La beatitud impuesta

La alcaldesa de Ciudad Real no pierde oportunidad de mostrar su devoción por los sacrosantos lugares de la capital y su admiración por las personas de rigurosa, parca y humilde vida monacal.

El matamoscasHoy mismo ha elevado a las carmelitas descalzas al paradigma de la austeridad, y las ha puesto como ejemplo... antes de anunciar que los presupuestos municipales para 2013 serán "difíciles". Habrá que resignarse, pues, a observar la habitual tournée conventual de la regidora mientras media Ciudad Real, descalza, lleva la sobria vida gris de una monja… y no por vocación, precisamente.

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img