Sr. Ortega, menos sanción y más acción

Rosa Melchor Quiralte. Secretaria General PSOE Alcázar.- Las alcazareñas y los alcazareños somos gente de paz. Pero que nadie se equivoque, ser gente de paz no significa vivir callados, no significa permanecer sometidos y no significa estar rendidos ni encadenados.
opinion
El Partido Popular a nivel nacional está tramitando el proyecto de Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, cuyo principal objetivo no es otro que sancionar a aquellos que se manifiesten contra la acción de este gobierno, evitar que la gente exprese su opinión, siempre que no sea la del PP por supuesto, o que diga ¡basta ya! a la política de recortes sociales y de derechos individuales.

En Alcázar de San Juan, como aprendices que son del PP nacional, también han intentado sacar adelante su propia normativa represora, en este caso la han llamado Ordenanza de Publicidad, y “contenía” la prohibición (o sometimiento a autorización previa) de toda actividad política, sindical y ciudadana que fuese contraria a sus intereses. La regulación “hacía” que de hecho quedase prohibida cualquier actividad en la calle que no fuese aprobada previamente por el Ayuntamiento, llegando hasta el esperpento más absoluto. Hablo de esta norma en el pasado, contenía, … decía ..., porque gracias a la acción de los socialistas que denunciamos públicamente este disparate en cuanto lo conocimos, se logro eliminar de esa norma cualquier limitación a la actividad ciudadana, a su derecho a la libertad de expresión y al uso de cuantas medidas legales y constitucionales quieran utilizar los vecinos de Alcázar para protestar contra aquellas medidas gubernamentales de las que discrepen.. Estaba tan clara la inconstitucionalidad que denunciábamos que alguien debió pararles los pies para que no hiciesen más el ridículo y aprobasen una norma que naceria abusiva, represiva e ilegal.

Es sorprendente el sentido patrimonial del Derecho que tiene el PP, “si las normas no me permiten hacer lo que quiero, las cambio” suelen practicar. Esto unido al sentido patrimonial que tienen de la Administración y el Gobierno, que lejos de poner al servicio de los ciudadanos, de todos, lo ponen al servicio e intereses de unos pocos, hace que tengan que recurrir al gansterismo legal, que no es otra cosa que adaptar las normas para multar y callar a quien les molesta.

Y digo yo Sr. Ortega, cuando tantas personas protestan tanto es porque algo está haciendo mal, y no puede encerrarse en la burbuja del poder y hacer oídos sordos a la calle que le habla. Baje de la nube en la que está instalado al suelo, camine por las calles de Alcázar y pregunte a la gente, no a “su gente” a la gente. Si, salga y pregunte, no se esconda ni se parapete detrás de conductas poco tolerantes, ni de normas de tinte obsoleto ni de una televisión manipulada.

Aunque no fue la del PP la lista más votada en las elecciones, es usted el alcalde, el alcalde de todos los alcazareños y alcazareñas, de los que le votaron y de quienes no le hemos votado, Por eso no puede ni debe ni nos merecemos que gobierne usted de espaldas a su ciudad, ni tapándose los oídos para no oír lo que no quiere, y sobre todo, no puede ir como los matones de colegio, arremetiendo contra todo aquel que no le gusta lo que le dice, o que simplemente tiene el valor de decirle las cosas.

La solución en decmocracia pasa siempre por la transparencia, por la participación ciudadana, por crear órganos donde los vecinos puedan hablar, expresar su opinión, libres y sin censura, y sobre todo, donde reciban una respuesta clara, directa y respetuosa. Porque Sr. Ortega, ¿a cuantas preguntas que le han hecho los ciudadanos en los Pleno ha contestado su gobierno?. Las oye como quien oye llover, y lo único que hace es esperar a que escampe. A un gobernante se le exige que dé respuestas, no que en su lugar, castigue a quien le pregunta.

Los ciudadanos merecen respuestas y los políticos debemos darlas, y para eso hemos de cumplir con nuestras obligaciones y en vez de regular tanto como han de expresarse los ciudadanos regular más como debemos comportarnos nosotros y autocrearnos la obligación de contestar a las preguntas e interpelaciones de los ciudadanos fijando un plazo para ello, pasa por abrir la puerta del Ayuntamiento , o lo que es lo mismo, aumentar la participación de los ciudadanos en los asuntos municipales, que den su opinión, e incluso que participen en la toma de las decisiones en las que legalmente sea posible hacerlo.

Eso se llama democracia, Eso es el milagro que le permitió a usted nacer en el periodo más prospero en cuanto derechos y libertades de nuestra historia reciente. Democracia es eso que costo tanto conseguir a nuestros mayores y que algunos defendemos cada día incluso para que quienes no opinan como nosotros puedan hacerlo.
Eso, la democracia es ni más ni menos lo que le piden sus vecinos poder practicar en paz, libertad y sin temor a sanciones ni represiones.

Asi que Sr. Ortega, menos sanción y más acción.

 

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img