Nunca Cataluña fue nación

Emilio Nieto López.- En la breve historia de  las naciones modernas nunca la región catalana fue nación ya que a lo sumo consiguió ser un condado dependiente del reino de Aragón y por ende de Castilla, a la unión de ambos reinos con los llamados reyes católicos Isabel y Fernando. Me avergüenzo como ciudadano y mucho más como profesor universitario cuando escucho en el Congreso de los Diputados hablar al Sr. Iglesias con total normalidad de la nación catalana y de los derechos que tiene de independencia por el mero hecho de ser nación.

Debería saber el representante de Podemos, por su carácter de profesor asociado de la universidad, que Cataluña nunca fue nación y que por lo tanto no tiene derecho de engañar a todos los españoles con tal de conseguir un puñado de votos y poner en grave peligro la unidad de España. Visto los votos conseguidos en la moción de censura contra Rajoy, podemos, sin lugar a dudas, decir y asegurar que los ochenta y seis diputados ( Podemos, Compromis, Bildu y ERC) tienen muy claro que para conseguir sus objetivos, deben romper la unidad de España y permitir la independencia de muchas regiones  que, desde hace más de quinientos años, forman nuestra querida nación.

Debería saber el Sr. Iglesias que  en política no vale todo y que los engaños a la ciudadanía, en definitiva al pueblo, se deberían pagar en las urnas; los problemas, por muy grandes que estos sean, no se resuelven con mentiras ni apostando por dar la razón al que no la tiene. Sabe muy bien el dirigente de Podemos, que la soberanía popular reside en el Congreso de los Diputados,  donde los diputados elegidos con los votos de los ciudadanos son los  únicos con capacidad de determinar y de decidir sobre la unidad de España de acuerdo con la Constitución Española. No es correcto la frase, ya manida, del derecho a decidir porque como bien sabe el Señor Iglesias no todos los pueblos del mundo tienen ese derecho a ser independientes porque sería ridículo que  un pueblecito catalán o una capital catalana tuviera ese derecho a decidir lo que quiere hacer con su pequeño territorio cuando éste  al mismo tiempo pertenece a la región catalana y a su vez a la verdadera nación española. No parece normal  que en ese derecho no pudiera decir nada la región o la nación a la que pertenece.

Este domingo el partido socialista, en el congreso  celebrado en Madrid, ha vuelto a caer en la trampa de los independentistas catalanes y mucho más en las tesis de su peor enemigo que lo es el partido  de Podemos porque ha quedado refrendado en sus principios políticos que España es una nación de naciones, esta afirmación es una grave mentira porque nunca Murcia ha sido Nación, nunca La Rioja ha sido Nación, nunca Cataluña ha sido una verdadera autonomía histórica y mucho menos Nación. Creo que Pedro Sánchez, guiado, una vez más, por su animadversión a Rajoy, ha vuelto a caer en el NO de antaño y se quiere meter en un verdadero lío social, político, económico y legal y todo esto, más pronto que tarde se le volverá en contra aunque consiga un nuevo Frente Popular muy efímero y sin ningún fundamento ligado a la realidad de España. No debemos olvidar que el Frente Popular condonó la pena de 30 años de cárcel que le impuso el presidente de la República al presidente de la Generalitat por declararse independiente.

Debe saber el Sr. Sánchez que la historia de la independencia de Cataluña comenzó en 1641 cuando reinaba en España Felipe IV y un loco nacionalista el eclesiástico Pau Claris, presidente de la Generalitat proclama unilateralmente la república catalana el 17 de enero de 1641 pero  seis días después rectifica y decide proclamar al rey Luis XIII como conde de Barcelona y le entrega los territorios catalanes (españoles) del Rosellón, el Confent, el Vallespir y una parte de Cerdeña. Estos territorios se perdieron para España por la  Paz de los Pirineos. Triste desenlace de la revuelta  que estalló el siete de junio de 1640 y se la conoce como Corpus de Sangre.

Pero si esta declaración de independencia duró seis días la segunda duró solamente dos.  Un grupo de políticos dirigidos por José García Viñas y el francés Paul Brousse el 5 de marzo de 1873, apoyados por 16.000 voluntarios proclamaron en el ayuntamiento de Barcelona el Estado Catalán Federado a la República Española, ya que después de intensas  y fracasadas negociaciones, se abolió el ejército catalán, se dimitió al presidente catalán Estanislao Figueras y se nombró a Francisco Pi i Margall.

Habían pasado 60 años desde la última declaración unilateral de independencia de Cataluña cuando en 1933, concretamente el 14 de abril, día en el que se proclamó la  segunda república, Francesc Macía, que había fundado en 1922 el primer partido independentista con el nombre de Estat Catalá, decretó la formación de la República Federada Catalana dentro de la República Española. Después de intensas negociaciones se llegó al acuerdo  con el gobierno central de paralizar la proclamación y conceder que el Consejo de Barcelona actuase como gobierno de la Generalitat.

