Inicio » Periferia Sentimental

Marzo, crucial

- 25 febrero, 2021 – 08:177 Comentarios

Eso sostenía el presidente regional García Page, el pasado día 19, a propósito de la reunión del comité de seguimiento del Plan Modernizador 2025. Donde se daban cuenta de un cúmulo de previsiones y firmas de convenios varios, en el emprendimiento de las finalidades previstas en los objetivos del mencionado Plan Modernizador 2025.

En ese mes crucial –de crucero, de encrucijada o de crucifijo, vaya uste a saber–

García-Page “anunciaba que el mes que viene tendrá lugar la presentación oficial del proyecto de remodelación del hospital del Carmen, que acogerá el futuro centro administrativo de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, y la firma del convenio para la ejecución del tramo sur de la Ronda”.

Y esta es parte de la cuestión que viene moviéndose en redes sociales, al menos, desde septiembre de 2019. El traslado de todas las dependencias administrativas de la Junta de Comunidades a la Ronda del Carmen –antiguo Hospital Provincial– comportará el consiguiente vaciamiento de las actuales dependencias actualmente ocupadas. Y consecuentemente, el abandono de los edificios, que se sumaran a los actualmente en entredicho; sin haber se establecido un posible uso o destino de estos. Y ya sabemos a dónde conducen los vaciamiento de uso.

Los promotores del debate en contra de ese traslado señalan ya los problemas de decadencia comercial del centro ciudadano, para añadirle ahora, la decadencia de funciones administrativas. En un gesto que contradice las actuales inversiones en peatonalizar el centro y hacerlo accesible, cuando se está trazando la rúbrica de cierto vacío funcional y económico.

Podrá objetarse que todo ello –todas esas decisiones y todas esas trasformaciones propuestas– estaba contenidas en el repetido Plan Modernizador 2025, por lo que no debería de haber sorpresas en la ciudadanía. Lo que no queda claro es el valor normativo del Plan Modernizador 2025, en la medida en que este recogía un conjunto de decisiones inversoras de un acuerdo interadministrativo. De eso escribí en 2018, cuando nació a la luz el Plan Modernizador 2025. “Visto desde hoy la historia de planificación local, cuenta ya con un importante recorrido histórico constatable. Otra cuestión que considerar será la presunta eficacia de tales instrumentos de ordenación urbana y su grado de cumplimiento y eficacia final Algún día habrá que hacer ese balance histórico del Planeamiento urbano local y provincial, por no hablar de otras instancias superiores que viajan desde los Planes Provinciales de Servicios Técnicos de los años sesenta y setenta, a Normas Subsidiarias Provinciales (1980), pasando a los Planes Provinciales de Cooperación Municipal de la misma década; hasta los más recientes Planes Territoriales y del Medio Físico, producidos ya al amparo de la pretensiones de las diferentes legislaciones autonómicas, de la mano de las variadas LOTAU que han existido.

Sólo en el caso de Ciudad Real capital hemos contado con hasta seis instrumentos planificadores, desde el temprano PGOU de 1963 al PPCR de 1968, desde el PGOU de 1976 (adaptación a la nueva Ley del Suelo de 1975), hasta su revisiones y modificaciones de 1987 y 1997. Incluyendo el no nato, pero si iniciado y redactado el Avance, POM de 2010, recientemente decapitado. Junto a ellos, habría que citar el Plan estratégico 2005-2015 o la iniciativa EDUSI 2017-2022. Para completar el bucle melancólico de las Planificaciones Prometidas, el pasado día 26 asistimos al nacimiento de otra realidad nueva, denominada sutilmente Plan Modernizador 2025. Plan que ni es un Plan Urbanístico y Territorial, ni es un Plan Económico de las administraciones concertadas”.

