Inicio » Contornos

La máquina de no hacer nada

- 15 noviembre, 2013 – 09:4610 Comentarios
Ángel Romera

En no poco, España es una Italia, y empieza a serlo en casi todo. Ambos países atravesamos por largas etapas fascistas y posfascistas, y tenemos el imbroglio o embrollo como forma de gobierno institucionalizada desde hace muchísimo y sin evolución ni revolución posibles.

Todo es estar a medias en todo, una pura doctrina del shock. Una crisísima profundísima. Es como lamenta el salmo de Asaf: "y nadie entre nosotros sabía hasta cuándo". Nadie entre nosotros va a asumir la soberanía nacional en nombre del pueblo en la Puerta del Sol, nadie va a pegar cuatro tiros al aire ni va a establecer un gobierno provisional que convoque elecciones a Cortes constituyentes. Los tanques no van a venir a joder la marrana y, en todo caso, vendrán señoras gordas a tocar el arpa. Parecía que nuestro sistema operativo político tenía obsolescencia programada, pero, quia, nadie supo ni quiso pensar en otra cosa que en que gobiernen ellos, los alemanes, ya que nos gobiernan unos italianos de Génova aplastándonos los huevos de Colón, ay, y degradando la democracia, si hubo tal ente quimérico y quijotesco en vez de una peste borbónica de cleptocracias familiares en plan chorizo y robagallina. El gobierno de la apariencia sobre la esencia; un gobierno tan obnubilata como el propio Wert, que hasta para recortar se hace un lío y con tan poca inteligencia que, como en Sanidad, se corta lo sano y no lo corrupto. ¡Cuántos muertos habrá costado ya el navajazo sanitario! ¡Cuánta miseria la retraición de los políticos borbónicos o pepoístas, y toda su Re-Corte, nada artúrica, de caballeros mamandantes! El estado es un cascarón de papeles, una gallina huera de muñecas rusas, una máquina de no hacer nada que dificulta todo movimiento, toda esperanza, toda renovación con un misoneísmo fáctico que sobreviene como a Italia, pero con un poco menos de inercia, con solo ochenta años de corrupción generalizada. Porque en España hasta se anula, con las demás leyes, la ley de la gravedad. Nada es grave aquí, nada se castiga, ni siquiera con rigor. Y la falta de gravedad se nota ya en gran parte del país, que vive flotando en el limbo del paro como los dos astronautas de la película, no up in the air, aunque también, que hizo Clooney, en espera de la castaña que más pronto que tarde les van a dar. La culpa es de la Justicia, si es que la justicia puede ser culpable de algo, que suena terrible, como el mundo al revés, aunque sea verdad: nada podemos esperar de ella sino la paraplejia y la muerte por desgana y agotamiento. La esperanza se pudre en su tumba de Pandora y queda ya hecha un esqueleto; nadiecico la va a sacar de ahí, ni siquiera como zombi. No se han escrito leyes nuevas y seguimos con las viejas; la justicia sigue sin espada, no amputa los miembros con gangrena y todo el país se muere de septicemia, por falta de enfermeras y médicos también, despedidos en medio de basuras infectadas y sin recoger, incluida la basura que nos gobierna. Porque toda política y justicia posibles se hacen en realidad fuera de España, en Alemania o más lejos, sin la secuestrada soberanía nacional, en manos de chorizos y borbónicos. Más que europeizar España habría que helvetizarla o escandinavizarla, o salir corriendo, porque si los teutones hacen algo será alemaniaorientalizarnos. Hasta a los Erasmus nos los quieren devolver, si es que no es una diwertsión de wert. No, gracias; nos iremos a Rumanía, como Ovidio, a chuparle la sangre a Vlad el Empalador, un hombre justo que haría mucha falta aquí: en su feudo nadie se atrevía a robar, al menos sin esperar que le sacaran los ojos de la cara y le metieran un trinche por el culo. ¿Y cómo funciona la máquina de no hacer nada? Su función verdadera, aparte de impedir que se haga algo, que es lo primordial, es servir de escondite a los que realmente hacen lo que se puede hacer en España: robar limpiamente y como lavado con Perlán. Para poder obrar así hay que sacarse un título de medro que se da en el Pepoe o en cualquiera de las escuelas de mentir y temer que hay abiertas sobre el escenario del teatro España. Es el único trabajo bien retribuido que hay en el país, incluso dos o tres veces, en negro, en blanco, en cuadros, con regalos a parientes y sobrinos sobrecogedores. Alguna gente se resiste a ello, los educados a la antigua en creer hay diferencia entre el bien y el mal. Pero las reformas educativas van por otro lado y han dejado los libros de caballerías por el brutal realismo del sálvese quien tenga más balas y puntería: aquel que se salva sabe, los otros no saben nada. Es la dictadura perfecta: si no gobierna el uno, que gobierne el otro que es la otra cara de la misma moneda con que se paga el soborno de la soberanía popular; el mismo perro con distinto collar, lo mismo da que da lo mismo, tanto monta. Entrambos se enseñan nuevos métodos de robo en comandita con empresarios, banqueros, sindicalistas, putas y periodistas de hoja caduca, en comandita con cualquiera menos con el pueblo, siempre mentido, siempre engañado, siempre despreciado y nunca, nunca, nunca oído. Por supuesto, no todos entre ellos son corruptos; hay una casta de carapintadas de sonrisa idéntica que sirven la nueva mentira otoño invierno para que los auténticos ladrones puedan obrar a su sombra y a su antojo con la ilusión de que ya los pagarán después con un puesto en un consejo bancario y tal, prebendados que son en realidad prevendidos y prebandidos. Por lo general, esos personajes aparentes están colocados en puestos visibles casi importantes, mientras que los puestos resolutivos están tomados por la gentuza al servicio de la máquina de no hacer nada salvo robar. Por demás, hasta tenemos nuestra propia Padania, Catalania, y nuestro propio Umberto Bossi, Artur Massi o Messi, qué Más da. Y nuestra propia mafia, la Cosa Nostra de Castilla La Mancha, en realidad diecisiete garduñas a cual peor. Mucho ladrón para tan poco dinero; la menguante clase media está medio asfixiada. Ojalá entre el dinero de fuera lo antes posible; al menos conocen menos el guarreado paño que aquí se estila y así nos dejarán en paz a nosotros. Contornos Ángel Romera http://diariodelendriago.blogspot.com.es/
Etiquetas: , , ,

