La farmacéutica Ana Muñoz desentrañó causas y síntomas de la celiaquía en una nueva charla de la AECC de Almodóvar del Campo

La farmacéutica Ana Muñoz Aguilar ha sido la encargada de divulgar en Almodóvar del Campo la campaña ‘Celiaquía desde la farmacia, ¿comemos juntos?’, gracias a la organización de una charla desarrollada esta semana por parte de la Junta Local de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) y que tuvo un gran seguimiento.

“Intentamos llevar a la población en general un poquito de conocimiento sobre una enfermedad que no solamente afecta a los celiacos, sino a todos en general porque tenemos que intentar que la vida de esas personas sea un poquito menos dura en cuanto a que se encuentran con muchas dificultades en su día a día, por el desconocimiento de lo que es el gluten y la enfermedad celíaca en general”.

Así justificaba Muñoz la necesidad de llevar a cabo esta acción promovida desde el Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha, COFCAM, en colaboración con la Consejería de Sanidad y que se viene llevando a cabo por toda la región, explicando las principales cuestiones de esta afección y recomendaciones diversas.

Descrita ya en el siglo II antes de Cristo, la celiaquía “es una enfermedad crónica, que es para siempre, también autoinmune porque está muy implicado el sistema inmunitario que reacciona contra nuestro propio organismo y que se desencadena por la ingestión de gluten, pero solamente entre las personas que tienen una predisposición genética”, señalaba esta licenciada en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid.

La cuestión a tener en cuenta es que, como añadió, hoy en día “hay un 75 por ciento de personas que son potencialmente celíacos, es decir, que tienen esa predisposición y que no lo saben, que todavía no están diagnosticados”, algo por lo que se llevan a cabo este tipo de campañas de información.

Y, además, la predisposición genética referida no supone que desde un inicio pueda haber ya síntomas. “Ése es el problema, que pueden surgir en cualquier momento y es verdad que la enfermedad en las edades tempranas, en los niños, es mucho más fácil de diagnosticar, porque tienen unos síntomas mucho más evidentes, son mucho más característicos y, en cambio, en un adulto podemos detectarlo por otras patologías que no tienen absolutamente nada que ver”, enfatizaba esta profesional.

Es el caso de la osteoporosis o la osteopenia, por ejemplo, en las que “debido a la mala absorción de determinados nutrientes, por la inflamación del intestino, nos puede hacer aparecer un diagnóstico de celiaquía en una edad adulta”, aunque la concreción de la misma tampoco es fácil de realizar y ni siquiera es cuestión de analíticas normales.

“Hay pruebas de sangre, pero no son determinantes. Lo único que sí lo es, es una biopsia intestinal, tomando una muestrecita de tejido para ver la lesión que puede presentar”, aludiendo la ponente también a los marcadores y análisis genéticos.

Ana Muñoz recuerda que, a pesar de ser evidente a lo largo de tantos siglos la existencia de esta afección, a la que ya un médico griego hizo referencia al hablar de “coilíacos’ y lo asoció precisamente a las malas digestiones, pero no se empezó a investigar hasta el siglo XX y llevamos unos años hablando de ello y se está viendo que afecta a mucha más gente de la que hemos creído”.

En el caso de los niños es la mala absorción de los nutrientes lo que deja más a las claras una posible presencia de celiaquía. Vómitos, diarreas, estreñimiento, retraso del crecimiento o baja estatura asó lo pueden indicar, además de cambios de humor, “porque evidentemente niños que no tiene hambre nunca, porque todo lo que come les sienta fatal y además lo echan porque les duele la tripita cuando comen, lo que tienen es muy mal humor”.

En todo caso, Muñoz Aguilar llama a la cautela porque hay que diferenciar también la celiaquía infantil “de otros diagnósticos y de otras patologías que tienen unos síntomas similares, como intolerancias a la lactosa, alergias a las proteínas de la leche de vaca, pero normalmente eso está muy controlado en los centros sanitarios con las pruebas que se allí se llevan a cabo”. Una charla que fue, en definitiva, la mar de esclarecedora porque, como apuntaba la presidenta de la AECC almodovareña, Paloma Ramírez, “todo lo que es información bienvenida sea” y más en el caso de la celiaquía motivada por el daño que el gluten, la proteína presente en el trigo, puede causar en el intestino delgado.

Relacionados

Euromillones

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img