Una capital gastronómica de España en la Mancha

Jesús Millán Muñoz.-Desde el 2012 cada año se instaura una ciudad gastronómica de España, han sido Logroño, 2012, Burgos, 2013, Vitoria, 2014, Cáceres, 2015, Toledo, 2016, Huelva, 2017… 

Este año, 2022 será Sanlúcar de Barrameda, la capital española de la gastronomía. Me pregunto, aunque ya ha sido Toledo, si debemos plantearnos en esta manta-mancha de tierra y cielo y sol intentar tener otra ciudad como candidata, que sea de Castilla la Mancha. Pienso-siento-deseo-percibo que llevamos muchas décadas-generaciones-siglos en una especie de seres durmientes-soñadores-siestadores, y que tenemos, que despertar. En la medida de lo posible, por el bien propio, individual y colectivo y regional, siempre en el marco de la España, en el marco de Europa, debemos ser consciente de nuestros valores y de los desvalores, y perfeccionar unos, y mejorar los segundos

Tenemos derecho a ocupar un lugar mejor en todo el conjunto de esta Península Ibérica, en el conjunto de toda la Península Europea. Creo que nos lo merecemos, no somos más que nadie, pero tampoco menos que nadie, de vivir-existir hoy, el Quijote, que tanto alabamos, nos lo recordaría. Por consecuencia, tenemos que aunar la iniciativa privada y la pública, la semipública y la semiinstitucional, a y en todos los ámbitos, en cada lugar de este terrruño, grande o pequeño. 

Hoy la Gastronomía es una fuente económica, importante, por consecuencia, tenemos que disponer de la concepción de aunar, Gastronomía y Naturaleza e Historia y Cultura y Arte. Uniendo todos esos parámetros en cualquier lugar-localidad-ciudad-pueblo-comarca, y, de ahí, ofrecer lo que disponemos, podemos mostrar ciudades para el sosiego y el descanso de fines de semana, acompaña de monumentos históricos y culturales y artísticos y estéticos y naturales y ecológicos, aderezados de ensaladas de buena gestión, mesura, gastronomía, sabores, colores, olores, sonidos. Podemos y debemos ofrecer lo que tenemos que es mucho, mejor, el sosiego-tranquilidad-mesura-paz-silencio... –sin negar otros parámetros-. 

No podemos exportar playas, ni músculos-rostros-cuerpos esculturales en playas paradisíacas de arena fina, ni en viajes por barcos a varias kilómetros de la playa, pero si podemos expresar, que teniendo, al lado, casi dentro de nosotros, dentro del rectángulo que somos este trozo de Castilla, la gran ciudad-urbe-capital, Madrid y sus varios millones de personas, que están deseando salir al aire libre y, a ciudades pequeñas, para entenderse y comprenderse mejor, para querer y quererse mejor, para amar y amarse mejor, para descansar y descansarse mejor… 

Tenemos que expresar a esta gran capital, y a otros lugares de este suelo ibérico, incluso del extranjero, que aunque no tenemos playas y mar y agua salada, podemos ofrecer sosiego y descanso, y viajes turísticos por esas ciudades y comarcas y alrededores con una cantidad suficiente de monumentos, de fiestas, de costumbres, de platos a degustar, de historia-sociedad-cultura-naturaleza, de personas que con mesura y sosiego, los tratarán de forma correcta y adecuada, que no engañarán-mentirán al foráneo-extranjero en los precios, ni en las calidades, ni en las formas. Porque un turista bien tratado, es el mejor eco, para que vangan otros. Una pareja bien tratada es la mejor sinfonía para que hablen bien de nosotros. Un matrimonio con hijos o sin ellos, en edad adulta o con mucha edad respetados en palabras y gestos, es el mayor marketing de la realidad… 

Soy un modesto escritor-escribiente-observante, soy un modesto articulista por tanto, sé que nosotros los plumíferos, de todo hablamos, pero debemos saber, que no de todo conocemos. Por lo cual, lo que expresemos, siempre debe ser limitado en verdad y en error. Pero hasta dónde conozco, como se gestionan y organizan la rex pública, sea de aldeas o de megaciudades o de comarcas o de naciones o de regiones. Hasta dónde conozco, siempre existen en los despachos, planes de desarrollo, ideas, conceptos, programas, posibilidades a y en todos los terrenos. 

Pienso, sugiero, invito a razonar y a estudiar, que en cada entidad pública o localidad, sistemáticamente, se tengan planes de desarrollo y de creación de riqueza y de creación de trabajo, entre otras, ésta de unir el turismo y la gastronomía. Esos dosieres, siempre estén abiertos para nuevas ideas-sugerencias-proyectos, siempre se estén rellenando de ideas y de datos y de posibilidades. De ese modo, un día, puede irse materializando, quizás poco a poco. Ya se hacen Jornadas Gastronómicas en distintas ciudades de la Mancha, puede ser el germen, de solicitudes, de propuestas, de estudios para que una nueva ciudad de la Mancha sea en el 2023 o en el 2024 o en el 2025 ciudad gastronómica de España… ¡Ahí dejo el guante…! 

Cervantes-Quijote-Sancho, nos podría recordar: “Comida sin siesta, campana sin badajo”. Refrán popular. Quizás, no podamos vender agua y mar, pero si podríamos vender siesta y descanso y sosiego y atardeceres y amaneceres y cielo azul y paseos en plazas al anochecer, en primavera-otoñó-invierno-verano… 

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img