Las Paces de Villarta de San Juan, una tradición que se renueva cada año, atrayendo a más gente

Las Paces de Villarta de San Juan, una tradición que se renueva cada año, atrayendo a más gente El viernes 22 se inaugurará la “Plaza Operación 2.000”, en homenaje a esta Asociación y a la veintena de Peñas coheteras, antesala de esta Fiesta de Interés Turístico Regional en honor a la Virgen de la Paz, que se celebra del 23 al 26
Un año más los vecinos de Villarta de San Juan están preparados para vivir LAS PACES. Unas ferias y fiestas en honor de la Virgen de la Paz, patrona de esta localidad, que constituyen una tradición religiosa y popular que se remonta siglos atrás y que cada año atrae a más visitantes ávidos de disfrutar de este majestuoso juego de fuegos y pólvora. Declarada Fiestas de Interés Turístico Regional desde hace 15 años, la Festividad de Nuestra Señora de la Paz se instituyó en 1369, aunque el primer dato histórico relacionado con la celebración de la Fiesta en Villarta data de 1575.  

Homenaje a Abelardo Martínez y los fundadores de la Operación 2.000

Como prolegómenos a las Fiestas, el viernes 22 a las 17.30 horas se inaugurará oficialmente la nueva Plaza de la Operación 2.000 en recuerdo y homenaje al anterior presidente de esta asociación, Abelardo Martínez, y a sus fundadores, así como los demás miembros y colaboradores de esta asociación, y de todas las Peñas Coheteras. Junto a representantes de la veintena de Peñas villarteras, y el alcalde Ángel Antonio Ruiz Palomares, estará presente la delegada provincial de Cultura y Turismo, Carmen Teresa Olmedo,  y el presidente de la Hermandad de la Virgen de la Paz, Alfredo Muñoz Isla.

Las fiestas arrancan este sábado 23, a las diez de la mañana, con un almuerzo en la plaza de la Iglesia para todos los mozos y mozas que colaboran con la traída de leña en honor de la Virgen de la Paz. Esa será la leña que sirva para la esperada hoguera de la noche, en la que se cuenta también con platos tan tradicionales como el magro con tomate o la barbacoa de chorizo.  

El 23, el pregón, con presencia del consejero José Valverde, y por la noche, la hoguera

A las 11.30 horas se inauguran oficialmente las fiestas, con la presencia de diversas autoridades, el consejero de Presidencia José Valverde, entre ellas, para seguir con la gran ofrenda floral a la Virgen, en la que colaboran las peñas de la localidad, la banda de música y el grupo de coros y danzas Alboreá.

A continuación, a partir de las 12.30 horas, en el Salón Negrillo, se llevará a cabo la proclamación y coronación de la Reina y Damas de las Fiestas, un acto que será presentado por Paz Muñoz Jiménez e Iván Palancas García-Carpintero. A continuación darán paso al pregonero de este año, Abel Chocano Negrillo, villartero Ingeniero Técnico de Central y Lineas, que trabaja desde hace 15 años en Socoin, empresa del grupo Gas Natural-Unión FENOSA, como coordinador de Ingeniería de Plantas Renovables.

La mañana continuará con la entrega de los premios correspondientes al certamen de carteles Paces 2009, una actuación del grupo Alboreá y la típica limoná con degustación del queso Madara, producido en la localidad.

Ya por la tarde, a las 16.30 horas, se inician las solemnes vísperas en honor a la Santísima Virgen de la Paz, a cargo de Juan Carlos Pérez Troya, y la procesión de la Virgen. A continuación, las autoridades, acompañadas por las reinas y damas de las fiestas, se trasladarán a la plaza de la ermita para presenciar, a las 23 horas, la tradicional quema y monumental hoguera, que estará amenizada por la Banda de Música “Villaharta”. Los actos finalizan con un gran baile, a cargo de las orquestas “Latinos” y “Victoria”, en el Salón Negrillo.

El 24, día grande, Procesión, pirotecnia y Operación 2.000, con 10.000 docenas de cohetes

El día 24 es el día grande de LAS PACES, que arranca a las 11,30 horas con la solemne función religiosa presidida este año por Juan José Hernández, sacerdote diocesano de la Archidiócesis de Madrid. En ella, actuará la Coral Maestro Ibáñez, de Valdepeñas. Tras la santa misa, está previsto que salga la Procesión de la Santísima Virgen de la Paz, organizada por la Hermandad Nuestra Señora de la Paz.

