Inicio » Relatos

10.00:

- 12 febrero, 2018 – 08:282 Comentarios

Luis Mario Sobrino.- Descanso de la mañana. Deja en “hibernación” su ordenador. Se dirige a un pequeño rincón al fondo del hall, saca de la bolsa que se ha llevado de casa un sandwich de jamón y queso sintéticos y un bote lleno de un líquido con un extraño sabor a naranja amarga. Empieza a degustar el “manjar”. el-progresoEl dispensador de servilletas está vacío por lo que se limpia con la manga del mono. Nuestro HOMBRE come y bebe sólo, mientras mira el tablón digital sindical consistente en una pantalla gigante de plasma donde aparecen cada 15 minutos noticias actualizadas: “Concentración ante la puerta del directorio a favor de la reducción horaria” pero no va a ir, ya que si lo hace, ese tiempo se le descuenta del sueldo. En esta empresa hay varios sindicatos: Unión de Comisiones de Trabajadores, mayoritaria, ligeramente progresista. Luego está La Confederación del Trabajo, minoritaria, más progresista, que habla de una cosa rara llamada socialización y autogestión y, un sindicato patronal llamado “Asociación Para Conseguir Todo a Cambio de Nada”, que son los jefes, conservadores naturalmente y auténticos caciques. Incluso hay una especie de grupo – no legalizado – llamado – sin ningún pudor -, “Comité de esquiroles”,  que son los encargados de meter miedo o reventar cualquier intento de avance social, estos últimos trabajan en la “sombra”, y como siempre tienen infiltrados entre los operarios.hibernacion

El HOMBRE no está afiliado a ninguno de los grupos anteriores por temor a represalias. Una vez estuvo – presionado por el miedo – en el Comité de esquiroles hasta que tuvo que votar por la expulsión de su mejor amigo y eso le dejó marcado aparte de producirle una gran depresión… Desde entonces va “por libre”…

Artículos relacionados

Etiquetas:

2 Comentarios »

  • Charles dice:

    Es cierto que los sindicatos están en un momento crítico de confianza de los trabajadores, debido esencialmente a la reducida presencia sindical en las pequeñas empresas y la falta de transparencia o comunicación de lo que pueden y no pueden hacer en relación con el empleo y otras cuestiones sociales.
    Muchos trabajadores piensan que no defienden sus intereses laborales o bien que están implicados con el sistema.
    Probablemente, este punto de vista no corresponde con la verdad, pero existe.
    Ello supone combatir el individualismo y la ‘posición-sofá’ a la que la ideología dominante nos ha reducido.
    Pero si las crisis tienen algunas cosas positivas, una de ellas puede ser, precisamente, que puede permitir sacudir las conciencias y despertar tanto a quienes están en una mala situación, que son muchos millones, como a aquellos que corren el riesgo de estarlo, que son también bastantes…..

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.