Inicio » Opinión

Museos iconográficos literarios en la Mancha

- 7 diciembre, 2019 – 08:33Sin comentarios

Jesús Millán Muñoz.- Igual o similar como existe un museo iconográfico del Quijote en Guanajuato, México que contiene cientos de pinturas, dibujos, grabados, esculturas sobre el Quijote y sus personajes. Me pregunto si no podríamos hacer en la Mancha, con los museos y centros y fundaciones existentes ya sobre diversos temas y autores literarios lo mismo.

Es decir, en las rutas literarias existentes, y con los centros o fundaciones o museos existentes, públicos o privados, en las ciudades que ya tienen algún hecho literario o de algún autor, sea el Quijote, que ya existen varios centros en la Mancha, sea el Cid y el Poema del Mio Cid, sea el Lazarillo de Tormes, sea Jorge Manrique, sea Cela y la Alcarria, sea don Juan Manuel, sea Teresa de Ávila, sea Juan de la Cruz, sea Garcilaso de la Vega, sea Quevedo, sea Fernando de Rojas, sea Buero Vallejo, sea el Arcipreste de Hita, sea Fray Luís de León, sea Unamuno, sea Bernardo de Balbuena, sea Francisco Nieva, sea Gustavo Adolfo Becquer, sea Azorin, sea Antonio Martínez Sarrión, sea García Pavón, sea Juana la Loca, etc.

Bajo mi modesto entender, aprovechando la infraestructura en museos, fundaciones, archivos, en distintos lugares, se podría tener diríamos varias líneas de actuación:

Primero, en la medida de lo posible recoger, todos los materiales bibliográficos posibles. Si es de Quevedo, empezar a recoger todas las ediciones sobre Quevedo, por ejemplo, en Villanueva de los Infantes. Primeras ediciones y ediciones realizadas en todas las lenguas posibles, estudios, comentarios, bibliografías, etc.

Segundo, ir recogiendo y recolectando y coleccionando, todos los materiales iconográficos sobre el autor y sus personajes de su literatura. Por tanto, dibujos, pinturas, grabados, esculturas, diseño, etc.

Tercero, crear una Web, instalada en el museo o fundación para consulta de los visitantes, dónde se incluyan enlaces permanentes a todas las fundaciones o museos o páginas relacionadas con el autor o la obra.

Cuarto, si no existe un centro físico o material, de esa localidad, que está empezando a intentar realizar un museo o fundación sobre un autor, aquí hemos puesto literario, pero puede ser de cualquier otra actividad del saber o saberes humanos. Al menos empezar con una Web oficial sobre ese autor, que sería el principio del desarrollo de todo el proyecto. Una Web que contenga la mayor riqueza documental e imágenes posibles. Además de enlaces con todas las páginas del mismo tema o autor.

Quinto, tener un lugar físico o material, aunque al principio sea pequeño, dónde empiece a recogerse el material, que sea la sede del museo en ciernes o fundación. Dónde el equipo que se haya creado, posiblemente sin remuneración, pero si es posible con ayuda de la administración local y de la empresa privada, empiece a andar.

Sexto, si los pasos anteriores ya se ha producido. Se tiene un lugar físico, que es suficiente, intentar empezar a conservar todo lo posible. Y si es posible intentar aumentar el espacio del centro documental o museo o fundación, sobre el autor y la obra y sus obras, a y en todos los niveles anteriores que hemos indicado. Aunque sea costoso, los pueblos de la Mancha están llenos de monasterios, conventos, palacios, casonas, palacetes sin habitar. Realidad que aunque tuviese un coste importante, es una inversión de empleo y de riqueza para el futuro de la localidad.

Séptimo, estar en contacto con todas las instituciones, fundaciones, museos, coleccionistas que tienen interés en el mismo tema o en el mismo autor. Formar redes de trabajo o de cooperación o de sugerencias e irlas aplicando a y en la medida de lo posible en el centro que se quiere gestionar y elevar. Crear redes de ciudades y museos o fundaciones con la misma temática, sea de un autor o de una obra.

Octavo, ser consciente, las fuerzas vivas de esas localidades o comarcas, que se debe ofrecer, no solo cultura, en este caso literaria o de otro saber, sino también ofrecer, paisaje, gastronomía, y también otras realidades o edificios culturales y artísticos que existan en la localidad y en la comarca. Además de historia, recuerdos, rutas paisajísticas, etc.

A mi modo, de ver, lo más importante es tener la voluntad de querer realizar estos proyectos, que pueden empezar por algo muy pequeño, pero que se pueden ir extendiendo, con el tiempo, el esfuerzo, el trabajo, etc.

También ser conscientes, que hoy el turismo cultural, es un sector importante, que ya que no tenemos playas, podremos ofrecer cultura, silencio, paisajes como mantas que se extienden hasta casi el infinito, historias, recuerdos. En definitiva, invitar a personas, que se sosieguen, en la tranquilidad de la Mancha, que además de recorrer cultura, paisajes externos, se les invita a pasear por sus paisajes internos. Invitar a tantos millones de personas que pasan por las rutas y caminos y autovías de la Mancha, que paren o se detengan algunas horas, para visitar algún lugar de “la tierra de la que no quiero acordarme”, parafraseando al Ingenioso Hidalgo de la Mancha.

¡Ahí, ahí dejo otro guante relleno de letras y colores…!

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.