Pero  el 6 de octubre de 1934, aprovechando el estallido de la revolución de Asturias y un día antes de la  proclamación del estado de guerra por parte del presidente de la República Española, Alejandro Lerroux, el presidente de la Genearlitat Catalana el Sr. Campanys proclamó el Estado Catalán de la República Federal Española. Rápidamente el General Batet fue designado para poner orden  en Cataluña declarando el estado de guerra y después de graves enfrentamientos (murieron 46 personas) el siete del mismo mes  se detuvo al presidente Campanys, a todo su gobierno y a algunos diputados. El hecho llevó consigo la clausura del parlamento catalán, la suspensión del  estatuto  llamado de NURIA y se condenó a Campanys a 30 años de cárcel. Después el 15 de octubre de 1940 el gobierno de Franco mandó fusilar a Campanys en el Castillo de Montjuic.

Estos hechos los deberían conocer muy bien los presidentes del PSOE y de Podemos para no volver a cometer los mismo errores   y no permitir que todos los españoles  nos veamos envueltos en estos gravísimos problemas que atentaron contra la unidad de España  De ninguna manera podemos permitir que Cataluña adquieran la independencia por el medio que fuere. No debemos consentir que, bajo una gran mentira, se formalice una estructura que solamente quiere romper la unidad de España por el mero hecho de que ellos son más ricos y nosotros más pobres.

El principio de solidaridad entre las regiones que componen España es y debe ser el elemento fundamental para que todos unidos podamos seguir trabajando en pros de la diferenciación  pero al mismo tiempo de la igualdad ante la ley de todos los que componemos esta gran nación, la más antigua de Europa. Debe el diálogo bajo el imperio de la ley ser el quicio sobre el que debe girar todo este problema, que como hemos podido comprobar, ya viene de lejos y que ahora debería quedar zanjado para siempre. La argumentación de que Cataluña es una nación no es verdad y sobre una mentira de ninguna manera se puede construir  nada y mucho menos dar un golpe de estado como quiere hacerlo el presidente de la Generalitat y su gobierno. Esperemos que las fuerzas democráticas con representación parlamentaria  tengan la altura de miras que la inmensa mayoría de los ciudadanos les exigimos en estos momentos en los que se quiere vulnerar el estado de derecho español.

Relacionados

16 COMENTARIOS

  1. Un artículo que hiere la sensibilidad del fachirrojerio ciudadrealeño. Acaba de poner de mala leche y encima el dia de Reyes a fachicom, can-ano, vetepohai, cromañun, bobocop y a pacor. El grupo de los cantineros de Cuba…

  2. Las auditorías de ‘Ernst&Young’ a la Agencia andaluza de Vivienda (AVRA) en la época del PSOE arrojaron resultados aberrantes. En resumen: de 29M€ que gestionaba al año solo 188.000€ iba finalmente para ayudas al ciudadano (el 0,65%). Lo demás a sueldos. Socialismo del bueno.

  3. Que Cataluña no haya sido nunca nación, no quiere decir que no hubieran otras que sí lo fueron, por ejemplo León, Castilla, Navarra y Aragón. El resto no lo han sido, pero cuando cuando se afirma que España es un conglomerado de naciones, el que lo dice no le falta razón. Otra cosa, es que el que lo lea, sea un inculto y esté pensando en Cataluña.

    Saludos

    • Incultura es confundir nación con reino, y condados con reinos o naciones. No existe una sola España, sino muchas, las Españas de la Península ibérica y las de Ultramar, así se citaba en la Constitución de 1812.

      CÁDIZ A 19 DE MARZO DE 1812
      Art. 1º. La Nación española es la reunión de todos los españoles de ambos hemisferios.

      Hay quienes no se sienten españoles.

      No es problema yo me siento Elon Musk pero lo cierto es que no lo soy.

      Es lo que hay, una sucesión de 1812 de constituciones donde los catalanes y vascos son como el resto de los españoles.

      • Sí, me he pasado en los de incultura, quería decir que muchas veces, yo incluido, cuando leemos hacemos interpretaciones que a lo mejor no están en la mente del que lo ha escrito. Pero Reino no es otra cosa que el territorio donde el jefe del estado es un Rey o Reina, y los que he nombrado tuvieron Rey y Reinas, en cambio, Nación es una comunidad de individuos de un territorio o territorios que están unidos por una historia común, usos comunes, lengua comunes, historia comunes, literatura, muestras artísticas comunes… con un sentido común de identidad propia. No tengo duda, España es una Nación que ha adoptado el sistema político de reino.

        Para nada hablo de condados u otros tipos de territorios

  4. ¿Se han dado cuenta que todos los presidentes europeos, asiáticos y americanos que han aflorado su instinto de tirano, son individuos conectados al Foro Económico Munidal?

  5. Susana Díaz tardó 10 años en sacarse la carrera de Derecho. Miquel Iceta fue expulsado de económicas tras 5 años suspendiendo primero. Serigne Mbayé apenas sabe leer y escribir… Si eliges a los peores para dirigir tu partido y tu país no te quejes luego porque todo va muy mal.

  6. Vivimos en un mundo en el que los políticos atacan nuestra libertad, los jueces no nos defienden y los medios nos mienten.

    Un mundo feliz.

  7. «Nietzsche, Schopenhauer y Spinoza no serían aceptados hoy. Lo políticamente correcto, con la magnitud que ha adquirido, hace inaceptable casi toda la filosofía occidental».

    Houellebecq

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img