En el ecuador del recorrido de la procesión, como viene haciéndose desde hace 37 años, tiene lugar también la llamada “Operación 2.000”, que consiste en tirar 2.000 docenas de cohetes en un par de minutos, justo cuando la Virgen sale de la iglesia vieja, en su bonito mirador sobre el río Gigüela.   

El turno de los cohetes y la devoción

La crisis no ha hecho mella en la devoción de los villarteros, ya que la veintena de peñas coheteras y la Asociación Operación 2.000, van abriendo paso, estimándose que además de las 2.000 de la mencionada Operación, se podrían tirar otras 8.000 docenas de cohetes. Ellos son los responsables de dinamizar estas fiestas, pero también se ocupan de apelar a la prudencia entre sus miembros para que no ocurran incidentes.

Cuando acaba la Procesión, comienza la Puja de los Brazos, o andas en las que se porta la Virgen, en la que los villarteros demuestran su devoción hacia su patrona, y su interés por portar a la Virgen en su entrada a la Iglesia, superándose los doce mil euros recaudados durante la puja, en muchos casos.

Los villarteros ofrecen a su patrona, durante el recorrido de la procesión entre la iglesia de la Paz, o “la nueva”, y la de San Juan, o “la vieja”, el lanzamiento de numerosos cohetes para agradecerle algún hecho positivo ocurrido ese año en su familia, con lo que el recorrido se realiza en medio de una gran algarabía de pólvora. “Los villarteros tienen muy arraigada la presencia de cohetes en estas fechas”, como señala el alcalde Ángel Antonio Ruiz Palomares.

La fiesta popular continuará a las 19 horas con un espectáculo de revista y a las 23 horas tendrá lugar la quema de una monumental colección de fuegos artificiales en el campo de fútbol, a cargo de la Empresa Pirotécnica Pablo de Asturias. Para cerrar el día habrá baile en el Salón Negrillo, amenizado por las orquestas “Latinos” y “Evasión”.

Cata de Vinos, deporte y los niños como protagonistas para el lunes 25

El próximo lunes, 25 de enero, a las 10 horas, las actividades comenzarán con una carrera de galgos local, que se celebrará en un paraje cercano a la Romería. A las 13 horas, en el Centro Social especializado (bajos del Ayto.) tendrá lugar la cata-degustación

de Vinos y platos típicos manchegos, “Homenaje a Luis M. Zamora Rojo”, organizado por las asociaciones “Vino, madera y años” y la de Mujeres Demócratas Villarteras invitará a un aperitivo a los presentes. Por la tarde habrá sesión de cine a las 17.30 horas, y a las 23.30 baile amenizado por la orquesta “Victoria”.

Las celebraciones finalizan el martes, 26 de enero. A las 10 de la mañana de ese día, en el campo de tiro Tarays, tendrá lugar el certamen local de tiro de codorniz.

Los niños serán los protagonistas de este día,  con un 50% de descuento en los caballitos, y a las 17.30 horas comenzará el teatro infantil “Rosa pide un deseo”, en el Salón Negrillo. A las  20 horas, y para cerrar las fiestas, comenzará el gran concierto de la Banda de Música de “Villaharta” dirigida por Martín Cantarero.

Exposición sobre imágenes de la Virgen en el mundo. Origen de las Paces

Por último, del 11 al 31 de enero, a excepción de los días de fiesta, habrá una exposición en el Centro Cultural, obra de José Muñoz Torres. Se trata de la muestra “Imágenes de la Virgen de la Paz en todo el mundo”, que reúne más de 200 figuras.  

El posible origen de las Paces data del año 1369, cuando en el concilio Eclesiástico del Arzobispado de Toledo, se instituye la festividad de Nuestra Señora de La Paz. El primer dato histórico relacionado con estas fiestas aparece en las relaciones de Felipe II. Estas fiestas tienen carácter Patronal al menos desde 1780. Únicamente, no se celebraron durante la Guerra de la Independencia, cuando Villarta fue totalmente asolada y su Virgen desaparecida y, durante la guerra la civil, periodo en que la imagen fue destruida en su totalidad. El elemento característico es el despliegue pirotécnico, que tiene su origen en las promesas que durante el año se realizaban a la virgen con motivo de algún hecho de especial relevancia (curación de alguna enfermedad, operación quirúrgica, nacimiento...). Así los oferentes acompañados por sus familiares o amigos lanzaban un número determinado de cohetes.

Una devoción que hace emocionarse cada año a los miles de villarteros, residentes y ausentes, que se dan cita en sus fiestas patronales, a los que se suman cada año más visitantes foráneos, y que participan de forma muy activa en las múltiples actividades que se programan durante estos días festivos, quizá los más ruidosos e intensos de todo el año.

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img