Inicio » Contornos

Los hijos de nadie

- 25 febrero, 2018 – 12:242 Comentarios

Ángel RomeraSe podría hacer toda una teoría sobre el uso del criptónimo. Ya existe un irregular Diccionario de seudónimos, lleno de errores y donde se deja notar por su ausencia, también, alguna teoría sobre la máscara literaria que desborde la mera clasificación alfabética; una taxonomía más inteligente empezaría por alacenar por temas, modos y épocas todo este vestuario de taparrabos y carátulas o este repertorio de fantasmas, ya que muchos de ellos no han sido descifrados; ocupan un cajonero apéndice al final. Los hay de tipo carnavalesco: el abate Paparrasolla, el Diablo Belcebú, El bachiller descuernacabras, Mangasverdes, El duende, El Embozado, Don Rosendo Camisón, El loco Dimas Palos; los puramente anónimos, como El Otro o Don Sentido Común; los poéticos, como Soledad Montes; los meramente curiosos como El Mirón o El espectador imparcial, o pornográficos, como el Padre Melacasques, autor de un Catecismo de las putas publicado en 1886, o Un Pajero, autor de un Arte de tocarse la pera brotado en Nápoles; otros se decantan por señalar su oficio o su grado social: Un ingeniero, Un labrador asturiano, Un eclesiástico amante de su patria, El anticuario, El cómico retirado, El caballero del Tranco, autor del Discurso de la viuda de veinte y cuatro maridos, sin lugar, sin año; las simbólicas denominaciones masónicas, como Giordano Bruno o John Huss; muchos encubren un chiste, como El abate Agamenón; otros afectan modestia o la más pura anonimia, como N. de N. , Un aficionado, Modesto Madrileño, Un amigo o El huérfano, frente a los que invisten lo contrario, el más puro delirio de grandezas: Lincoln, Homero, Aristóteles; muchos denotan origen o nacionalidad: Un español, Fidel de España, Un caballero vizcaíno, Un catalán amante de su país, Un buen catalán, Un labrador asturiano, Un cortesano de Madrid, Juan de Gredos; son comunes las denominaciones de pájaros, por la proximidad semántica que existe con el campo de la pluma: Don Gorrión de Oropéndolas, Dr. Pardales; a otros les asoman las ideas desde el mismo nombre, como a Don Negrófilo Concienzudo, autor de Cuba y Puerto Rico: medios de conservar estas dos Antillas en su estado de esplendor, Madrid, 1866; muchos forman series sobre seudónimos preexistentes, como El Doctor… El bachiller… El dómine… El abate… El tío… El compadre… El literato/filósofo Rancio; están, por supuesto, los silabónimos omo Efeele y acrónimos, como HH, que tiene también una lectura masónica (las columnas), o anagramas, a veces palindrómicos, como León de Enol, o calamburiles, como en Gedeón (G. de On.) o Dr. K. Melo, y los anglónimos, cuyo fin parece ser autorizar algunos géneros narrativos o cinematográficos por motivos comerciales. Hay una especial categoría de redundantes, como Justo Franco Sincero, Juancho Juanillo, Lázaro Lazarillo o Francisco Francho, que no es lo que parece, pues intenta satirizar la galomanía del XVIII y fue usado en 1748; los abstractos, como Democracia o Libertad; los piadosos, como Un devoto de la Virgen; los de personajes literarios, como Mío Cid, Ozmín (Felipe IV tenía una perrita que se llamaba Daraja; una profesora de historia mía otra que se llamaba Melibea; un primo mío dos pastores alemanes denominados Hirosima y Nagasaki), El caballero de la ardiente espada, los calderonianos Clarín o Pedro Crespo, el moratinesco Calamocha, el ya citado Lázaro etcétera; los popularizantes, como Juan de la Burra, El compadre Camarones, El tío Ocurrencias; El tío Lucas el Pelón, poeta alcornoqueno, El tío Lamprea, El ciudadano Cachaza; opuestos a estos son los helenizantes o neoclásicos, como Demócrito, Homero, Aristóteles, Lidoro, El capitán Flegetonte… Otros son, en realidad, nombres verdaderos interpretados falsamente como acrónimos: el doctor Carlos García, Boixcar o Jaime Doms (en realidad, Jaime d’Oms)…

Contornos
Ángel Romera

http://diariodelendriago.blogspot.com.es/

[Los comentarios serán moderados por el autor de la sección]

2 Comentarios »

  • Charles dice:

    Es una especie de vagabundeo del nombre.
    Por cierto, un criptónimo muy famoso que apareció, por iniciativa del director de campaña del Partido Popular en 2011, fue “Ra-Joy”….

  • Laurita dice:

    Muy documentado, como siempre, el artículo. Me pregunto si esa ocultación les reporta, a los “encriptados”, algún tipo de satisfacción personal por poder observar desde fuera del cuadro, o si se trata de una especie de prevención por los palos que se pudieran llevar eventualmente. Internet es hoy día una ficción que suele causar problemas cuando algunos, o muchos, utilizan su impostada identidad para desvariar no poco. Pero esa sería una derivación del tema del artículo.
    Por lo demás, a casi todo el mundo le gusta un trato o reconocimiento personal, incluso a la sombra de un seudónimo, sea con el nombre de pila, el apellido, un diminutivo familiar, un título o distinción del tipo: Sire, Excelencia, Doctor, Monseñor, camarada Pérez, mi dulce palomita…
    Por cierto, en mi pueblo y en mi tiempo, los más colgados llevaban mote anglosajón: Charlie, Mckenzie, Flanagan…Y combinaban tan ricamente su triste figura con imaginarias aventuras.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.