10 Comentarios »

  • Blisterr dice:

    Uffff, los pelos como escarpias. Menuda disección del panorama patrio. De nuevo he tenido que leerlo dos veces, porque tu texto es como esos «sabrosísimos» cocidos de sábado a fuego lento. Tanta intensidad me ha dejado abrumado el paladar político y tendré «paluegos» durante varios días.

    De verdad, Romera, que lo tuyo no es de periódico local digital. Lo tuyo ya es para Le Monde. Eusebio y Santos deben estar temblando con que aparezca algún oteador y te fiche para «Madrís».

    Me rindo a tu teclado, como lo hago con Rivero. Miel de la Alcarria entre tanta alfalfa para conejos.

    Por favor, sigue con estos contornos, que falta nos hacen estos revulsivos que nos dan una foto meridianamente exacta de lo que somos, de lo que nos hacen ser y de lo que no nos dejan ser.

    GRACIAS!

  • Fermin G. dice:

    España se parece a Italia en lo torpe, que no en lo inteligente.
    El eje Milán Roma no es aplicable al Barcelona Madrid.
    Y en los atascos, nosotros permanecemos encallados, los italianos lo disuelven a base de imaginación.

  • relaxing language dice:

    En la transición nos conformamos. Cambiamos el cromo de nuestros ideales por el capitalismo democrático. Ese sistema funcionaba en determinados países, bien es cierto que con subordinación al dinero, siempre al dinero y a un tipo de burocracia antes menos, ahora más tecnológica. De ese sistema no se sale. Como se dice ahora: Es lo que hay. Para más inri de los distintos virus asociados a ese mantra nos hemos contagiado del más nocivo, el de la corrupción. La mayoría de los que opinamos aquí hemos cambiado, somos de aquella época, pero ya nos da igual recapitular con nostalgia o refugiarnos en un nuevo tópico de moralidad más refinada. Lo único que nos queda es ver si los más jóvenes miran el mundo de forma que lo necesiten cambiar para poder respirar.

    • Blisterr dice:

      Has escrito una de las frases que más me llegan a sacar de quicio: Es lo que hay. Ese es el mantra que nos llevan vendiendo 30 años y que la mayoría ha instalado en su cerebro de forma machacona.

      Menos mal que la pastilla contra ese mantra nos la dan semanalmente genios como Romera o Rivero.

      • relaxing language dice:

        Pretendía indicar esa expresión con sentido crítico. Me producen grima expresiones como: es lo que hay, eso no toca ahora, donde hay patrón…..
        Quería decir que del qué felices somos de vivir sin Franco (luego sin Aznar) hemos pasado al estupor del cómo hemos llegado hasta aquí.
        Y algo de culpa tendremos. Aceptamos las reglas de la transición y nos dedicamos a fumar porros y vivir en un mundo imaginario donde el supuesto laicismo, libertad y tolerancia que había en la nueva sociedad, nos impidió fiscalizar a los gorrones (piensa que todavía hay bastantes espabilados de aquella hora subidos en el machito). Crearon una sociedad donde nos dejamos manipular, y cuando nos hemos dado cuenta el sueño ha mutado en pesadilla.
        Ahora practicamos muchos la indiferencia crítica, porque no nos reconocemos como protagonistas y nos llevan los demonios por el tiempo perdido. Ahí es donde introducía lo de «es lo que hay». Que podemos volver a tomar partido. Sí, pero ya no somos como el Stephen Dedalus del «Retrato del artista adolescente», porque en ese tiempo pasado hemos servido (aunque sea por pasiva) a aquello en lo que en el fondo no creíamos.

  • Jose Rivero dice:

    ! Madre Roma! , decia Giménez Caballero. Igual tenía razón.

  • Segis dice:

    Grande,Ángel. Todo en ti lo es.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.