Las letras

Manuel Valero.- Bien. Ya están las letras con el nombre de la ciudad de Puertollano frente a la puerta del Mercado en una zona estratégica desde la que se divisa el maravilloso Paseo del que gozamos y desde donde se puede observar la entrañable Casa de Baños y nuestro corazón puertollanero, la Fuente Agria, a través del mismo corazón de la palabra.

Apenas se ha inaugurado y ya arden las redes. Era previsible. Pero si uno se detiene a leerlas descubre una cosa sin demasiado esfuerzo: tras la opinión sobre la estética se esconde la animadversión política. La opinión política está condicionada por el ideario partidista y sus simpatías; la opinión estética es mucho más resbaladiza, movediza y difícil de enmarcar en un canon: sobre gustos no hay nada escrito.

Así que mi opinión al respecto es meramente estética a sabiendas que lo que a uno no le agrada del todo a otro u otra le puede parecer la quintaesencia de la última maravilla. Pues bien: el logo, proyectado sin duda con la mejor intención por nuestros ediles, no impacta y le deja a uno como a la mitad. Tampoco es que sea un adefesio que destroce la estética urbana del lugar. La hace diferente, novedosa pero no hace añicos lo que había: nada.

Pero creo que los creadores podrían haberse esmerado un poco más, de hecho las letras son idénticas, excepto el color que sí impacta, a las que aparecen como timbre en las hojas de la bucrocracia del consistorio y en sus suportes digitales. Desconozco si ha habido varias propuestas artísticas donde elegir o si no hubiera estado de más someterlo a escrutinio popular en una exposición como se hizo con el proyecto de remodelación de El Bosque, que remata por el Norte el verdadero bosque está en el Sur y en pleno corazón de Puertollano, como nuestro envidiable Central Park.

Quizá con ese procedimiento tampoco se hubiera dado con el logo arrebatador que nos encandilara a todos y ni siquiera la elección por parte de la comisión primigenia fuera garantía de dar el clavo. Porque, ya digo, para gustos colores. En ningún caso, así lo hubiera diseñado un Dalí resucitado, hubiera disuadido de los enemigos acérrimos de la permanencia del PSOE en la gobernación local de lanzar sus diatribas y buscando recovecos para denigrar el resultado. O tal vez sin buscarlos: por la vía rápida de la mala educación.

A lo que voy. Se podría haber hecho mejor, más impactante, y recio, con menos romanticismo amoroso o tratado éste con menos dosis naiff como ha quedado materializado en el resultado final. Las letras que están para leerlas más que para verlas, se leen muy bien pero estéticamente lo dejan a uno con apenas una cucharada de flan cuando esperaba comer el flan entero. Es una opinión personal. Estoy seguro que habrá muchos paisanos y paisanas a los que le guste y completamente seguro que, sea como sea el logo desde el poliédrico punto de vista de la estética, la zona es hoy más singular que antes donde no había nada, salvo la gran perspectiva de nuestra selva urbana.

Sin embargo, recuerdo que con el Monumento al Minero pasó algo parecido. Al principio a la gente no le gustó, se le llegó a bautizar como mazinger y pocas eran las opiniones, salvo la de los diletantes, militantes y vanguardistas, que elogiaban la estatua gigante del vigía que se alza altivo desde el cerro de la Virgen. Luego se asumió como referente y posiblemente sea hoy uno de los emblemas más fotografiados de la ciudad y la más fidedigna seña de nuestra identidad.

Con las letras pasará lo mismo. La gente se acostumbrará -repito, el logo podía ser manifiestamente mejorable pero no es un adefesio-,se sentará bajo las letras y serán una de las puertas de entrada al vergel  que disfrutamos como pocas ciudades en España. Las opiniones desafectas desde la aversión política son una cosa; las estéticas, otras, pero puestos a elegir tal vez hubiera sido mejor visualizar varias propuestas. La actitud positiva es siempre más saludable.

Yo, por mi parte, a la primera oportunidad que tenga me voy a retratar junto a una panda de viejos amigos, ante las letras que se dejan leer muy bien y conforman el nombre de mi pueblo. Aunque no me gusten. O me gusten poco.  Para gustos colores y para opiniones políticas, elecciones.    

Relacionados

Euromillones

13 COMENTARIOS

  1. Camarada Valero, cuando uno expresa una opinión sobre algo y empieza acusando de fascistas a los que critican algo que hace nuestra alcaldesa, lo que tiene que hacer luego es ensalzar la obra y dar una opinión positiva.

    Por qué si luego lees la opinión y esta califica la obra como ni fu ni fa, flan del que te comes solo una cucharada, tipo de letra sin gracia y demás lindezas …. pues lo que da a entender es que tú también eres un fascista.

    Esto es como en tiempos de Roma.

    O estás con Roma o estás contra Roma. No hay peros ni medias tintas.

    Pues aquí bien sabes que es igual.

  2. Lleva usted toda la razón, señor Valero. Con el Minero fue lo mismo que con las letras, que estan bonitas y pone muy claro lo que pone. Hay gente que no sabe leer o el odio no la deja de leer

  3. Está muy claro, para gustos colores, a quienno le guste que lo mire, incluido usted, señor Valero. Ah y enterarnos ya, el Ayuntamiento no ha puesto un leuro

  4. Veremos a ver la gente que se retrata delante las letras. A montones.ya han empezao. Y lo que ha dicho cortovista, a quien no le guste que lo mire.

  5. Sr. Valero, decir que las letras se leen bien es algo exagerado. La «O» central les cuesta trabajo leerla incluso a algunos de nuestros mayores.
    Porque es una O verdad?

    • Señor eldesiempre (cómo me gustaría que este foro fuera a cara descubierta y nombre auténtico), claro que se leen bien. Sobre todo desde la plataforma-placita donde está ubicada para fotos con la perspectiva de la Fuente Agria, la Casa de Baños y el Paseo de Fondo. El conductor lo que debe es ir pendiente de la conducción. Nuestros mayores son lo suficientemente inteligentes como para identificar el corazón central con la 0, cosa que a usted al parecer y según dice usted mismo, le cuesta trabajo asociar.
      En cuanto a lo de opinar aquí a cara descubierta y con identificación como he reivindicado ante el medio en varias ocasiones, posiblemente disminuirían sobremanera, no las opiniones contrarias, sino las tóxicas. Pero es la nueva sociología virtual: buen parapeto para quienes no se atreven a dar la cara.
      Gracias.

      • A cara descubierta debe ir usted que para eso escribe artículos y con eso cubre su cupo de vanidad.
        Los comentaristas que se han atrevido a dar la cara han sido señalados y amenazados en este medio por los mismos mafiosos de siempre. Si unos aprovechan el anonimato para señalar y amenazar obligan a los demás a utilizar el anonimato. De eso la culpa la tiene este medio, interesado más en el número de visitas que en estas menudencias que a usted sí le importan y a nadie más.

  6. Comentaristas, no. Otra cosa y usted lo sabe. Y quienes están detrás. En cuanto a la vanidad, creo que no tenemos el mismo concepto. Yo siempre lo digo, si quiere usted lo hablamos tomando un café. Encantadísimo.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img