Inicio » Periferia Sentimental

Legislaturas

- 6 mayo, 2013 – 12:002 Comentarios

José RiveroEs tal la tendencia tan descomunal del Derecho español, a producir normas sin ton ni son, que ya ha producido repetidas críticas que han llevado a señalar la hipernormación y la hipertrofia como una rara metáfora o metástasis, de dudosos efectos. Más aún, a considerarla como un caso de patología jurídica, que tiene sus propias secuelas sociales.

Es tal la barahúnda del cuerpo legal, reglamentario y ordenancista de cualquier procedencia y sede que gozamos en España, que esa hipernormación refleja la tendencia de todo gobernante, del color que fuera, a dejar la huella de su paso por el poder, en forma de Ley Corcuera, o  Ley Sinde; Reglamento Rosón, o Decreto Chacón; Plan de apoyo al cine Wert, o Plan E de inversiones de Rodríguez Zapatero; Ley Aznar, Decreto Más o Directiva Almunia. Tendencia pues de todo gobernante, del color que fuera, a convertirse en legislador perenne, cual emperador romano de larga memoria de piedra. Aunque aquí y ahora se cambie la piedra por la norma.

La otra consecuencia, igualmente llamativa, que deriva de esa insoportable pesadez de lo normativo y de su enfático crecimiento y extensión, tiene que ver con la tendencia creciente de considerar legisladores a cualquier miembro de un colectivo arracimado y plural, alrededor de insignias, instituciones, organismos y advocaciones diversas.

Y por ello, al mandato de Concejales municipales, Diputados miembros de Diputaciones y  Cabildos Insulares, Federaciones de Asociaciones de Vecinos, Colegios Profesionales, Corporaciones Empresariales y Gremiales, y hasta Asociaciones Recreativas y Deportivas, le llaman con énfasis impropio ‘Legislatura’. Confundiendo el plazo de tiempo que dura su elección y mandato en esos colectivos, con una peculiares tareas reservadas al llamado Poder Legislativo. Asentado, exclusivamente en el Parlamento español y en las Asambleas Autonómicas. Confusión que viene, en parte, dictada por esa hipernormación concluyente. Es tal la densidad de piezas legales, reglamentarias, disposiciones de cuño diverso, ordenanzas municipales y decreto complejos, que pueblan los Boletines y Gacetas Oficiales, que la creencia común y creciente, es la de pensar y creer que de todo órgano colectivo  emana un poder legislador. Y por ende, su mandato, cómputo o duración es pura ‘Legislatura’.

Etiquetas: , ,

2 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.