Inicio » Opinión

Puertollano: Se cumplen diez años de la explosión que causó nueve víctimas mortales: ¿Olvido o miedo?

- 22 agosto, 2013 – 14:40Un comentario

Manuel Franco. Afiliado a CCOO.- Hace diez años, el 14 de agosto de 2003, se produjo la explosión en la refinería que REPSOL tiene un Puertollano. Nueve trabajadores perdieron la vida. Hace diez años todas las instituciones de la JCCM junto con el Ayuntamiento, gobernadas por el PSOE, la administración estatal gobernada por el PP, los sindicatos UGT y CCOO, la propia REPSOL y la FEPU (Federación de Empresarios de Puertollano) se mostraban consternados manifestando sus condolencias a las familias de las víctimas y su solidaridad con la el resto de la población.
opinion
Diez años después ninguna sola de estas instituciones quiere recordar lo sucedido. Solo una nota del entonces Secretario Comarcal de CCOO, Fulgencio Ruiz, denunciando el “lamentable olvido”. A pesar de ser una escueta nota que solo denuncia la fragilidad de memoria de instituciones, partidos y sindicatos, ha sido la noticia más leídas en el la web La Comarca de Puertollano, donde se ha publicado, con el doble de visitas respecto a la segunda más visitada de esa semana. Suponer que realmente ha sido un lamentable olvido es un ejercicio innecesario de ingenuidad, es obvio que Fulgencio utiliza el recurso de la ironía.

Tres días después aquel fatídico día los trabajadores de contrastas en el complejo petroquímico hicieron temblar de miedo a Repsol, a la patronal, a todas las administraciones y a las direcciones de CCOO y UGT, cuyos secretarios generales Méndez y Fidalgo se vieron impedidos de “derramar sus lágrimas” por los reproches indignados de los trabajadores de contratas y un buen número de vecinos de la ciudad.

Un millar de trabajadores se pusieron en huelga sin preaviso administrativo y sin el apoyo de las Secciones Sindicales de CCOO y UGT en REPSOL ni de las Uniones comarcales, regionales ni de sus federaciones de industria. La rabia acumulada unió a toda la plantilla de contratas en una huelga que duró cinco días y contó con el apoyo de la mayoría de la población y la oposición de las direcciones sindicales que en todo momento intentaron maniobrar para que se desconvocara.

Ante la espontaneidad de la lucha y la ausencia de portavoces y dirección, los trabajadores crearon una Plataforma con representantes elegidos en el fragor del piquete y que representaban a trabajadores de más de una veintena de empresas. Esta, a su vez, eligió una comisión que se encargaría de dirigir la huelga y negociar con REPSOL, FEPU y la Consejería de Industria. En ella habían sido elegidos trabajadores afiliados a CCOO, UGT, CNT y no afiliados y llegó tan lejos como podía llegar sin contar con el instrumento necesario (sindicatos, partidos de izquierda y asociaciones de vecinos) para extender la lucha a la plantilla de REPSOL a nivel local y estatal, y al resto de trabajadores y vecinos de la comarca.

La huelga se desconvocó tras la firma de acuerdos en materia de seguridad en la planta de REPSOL. La dignidad obrera quedó salvada por la unión y voluntad de los trabajadores. Pero no acabó ahí la lucha. Esta dio pie al otoño social más caliente de los últimos 25 años en Puertollano. Los mismos trabajadores que días antes ocupaban una de las puertas de acceso al complejo petroquímico la volvían a ocupar en defensa de un convenio digno.

Esta vez la huelga fue convocada por CCOO y UGT, cuyas direcciones se vieron desbordadas por la disposición a la lucha del conjunto de plantillas de las contratas que de nuevo se ganaron el apoyo del resto de trabajadores, vecinos y de los estudiantes que hicieron paros convocados por el Sindicato de Estudiantes.

Hoy, diez años después, hay que rendir homenaje a las víctimas y sus familias, a los trabajadores que en ese momento presenciaron los efectos de la brutal deflagración, a la población que sufrió el desconcierto durante los tres días que duró el incendio, a los trabajadores que salvaron la dignidad obrera de la ciudad industrial, a los miembros de la plataforma y particularmente de la comisión que negoció en Toledo a pesar de sus errores fruto sus límites, del aislamiento y de las presiones que recibían de sus direcciones sindicales y del ayuntamiento.

Pero además hay que extraer las lecciones de aquella lucha como en parte hicieron los trabajadores de Silicio Solar, y harían los miles de trabajadores que están, estuvieron y estarán en conflicto si los sindicatos tuvieran una política correcta. La política de las direcciones sindicales de negociar el mal menor ha demostrado su rotundo fracaso, se ha convertido en el mejor instrumento que la patronal tiene para empeorar las condiciones de trabajo.

En este contexto de crisis económica donde la patronal solo puede mantener sus beneficios a costa de la mayor explotación de la fuerza del trabajo es poco menos que un crimen estar haciendo llamamientos a la calma y no unificar las luchas que se están dando por sectores de producción y comarcas.

Los trabajadores a nivel local y estatal han demostrado su disposición a la lucha cada vez que han sido convocados a ella. Las direcciones de CCOO y UGT de seguir con la política de pactos que solo benefician a los grandes empresarios se verán sobrepasados por los acontecimientos. Pero este es el camino más tortuoso. Es necesario recuperar las auténticas tradiciones de lucha del movimiento obrero organizado, la unidad, la huelga, la solidaridad y lo más importante un programa de clase que sobrepase los límites de un sistema económico que ya solo puede conducir a la sociedad al retroceso, a la barbarie.

Y estas tradiciones de lucha con las que afrontaron los trabajadores de contratas la lucha por la seguridad de sus vidas en agosto de 2003 y por mejorar sus condiciones de trabajo en septiembre-octubre del mismo año, son las que han causado el pánico de la patronal, el gobierno, la multinacional y los dirigentes sindicales que aún confían en la utopía capitalista. Pánico y terror que les ha obligado a “olvidar” una fecha tan señalada.

¡En memoria de las víctimas de la explosión!

¡En memoria de los trabajadores de contratas!

¡Por un sindicalismo combativo, de clase y democrático!

¡Viva la clase obrera de Puertollano!

Etiquetas: ,

Un comentario »

  • puertollano dice:

    Todos los derechos reclamados y ganados con aquella lucha, ya se han encargado nuestros grandisimos empresarios (Agapito, Guarnizo y Martín a la cabeza)con el consentimiento de UGT y CCOO, de quitarnoslos y no dejarnos el más minimo resquicio de lo que gano la clase obrera. Hoy día nos queda, una refineria 10 años mas obsoleta, con más problemas de bolsas de gases que no saben por donde les vienen y claro está, sueldos muy por debajo de lo que deberian de ser. Lo que está claro, es que aquellos, ya no volveran, DEP.

1 Pingbacks »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.