Inicio » Relatos

7.25:

- 22 enero, 2018 – 07:00Un comentario

Luis Mario Sobrino Simal.- Después de unos minutos de desconcierto deambulando entre las calles aledañas a la gran fábrica, el HOMBRE llega a la GRAN MÁQUINA DEL TRABAJO, un complejo enorme de cemento y cristal situado a las afueras de la macro ciudad con una forma absolutamente indescriptible.el-progreso Entra en un gran hall donde desde el primer momento es controlado por cámaras de vigilancia. Se dirige a un mostrador con una máquina y tras hacer cola detrás de unos cuantos trabajadores introduce una ficha numerada con su nombre en clave, a continuación coloca su palma derecha sobre un scanner que hay sobre una plataforma en la pared. “Aceptado, puede entrar” dice una voz digitalizada. Unos segundos después pasa un nuevo y diferente control, esta vez el HOMBRE pasa por un detector scanner por si lleva algún objeto susceptible de ser utilizado como arma y después mira a un ojo óptico donde un láser la confirma la identidad rastreando sus ojos… Unos androides o humanoides, no sabe la diferencia… le indican sus siguientes pasos a seguir. ¡Todo muy “humano”!

Desde ese momento y hasta la hora de salir, fin de su jornada laboral, nuestro HOMBRE es FICHADO, VIDEOVIGILADO Y CONTROLADO hasta en sus más insignificantes e íntimos movimientos y esto significa exactamente lo que he dicho…

Se dirige a su departamento a través de unas grandes máquinas pasillos mecánicos. Llega a su taquilla, y comienza la nueva rutina diaria de quitarse el mono de calle para ponerse el mono de trabajo consistente en algo parecido al traje de un submarinista o astronauta… mientras se despereza del sueño que aún le invade, pegando unos estirones… En la sala, muchos compañeros de trabajo. Se saludan con pocas palabras: “Hola, ¿Qué tal?, ¡Buenos días…!”. Palabras huecas, vacías, frases de compromiso y sin más explicación que decir algo por pura cortesía o educación, a pesar de que estos detalles hace tiempo se perdieron en la sociedad…

dibujo-progresoAlgunos comentan anécdotas, otros sueltan improperios contra el trabajo, el sueldo o la jornada laboral e incluso contra el gobierno, eso sí con sumo cuidado porque hay expresiones prohibidas que no pueden pronunciarse so pena de ser castigados por la Ley Anti Opinión/Razonamiento.

La ciudad está gobernada por un partido ultra conservador. El condado por un grupo ultra central y el país por los ultra liberales. Los gobiernos progresistas hace décadas desaparecieron o son minoritarios por la desunión de los partidos que los sustentaban.

La prensa escrita subsiste a duras penas pues la era digital es un hecho. Son numerosas las redes sociales y cada vez hay más “hackers activistas” de diverso signo, lo que hace que la vigilancia y la represión/opresión sean cada vez más fuertes.

Nadie dice nada verdaderamente coherente. La apatía es la nota dominante en todos los trabajadores. Y al decir trabajadores merefiero a personas puesto que miles de ellos – hombres y mujeres – hace tiempo fueron sustituidos por robots que hacen sus mismas labores, pero sin humanidad… ¿Humanoides?¿Androides…?

Artículos relacionados

Un comentario »

  • Charles dice:

    Interesantes asuntos que describen una sociedad cada vez más deshumanizada e insensibilizada con los dramas y que, obviamente, serían temas para muchos y extensos comentarios.
    Es como si la sociedad se dirigiera hacia la conclusión de que nuestros sistemas políticos no necesitan más democracia, sino menos. Es decir, el anuncio de un fracaso garantizado.
    La verdad y la información exigen rigor. La falta de transparencia que acompaña las ayudas a los medios de comunicación, entraña el riesgo de un indetectable control político de la comunicación. Ahora, el futuro de la libertad de expresión está en juego.
    Por otro lado, creo que los ‘robots’ no sustituirán al hombre pero un elevado porcentaje de profesiones cambiarán radicalmente. Este es un tema recurrente desde la máquina de vapor hasta nuestros días. Lo que podemos constatar es que el proceso de automatización está llevando a las economías desarrolladas a presentar mayor desigualdad en la distribución de la renta. Por eso, es muy importante que los Gobiernos desarrollen políticas activas de empleo y beneficios fiscales para aquellas personas que quedan desplazadas por los cambios en los procesos productivos.
    Por último, dado que hoy en día no se trata de defender los intereses de un grupo o de una nación, sino de garantizar la protección de todos, hay mucho espacio para seguir defendiendo los objetivos principales de libertad, igualdad y solidaridad.
    La nueva derecha ya se encarga de defender las identidades y comunidades.
    El futuro de la socialdemocracia en España y en Europa tiene hoy sentido y deberá sustentarse sobre los cimientos de aquel edificio construido tras la Segunda Guerra Mundial.
    Es verdad que aún estamos a una distancia apreciable de los más adelantados pero no debemos renunciar a la idea de seguir avanzando social y económicamente…..

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.