Los glúteos

Jesús Millán Muñoz.- Uno, le da la sensación, que ahora somos adoradores de glúteos, en parte, hemos dejado de adorar al Dios Único e Infinito, pero adoramos los glúteos. 

Existe una enorme industria alrededor y dentro de los glúteos. Si ustedes, una mañana, salen de su casa, y abstraen de otros pensamientos, empezarán a percibir, que existen multitud de realidades, alrededor y dentro de esta realidad humana, anuncios publicitarios, escaparates, personas vivientes y andantes, con distintas prendas para señalar esa parte del organismo humano, salas gimnásticas que realizan diversos ejercicios para endurecer la biología, pero también, esa dimensión humana… 

El maestro Umbral, el 08 de junio de 1977 publicó un artículo titulado Los glúteos en El País. Debo confesar que no lo he leído, por tanto, no sé la creatividad e imaginación del vate poético en prosa de Umbral habrá cristalizado, en ese texto. Pero si nos sirve como tema y como signo y como modelo para plantear una columna. Porque es una realidad, diríamos, que la sociedad actual occidental, adora e idolatra al glúteo o a los glúteos, es uno de los nuevos ídolos. Es más que la sexualidad y sensualidad, aunque se enmarque dentro de esos parámetros, pero es también, psicología, antropología, sociología, economía, filosofía, y, un largo etcétera. 

A nivel de información y documental, existen ilimitados capítulos sobre como endurecer dicha parte del organismo, como aumentarlos, para que estén más firmes como esculturas griegas,  glúteos más esbeltos con ejercicios musicales, cómo en veinte minutos alcanzar glúteos como los protagonistas de las grandes divas o divos de las canciones, En definitiva, para el desarrollo armónico y equilibrado y apetecible y distinguible, dicen los anuncios, de lo que en biología se denomina músculo glúteo mayor, musuculus gluteus maximus, en latín. 

¿Cómo se ha llegado a esta situación, que existe/a, casi un culto público a la adoración del cuerpo, que ha pasado ya más de los límites, de una salud biológica adecuada y correcta y armoniosa…? ¿Quizás, la enorme competitividad sexual, quizás la enorme crisis familiar, quizás la falta de verdadera autoidentidad del ser humano, quizás el abandono de los valores trascendentales y metafísicos, quizás una cultura demasiado materialista y relativista y hedonista, quizás, cientos de factores y variables…? 

¿Este es el enorme misterio y enigma de lo humano, que en cualquier realidad, forman parte de ella, no una o cinco variables, sino docenas, y, no tenemos métodos científicos, para abordar todos los estudios y análisis y realidades y casos…? ¿Necesitamos un Galileo que nos invente o descubra o cree un método para el análisis de las realidades sociales y humanas y humanísticas…? ¿Hasta que llegue ese momento, solo podemos realizar construcciones hipotéticas y por aproximación…? 

Los domingos y días de fiesta, se perciben procesiones de personas, haciendo desde la mañana temprano, distintos tipos de ejercicios físicos, andando, corriendo, montados en vehículos de dos ruedas con tracción animal humana. Otros grupos, percibes como se encaminan,  también en procesión, antes de las horas en punto a lugares que son los templos del mundo moderno, donde enlazan distintos ejercicios del físico… Pero, notas que las celebraciones religiosas de la doce, que hace décadas, era un hervidero de personas, ahora van traspasando cada vez menos personas por/debajo/en sus dinteles… 

Mente sana en cuerpo sano, cuerpo sano en mente sana. Decían, los viejos maestros griegos. Este principio ha estado presente, durante siglos, y, quizás, este principio nos haya hecho grandes como civilización. La realidad, que la transformación en Europa, habría sido una fórmula más parecida a la siguiente: “cuerpo sano en mente sana y en espíritu-alma sano”. Unir y relacionar de forma adecuada, el cuerpo-carne, con la psique-mente-conciencia, y, con el alma-espíritu, en una realidad social-sociedad, formada por una Cultura-cultura, en un orden Natural-Naturaleza… 

La anterior formulación, aproximada y sintética y simbólica y simplificada, se parece más a la realidad que ha sido y es lo humano. Pero ahora, diríamos, que esa gran ecuación se ha roto. Lo material y lo físico, lo material en todos los sentidos, lo físico y biológico en todos los sentidos, todos los tipos de experiencias/vivencias materiales y sensuales y fisiológicas, a y, en todos los sentidos y formas y conformaciones priman sobre las realidades del espíritu y del alma. Cierto que valoramos, como debe ser, la salud del cuerpo, la salud de la psique-mente, pero infravaloramos, cuando es que creemos en la salud del alma-espíritu. Aquí, ya entra el misterio de la definición que creamos o sintamos del ser humano, si solo es cuerpo y mente, y/o, si es cuerpo y mente y alma. Esta es la gran pregunta… 

Ahora usted, debe hacerse la pregunta-cuestión, dedica más tiempo a los glúteos que a la salud de la mente y a la salud del alma. O, en la medida de lo posible, usted intenta equilibrar su ser y su estar en el mundo, dedicando un tiempo suficiente y equilibrado al cuerpo, a la mente, al alma… ¡Esta es la gran partida-toreo-deporte del hombre, encontrar ese equilibrio-armonía…! 

Relacionados

Euromillones

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img