Inicio » Opinión

¿Un puerto franco en el Aeropuerto de Ciudad Real?

- 23 junio, 2021 – 14:17Un comentario

Jesús Millán Muñoz.- Se indica que el museo del Louvre contiene quinientas mil obras de Arte, parece ser que el Puerto Franco de Ginebra, guarda un millón de obras de arte, además de otros objetos, como vinos, joyas, oro, etc. 

Puertos Francos 

Debo indicar, que me parece que la cifra de un millón en el Puerto de Ginebra me parece excesiva, por los metros cuadrados que dispone. Pero esta es la cifra que viene en Internet. 

Ginebra, Luxemburgo, Singapur, Mónaco, Delaware (Estados Unidos) entre otros disponen de puertos francos, dónde se guardan, entre otras entidades materiales, las mejores colecciones de arte del mundo. Según algunos mentideros y voceros, se indica, que se está planificando el mayor puerto franco de obras de Arte, entre otras realidades, en Beijing, China. No podemos olvidar, que según los datos que dispongo, en Suiza, existen diez puertos francos, y, 245 zonas francas. Por lo cual, aunque, debo ser sincero, no sé, lo que significa, exactamente el concepto de “zona franca”, pueden existir otras miles de obras de Arte, dispersas por el resto de puertos francos suizos. 

Se indica que en España existen quince “depósitos francos”. Como modesto articulista, nunca me gusta, dármelas de que conozco más de lo que conozco, porque es la manera más fácil de equivocar. Por tanto, indico de antemano, que no sé la diferencia exacta, tengo alguna idea, pero no sé, si existe diferencia entre “puerto franco, zona franca, depósito franco”. Entre otros estarían en Algeciras, Alicante, Bilbao, Puerto de Cartagena, Gijón, La Coruña, Aeropuerto-Madrid, Málaga, Palmas de Gran Canarias, Pasajes (Guipuzcoa), Puerto de Santander, Sevilla, Tarragona, Valencia, Villafría (Burgos). ¿Y, me pregunto, si el Aeropuerto de Ciudad Real, que es un gigante dormido, convendría hacerlo un puerto franco…? 

Causas de los Puertos Francos 

Quien me conoce, sabe que no soy dado a la polémica, simplemente expondremos una realidad, diríamos, entidad económica cultural, de nuestro mundo, quizás, desde hace siglos, (aunque oficialmente desde hace dos siglos) cierto en cada época, según las circunstancias. Posiblemente, haya cinco grandes razones, para esta realidad: la primera, es, según lo expertos de este tipo de mercado, la enorme cantidad de impuestos que hay que pagar, por la compra-venta de obras de arte, también, por las problemáticas de la salida de obras de arte, de los países. 

Segundo, por seguridad, Europa, un continente cultural y una península geográfica, ha sido enormemente convulsa. En Europa, no olvidemos desde el Neolítico, se han producido miles de guerras, en Europa, en el siglo veinte, dos grandes guerras mundiales, es decir, el que puede, busca un refugio para tiempos difíciles, y Ginebra, hasta el momento, permite ambas realidades. En épocas de conflictos mover obras de arte es difícil, por tamaño, dimensiones, permisos, etc. 

Tercero, el arte se ha convertido en una “moneda de cambio”, bastante segura, incluso en tiempos de crisis económicas, en tiempos de crisis sociopolíticas. Se cuenta, que un judío huyendo de la segunda guerra mundial, traía un Miró, y buscó comprador aquí en España, en su tránsito hacia América. Que lo encontrase o no, en la postguerra española, es una asignatura, que sería bonito conocer y reconocer. Y, saber, si ese Miró, le sirvió para migrar o emigrar, en definitiva, para salvar la vida. Es decir, entre los elementos esenciales económicos financieros, el arte es uno más, junto al oro o metales preciosos, el dinero, las mercancías, etc. 

Cuarto, parece ser que en algunos de esos puertos francos, entre otras funciones y finalidades, se pueden comprar y vender obras de Arte, dentro de esas instalaciones, por diversos propietarios, de tal modo, que se cambia de lugar, unos metros más allá, y ha cambiado de alguna manera, de país, y no hay que pagar impuestos, hasta que no salgan del puerto franco. Es decir, sigue estando bien custodiada y guardada y conservada. 

Quinto, los puertos francos permiten la enorme discreción o secretismo de los propietarios de esas obras, porque no es necesario utilizar el nombre real de una persona, puede ser una empresa, que puede ser real o fantasma, como se suele indicar, es decir, realizada para la pura transacción. 

Se dice que la isla griega de Delos, en el II a. C., fue la primera isla o puerto franco, dónde no se pagaban impuestos. 

Conclusión 

Se indica que estos puertos francos, disponen de los mayores museos discretos o secretos del mundo. Es decir, docenas de miles de obras, de los grandes artistas, especialmente, del arte contemporáneo, o de estos dos últimos siglos. 

Para terminar yo haría una gran y grave pregunta, ¿no acabo de entender, que un autor de estos dos siglos, que pueden tener catalogadas, mil pintura, dos mil dibujos, cuándo no, cinco mil pinturas, cinco mil dibujos, un autor de ahora, que puede tener el mismo valor y calidad, aunque con estilos distintos, de otro autor, de hace tres siglos o cinco siglos, una obra, de un autor de ahora, pueda tener un valor económico, de dos o tres o cinco veces, más que ese autor de hace tres o cuatro siglos…? 

¿Cuándo de ese artista plástico de hace tres o cinco siglos, solo se conservan, una décima parte de obra, que de otro del siglo veinte…? ¿No va esto, supuestamente, en contra de las grandes leyes de la economía, del mercado, de la oferta y la demanda, en similitud de calidades? ¿O, dicho de otro modo, tarde o temprano, se descubrirá que el rey está desnudo…

Un comentario »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.