Inicio » Ciudad Real

Pacifistas Ciudad Real realiza un nuevo círculo de silencio contra la guerra

- 9 enero, 2020 – 20:2810 Comentarios

Luis Mario Sobrino Simal.- El colectivo Pacifistas Ciudad Real se ha reunido hoy día 9 de enero en lo que es su primer Círculo de Silencio de este año, manifestando que la guerra “consume vidas, consume el tiempo de algunos de nuestros mejores ingenieros y científicos, y consume inmensas sumas de dinero: la practica militar también consume salud ambiental”.

Comunicado

Según el Worldwatch Institute, el sector militar es, de todos, el que más contaminación produce en el mundo. Pero hay algo aun peor: la guerra consume infancia.

Además de las velas y las pancartas con su “No a la Guerra”, en esta ocasión se han leído testimonios de personas que narran su sufrimiento.

· Ella y el son hermanos. Él es un poco mayor y cuida de ella porque no tienen a nadie más. La guerra se llevó a sus padres, también a su abuela, su abuelo, su tío… la lista es demasiado larga.

Todo sucedió de repente, como una breve tormenta de verano: unos malvados les quitaron la tierra y la familia pero a ellos los dejaron vivos, solos, hambrientos, asustados. Ahora lo único que les da fuerzas es estar abrazados. Quisieran poder despertar y descubrir que todo fue una pesadilla, que su madre vendrá a arrullarlos y tendrán dulces sueños. Todavía están esperando.

Un joven serbio.

· El suelo que rodea mi poblado está cambiando de color. Viene el ejército y nos dice que la tierra que mis ancestros cultivaron durante siglos ya no nos pertenece. Los mineros destruyen gran parte del suelo para extraer minerales preciosos.

 Los cazadores furtivos ponen a las especies salvajes en peligro de extinción. Todos ellos han dejado a su paso una rapiña mortal. No les importan las normas internacionales. La policía jamás los detendrá, pues reciben dinero de mineros y cazadores.

Ernest 19 años. Ghana.

· Había una vez un padre y una hija que paseaban por la orilla del mar. La noche anterior, la marea había bajado demasiado y cientos de miles de estrellas de mar habían quedado varadas en la arena de la playa.

Una niña corrió hacia ellas y una por una, las iba devolviendo al mar. Su padre le dijo que no tenía sentido lo que estaba haciendo, había demasiadas y no podría salvarlas a todas.

La niña le miró fijamente y recogiendo una estrella tras otra, le dijo: “para esta….si que tiene sentido. Esta, hoy, no se muere. Ni esta, ni esta…”

Adaptación de un cuento tradicional sufí

10 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.