​Ciudad Real, por la Corona

Eduardo Muñoz Martínez.- De acuerdo con las cifras que arroja la estadística, como fruto de los resultados de las encuestas que periódicamente se realizan, tenemos que admitir, parece ser, que nuestro país es, además del menos monárquico, el menos republicano.

A pesar de ello me atrevería a decir que nuestra ciudad, nuestra provincia, sin desmerecer a nadie, es eminentemente afectivo con la Corona, con los Reyes de España, con los actuales y con los anteriores, don Juan Carlos y doña Sofía, por ser las dos generaciones que todos conocemos, y Dios quiera qué por muchos años, aunque sin olvidar que, a lo largo de la historia, de los siglos, han sido varios, ellos y ellas, los y las monarcas que han pasado por estos lares. Permítanme la licencia de asegurar que Ciudad Real tiene "corazón monárquico".

Como asevera el conocido refrán, "el movimiento se demuestra andando" y, por ello, gracias a lo que aporta don Emilio Martín Aguirre en sus publicaciones, y a los archivos de nuestra prensa escrita, en este caso, me propongo hacer un breve resumen de las visitas que don Juan Carlos, doña Sofía, don Felipe y doña Leticia, tanto cómo Príncipes, -de España y de Asturias-, o como Reyes, han girado a nuestra ciudad. No sé si tener la valentía de decir..., pero lo haré, que no solamente Ciudad Real quiere a la Corona, a sus representantes, sino que también ellos, y ellas, quieren a Ciudad Real, ya que en poco más de medio siglo, y pido perdón por si me falla la memoria, hemos contado con su presencia entre nosotros hasta en siete ocasiones.               

Para no extenderme demasiado, me limitaré a tomar algunas frases que manifiesten el calor humano con que en cada una de esas citas fueron recibidos. Hemos de retroceder hasta mediados del mes de diciembre de 1971, -por cuando el firmante cursaba estudios en nuestro seminario diocesano-, para recordar cuando vino por primera vez don Juan Carlos, en su calidad de Príncipe de España, siendo, además de recepcionado por autoridades nacionales, provinciales y locales, aclamado por quienes llenamos la Plaza, por entonces llamada del Generalísimo, siendo alcalde, en aquella época, don José Ruiz Loremte.               

Casu siete años después, en el mes de noviembre de 1978, y acompañado de doña Sofía, don Juan Carlos volvía a nuestra capital. Seguía presidiendo el Equipo Municipal de Gobierno un hombre campechano, "Pepe el Sastre", como en la ocasión anterior, y sus palabras fueron rubricadas con una gran ovación. Recuerdo que estuve en la Plaza Mayor con mi abuelo paterno. Posteriormente, con motivo del noveno centenario de la aparición de la Santísima Virgen del Prado, en 1988, doña Sofía presidió los actos conmemorativos en nuestro Parque de Gasset. Hubo una cuarta y última visita. Fue en octubre de 2005, y el motivo presidir el acto de apertura del curso 2005-2006, en el paraninfo de la Universidad de Castilla-La Mancha.                

Hasta en tres ocasiones ha visitado, igualmente, como Príncipe de Asturias, y como Rey de España, nuestra ciudad don Felipe VI. La primera de ellas se fecha en 1998, interesándose por los que entonces eran proyectos de futuro, entre otras cosas. Pasados siete años, en 2005, -en el mes de julio-, sus entonces Altezas Reales nos visitaron de nuevo con motivo del 750 aniversario de la fundación de Villarreal. Júbilo, vítores, ovaciones, entusiasmo, cariño..., rezumaban en quienes pudieron disfrutar de aquellos momentos, aparte del Presidente del Congreso, el Presidente del Gobierno Regional, el primer edil de la capital..., y tampoco le faltaron a la pareja regalos, piropos, adulaciones...               

Casi resuenan en nuestra Plaza Mayor, todavía, los aplausos a nuestro monarca, don Felipe VI, y es que el pasado martes, día diez de este mes de mayo, visitaba por última vez, hasta la fecha, nuestra "Ciudad de Reyes", -en palabras de nuestra alcaldesa-, para poner el colofón a los actos programados por nuestro consistorio, con motivo del 800 aniversario del nacimiento del fundador de Villarreal, don Alfonso X, "El Sabio", y los 600 años de la concesión de la Carta Puebla, por parte del rey don Juan II. Don Felipe, que también visitó FENAVIN, sintió el calor no solamente meteorológico, sino del pueblo ciudadrealeño, lo que le llevó a dar las gracias por la acogida de que fue objeto.               

Por último, y además de dejar claro, creo, que Ciudad Real está por la Corona, decir que, antes de marcharse, don Felipe destacó el gran cambio que ha notado en la ciudad, a mejor, con lo que se llevó la mejor impresión de la misma. Aquí hay que hacer referencia, obviamente, a nuestro actual Equipo Municipal de Gobierno.

Relacionados

1 COMENTARIO

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img