caridad empieza por uno mismo. Abandonemos ese catetismo de que todo lo de fuera es mejor porque nosotros somos una mierda. Sustituyamoslo por un sano orgullo fundado en la verdad.

    • Hobbes dice:

      Eso díselo a tu amigo José Antonio Sánchez, de RTVE.

      Según los principios cristianos la caridad NUNCA empieza por uno mismo. Es el amor. Y debes amar al prójimo como a ti mismo. IGUAL. Esa es vuestra gran mentira para que la religión católica esté sumisa a vuestro egoísmo ultraliberal. No manipules a San Agustín. Porque uno es ateo, pero también ha leído la historia.

      “La caridad es paciente, es servicial; la caridad no es envidiosa, no es jactanciosa, no se engríe; es decorosa; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta”. San Pablo (1 Co 13, 4-8).

      A ver si nos damos cuenta de que España dejó de ser un Imperio y es un país del montón. Y se vive muy bien en un país del montón siempre que haya solidaridad. No el egoísmo implantado por Aznar y Rajoy. E, incluso, por el socioliberal Felipe González al final de su etapa en el Gobierno.

      Como dije antes, si las élites no salen del esfuerzo, desde abajo, viendo lo que es España (que no es La Moraleja), esas élites jamás pensarán en modo país, sino en modo yo, me, mi, conmigo. Que es lo que ocurre en este momento, y solo hay que leer las declaraciones de estos vampiros de lo público cuando no se dan cuenta de que tienen un micro delante. EGOÍSMO PURO.

    • Ángel Manuel dice:

      Tienes razón Censor.

      Mira, ahora estoy siguiento un serial sobre la Historia de Europa, y es vomitivo.

      – Los españoles cometieron genocidio con los indígenas americanos (los ingleses no)

      – Los Reyes Católicos eran unos fanáticos católicos que se cargaron la tolerancia de Al-Andalus (los musulmanes condenan a muerte al apóstata y exigen el pago de impuestos específicos a otras confesiones, HOY como hace quinientos años)

      – Portugal y España se repartieron el mundo en connivencia con el corrupto Papa Borgia (en eso sí tienen razón)

      Y por supuesto Isabel de Inglaterra era una gran estratega frente a la Armada invenciable (ni mencionar el desastre de la mayor flota inglesa mandada al extranjero hasta entonces la de 1589 con más de 150 barcos (la española fue de 1209 y más de 23.000 ingleses). La contrarmada inglesa acabó destrozada en las costas españoles. De 23.000 hombres volvieron unos cientos a Inglaterra.

      NI UNA PALABRA DE CERVANTES, todo Shakespeare.

      Ahhh y por supuesto todos los europeos fueron iguales a la hora de explotar las colonias.

      Y eso que España no tuvo colonias sino provincias, los indios y blancos eran súbditos al mismo nivel, y eso que España en los siglos XVI y XVII creara en más de una veintena de Universidades. Los ingleses la única a finales del siglo XVII.

      ES UN IGNORANTE EL QUE NO VALORE LA SINGULAR Y EXTRAORDINARIA APORTACIÓN DE ESPAÑA A LA HISTORIA UNIVERSAL.

      Y sí, era un Imperio…LA PRIMERA GRAN EMPRESA GLOBAL DESPUÉS DE ROMA. Roma ´romanizó, España hispanizó.

      Y no se hizo nada igual por parte de ingleses, franceses y holandeses por su EXTREMO RACISMO y fobia al mestizaje.

      • Ángel Manuel dice:

        La Armada invencible fue formada por 120 naves. La contrarmada por 150.

        En hombres y naves el desastre de la Armada inglesa fue superior a la española.

        PERO LOS INGLESES OCULTAN ESTE DESASTRE como todo lo que suponga una sombra para su Historia.

        Por eso, sobre tantas mentiras, construyen un país de birria y por eso se van de la UE no porque se vean mejores, sino porque su orgullo no aguanta su dependencia del resto de Europa y su decadencia respecto a EEUU y Rusia.

  • Ángel Manuel dice:

    Sobre el DESASTRE DE LA ARMADA INGLESA “INVENCIBLE”

    https://www.eldistrito.es/rincon-de-historia/contra-armada-inglesa-mayor-desastre-naval-historia-inglaterra

    Su siguiente desastre:

    CARTAGENA DE INDIAS

    Frente a Blas de Lezo. El mayor desembarco anfibio anterior a Normandía, que acabó en un completo desastre para los ingleses.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.