Inicio » Opinión

Indagaciones de Juan de Portoplano sobre el mentir

- 26 enero, 2018 – 19:32Sin comentarios

Jesús Millán Muñoz.- Aquella tarde, el de Portoplano, se introdujo en la taberna típica, degustó una infusión, y entre el calor y el primer dormir del sol, como siempre fue desgranando las hojas del periódico, cada noticia que leía, le venían recuerdos, ideas y preguntas. Ya estaba acostumbrado, siempre le surgían como de un árbol más hojas, más preguntas y más dudas que las afirmaciones que leía.
opinion
– Posiblemente pocas personas dicen mentiras enormes y grandes, salvo excepciones, pero si muchas, caen en las medio mentiras y en las medio verdades.

– Las mentiras se agrupan sobre un tema, sobre una persona, sobre un colectivo, y pueden ser un arma que se utiliza con fines de todo tipo.

– No infravalores el mal y la maldad de una mentira, porque puede tener consecuencias enormemente malas y negativas y perniciosas, sea contra una persona, sea contra un colectivo…

– Se percibe claramente el error o supuesto error de una persona, la injusticia o supuesta injusticia de esa persona, pero no se valora el bien o las docenas de justicias y verdades de ese individuo.

– Cuántos individuos se tienen que alejar de una entidad social o familiar o laboral, para no producir más mal, para crear un mal menor antes que un mal mayor, y encima, la persona con más bondad y más equidad y que más se ha sacrificado es tenida como peor. Cuántas veces sucede eso.

– Por envidia, avaricia, lujuria, ira-cólera, vanidad-soberbia y otros males se pueden decir mentiras y maledicencias e iniquidades contra otra persona.

– Cuando alguien dice una mentira sobre otra persona, y tú te callas, estás colaborando en la mentira y en el mal de otra persona.

– Una persona puede tener un error, incluso caer en un error grave, incluso en un pecado mortal, pero no quiere decir, que en todos los temas caiga en un error…

– Sé prudente en juzgar y sé prudente en creer y no creer, que tu bondad, no te haga caer en el mal y la maldad de los demás. Sé prudente, no tienes que hablar mal de nadie, pero ten cuidado que la maldad de otros te envuelva, las mentiras de otro te envuelvan y te causen graves males.

– Hay grados en la mentira, y consecuencias diferentes y diversas en la mentira.

– No puede admitirse la mentira, el error adrede, por fines políticos o para la toma de poder.

– Damos demasiadas noticias e informaciones adornadas de medias verdades, adornadas de medias mentiras, adornadas de medios errores.

– Casi siempre antes de una injusticia sobre una persona o un colectivo, existe una mentira o un conjunto de mentiras.

– La historia enseña que la mentira es uno de los frenos de la misma historia. Sin mentiras y sin mentir la historia-sociedad-humanidad iría más deprisa, habría más justicia y equidad, y menos sufrimiento-angustia.

– Si no puedes decir verdad, cállate.

– Al mentir, acabas, en mayor o menor grado, mintiéndote a ti mismo, porque no sabes totalmente qué parte es la verdad y qué parte es el error.

– Si nadie te obliga a decir una verdad, una verdad que sabes que va a perjudicar a alguien, con razón o sin ella, si no estás ante un Tribunal, o decir esa verdad te va a costar y tener un precio enorme sobre ti, si no te obliga a decir una verdad una razón imperiosa, cállate y silénciate. Si no decir esa verdad no perjudica a nadie ostensible y grandemente. No digas una mentira, pero quizás, según circunstancias y situación, lo mejor es callarte.

– Las frases y máximas generales, son difíciles, pero se pueden indicar, pero lo difícil es adaptar cada frase a los cientos de miles de situaciones posibles.

– Si una persona tiene un defecto o varios, no utilices la mentira para achacarle otros defectos y otros errores. O agrandar los defectos que tiene. Pero si tiene un defecto, no puedes decir que no lo tiene, o si es imperiosamente moral, negar que tiene ese defecto.

– Muchas veces, las maldades de los malos se arropan con la prudencia de los buenos.

– Una persona puede llevar el sambenito de una mentira, de una medio verdad, de una medio mentira durante años y décadas, y haber sido dicha esa medio verdad un condicionamiento en toda su existencia, un condicionamiento negativo y pernicioso…

– Al decir una mentira, sabiendo que es una mentira, un error diciendo que es verdad, la verdad, o la mayor verdad queda en entredicho, se valora la mentira y el error, y se desvalora y disminuye la verdad o el mayor grado de verdad.

– Mentir es una forma de hacer daño a otra persona.

– La enorme cuestión es cuando alguien debe decir una mentira para evitar un mal mucho mayor y más grande, cuándo y en qué circunstancias y en qué tema, tanto a ti o a otra persona.

– No mentirás, es una norma moral y religiosa, en todas las religiones, ciertamente, después según en qué temas y circunstancias y situaciones, es más grave o menos grave.

– Se sabe que la mentira es un mal, porque aunque alguien utiliza la mentira para tal o cual tema, sobre una persona o sobre otra, no le gusta que a ella misma le digan mentiras. El mentiroso no le gusta que le mientan.

– Las mentiras de los demás, a veces, somos conscientes de ella y del mal de ellas, pero las mentiras que nosotros causamos, sabemos que son mentiras, pero no somos conscientes del mal que pueden producir.

– Nos duelen las mentiras de los otros que van creciendo como bolas de nieve, menos nos duelen las mentiras nuestras que también van creciendo como bola de nieve.

– Nos tememos que hoy para el control social, se utiliza una parte de mentira no despreciable, hoy nos tememos que en el marketing de multitud de productos y servicios, también.

– Se puedes obligar a alguien a que diga la verdad, después de que haya dicho la mentira, no sabiendo claramente con qué fin.

– Antes las personas, creían que en su Juicio Particular tendrían que hacer frente al Tribunal de Dios, y tendrían que responder de las mentiras y de las consecuencias de las mentiras que habían dicho. No del error, del error pensando que era verdad, sino del error pensando y sabiendo que es una mentira.

– Demasiadas veces, la mentira y el engaño, por obtener un fin o un interés van unidos y van relacionados.

– Que alguien no te caiga bien, no quiere decir, que tengas que utilizar la mentira contra esa persona.

– Suele pasar que una persona dice una mentira y le ponemos la definición de mentiroso, y otra persona, dice diez o cien, pero a esa le toleramos más y mejor las mentiras.

– Todo el mundo lleva el peso sobre si misma de varias graves mentiras y varias graves verdades que han dicho sobre ellas.

El de Portoplano, después de una rato, de haberse leído varios periódicos, se levantó dejó el dinero de la consumición, y levantándose el cuerpo y la mente se fue marchando hacia el silencio de su hogar. El de Portoplano pensaba que es muy difícil meter una verdad en una frase, igual que es muy difícil meter un palacio en una botella.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.