Más aún proseguía ese recuento de torceduras cruciales: “Por ello algunos se preguntan ¿qué cosa será el paquete rojo con lazo y celofán, llamado Plan Modernizador Ciudad Real 2025? Aquí en estas páginas ya se han producido opiniones relevantes (Antonio Fernández Reymonde y Alberto Muñoz) que cuestionan desde la elaboración misma (¿por qué se externaliza la redacción del Plan y por qué se ha producido la adjudicación sin la publicidad requerida por la legislación de Contratos Públicos?; ¿por qué no se ha creado una Oficina Técnica del Plan, participada por funcionarios de las administraciones concertadas?) hasta el supuesto proceso de participación ciudadana. Incumpliendo, claramente, el doble mantra esgrimido por el gobierno municipal de Participación y Transparencia. Nadie de los aludidos y otros más de los comentaristas a sus textos, reconocen haber sido contactados. De igual forma que se ha hurtado el conocimiento del documento, hasta el momento mismo de su presentación en sociedad. Cuando bien cierto es, que toda la lógica formal de la tramitación de los documentos Planificadores públicos cuenta con ese tipo de garantías en el procedimiento aprobatorio. Se presentan el Avance del Plan, se somete a Información Pública, se atienden las reclamaciones relevantes, se procede a su Aprobación Administrativa y se anuncia en el DOCM y en el BOE. Aquí todo el procedimiento normal y usual se ha omitido. Y por ello, se elaboran secretamente unas directrices de algunos de los problemas (¡sólo algunos!) comunes y sabidos por todos, y se les dota de contenido económico, sin compromiso de gasto”.

Y de aquí la derivada consecuente. Si un Plan Modernizador, Urbanístico o de Obras Globales, no captura ni representa la idea de la ciudad necesaria –en sus transformaciones y en sus consolidaciones–; si se elabora de espalda a los diferentes colectivos ciudadanos y se confecciona con procedimientos técnicos poco transparentes; no estaremos en presencia de un verdadero Plan de la Comunidad, sino ante un Plan Personalista del gobernante de turno. La tentación de dejar huella del paso mortal por la tierra es un asunto común de todo el pasado de reyes, papas y gobernante diversos. Y así lo han afirmado múltiples obras y decisiones en la historia. Y por ello hablamos de la Roma de Julio II, del Madrid de Carlos III o del Paris de Hausmann. En otra escala menor –y escasamente comparable en lo formal y en lo cualitativo– cuando un Alcalde adopta decisiones controvertidas –que acabarán rebotando en el tiempo posterior– se dice con ironía, que está queriendo dejar su firma en piedra o en argumentos administrativos muy discutibles. Y así el Madrid de García Lomas, la Barcelona de Porcioles o el Ciudad Real de Martínez Gutiérrez.

No sé si el resultado formal final de la ciudad derivada del Plan Modernizador 2025, será la Ciudad de Zamora y Page o será otra cosa. Lo que sí parece cierto es la repetición de la secuencia, Hubo ya imágenes que hablaban de la Ciudad de Lorenzo Selas, de la Ciudad de Gil Ortega y de la Ciudad de Rosa Romero. Por ahora sólo sabemos que Marzo será un mes crucial, de igual forma que Abril es el mes más cruel, según citaba Thomas S. Eliot.

Periferia sentimental
José Rivero

7 Comentarios »

  • Carmen Cor dice:

    Aplausos Sr. Rivero por su artículo: Una vez más ha puesto «el dedo en la llaga»

    …»Y de aquí la derivada consecuente. Si un Plan Modernizador, Urbanístico o de Obras Globales, no captura ni representa la idea de la ciudad necesaria –en sus transformaciones y en sus consolidaciones–; si se elabora de espalda a los diferentes colectivos ciudadanos y se confecciona con procedimientos técnicos poco transparentes; no estaremos en presencia de un verdadero Plan de la Comunidad, sino ante un Plan Personalista del gobernante de turno…»

  • Calatravo dice:

    Aguas Mil, o Revoluçao. Veremos¡¡

  • Charles dice:

    Bueno, ya sabemos que el año suele empezar cargado de retos, cuando no de obstáculos….

  • Alvar Aalto dice:

    De acuerdo con el Señor Rivero.
    La segunda sí es una infraestructura necesaria. Pero el resto adolecen de una planificación urbanística y abandonarán inmuebles, condenados al ostracismo, como Sanidad en la calle Postas, el edificio de llamado de los Ministerios, la antigua Cámara de la Vivienda y otros inmuebles administrativos con valor arquitectónico del centro.
    Y es un plan modernizador que olvida actuaciones vertebradoras y, si se me apura, más necesarias como:
    – Pasarela con Miguelturra
    – Entorno de los Silos
    – Segundo acceso al Hospital y urbanizacíon de la calle Fernando Alonso de Coca.

    Macrointervenciones urbanísticas frente a realismo y conservación patrimonial.

  • Juan dice:

    Y el tema del aparcamiento lo tienen previsto cuando haya que ir allí?

    Las mañanas por el centro dejarán de estar tan concurridas

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.