Inicio » Historia e Historias de Ciudad Real

La Batalla de Alarcos, la Reconquista en La Mancha

- 16 julio, 2018 – 09:299 Comentarios

Durante la Baja Edad Media la zona de La Mancha, y en concreto la que hoy es hoy Provincia de Ciudad Real, se convierte en frontera entre la Andalucía musulmana y el Reino de Castilla.  Es en este contexto es en el que se produce la Batalla de Alarcos.

Por su situación en el centro del camino entre Toledo y Córdoba, el cerro de Alarcos, fortificado con un castillo, se convierte en una posición geoestratégica. Que será disputada por ambos bandos.

En el año 1147 el Rey de Castilla y León Alfonso VII toma la importante Fortaleza musulmana de Calatrava, en Carrión de Calatrava a unos 8 km de Ciudad Real, que era el centro más importante de la zona. Para defenderla, la encomienda a la Orden de los Templarios, que tras un tiempo la abandonan y es entonces cuando se crea la Orden Militar de Calatrava, que se encargara de repoblar y defender las tierras de La Mancha.

Tras las incursiones por La Mancha y Andalucía del Arzobispo de Toledo Martín López de Pisuerga y cómo contestación, el Califa Almohade Abú Yusuf YacubAlMansur (Yusuf II) contraataca y desde Sevilla vía Córdoba se encamina a Toledo, mientras tanto en Toledo el Rey de Castilla Alfonso VIII, prepara un ejército que marchará al sur a su encuentro.

Vista del Campo de Batalla desde el cerro de Alarcos donde estaría la caballería cristiana, en julio

Vista del Campo de Batalla desde el cerro de Alarcos donde estaría la caballería cristiana, en julio

Fue en mitad del camino, el 19 de julio de 1195, donde ambas fuerzas contendientes chocaron.

El ejército del Rey Alfonso VIII, estaba formado por mercenarios, los Caballeros de Toledo los Caballeros de las Ordenes Militares de Calatrava y Santiago así como por Caballeros de la Orden Militar de Evora en Portugal con sus Maestres a la Cabeza. Su número se estima en unos 10.000 a los que habría que añadir otros tantos peones y sirvientes (Sargentos, Escuderos, pajes) y el tren de la Impedimenta, con varios cientos de personas entre niños, cocineros, aposentadores y camareras.

El núcleo del ejército musulmán era su caballería ligera con arqueros

El núcleo del ejército cristiano era su caballería pesada con jinetes y caballos con armadura.

Además los Almohades incorporaban dos adelantos tácticos muy importantes: La Ballesta masivamente y la Milicia o Movilización General de todos los hombres disponibles, lo que les daba superioridad numérica frente a los ejércitos cristianos de la Península Ibérica, que estaban formados por Mercenarios y Militares profesionales tales cómo las Órdenes Militares y los Caballeros, pero que eran muy pocos en número en comparación.

Por parte de las tropas almohades, en vanguardia se hallaban la milicia de voluntarios Benimerines, Alárabes, Algazaces y ballesteros, que eran unidades básicas y muy maniobrables. Inmediatamente tras ellos estaban Abu Yahyaibn Abi Hafs (Abu Yahya) y los Henteta, la tropa de élite almohade. En los flancos, su caballería ligera equipada con arco y en la retaguardia el propio Al-Mansur con su guardia personal.

Ya’qub siguió los consejos del qā’id andalusí Abū ‘abd AllāhibnSanadí y dividió su numeroso ejército, dejando que el ğund andaluz (soldados de las provincias militarizadas) y los cuerpos de voluntarios del ğihād sufrieran la embestida del ejército cristiano y que más adelante, aprovechando la superioridad aplastante del ejército almohade, el agotamiento y bochorno del ejército cristiano, atacaría con las tropas de refresco que mantenía en reserva, la guardia negra y los almohades.

Zona donde se apostó el ejército de del Califa Yusuf Al-Mansur estaba formado por voluntarios andaluces, Benimerines y la nobleza Almohade. Su número se estima en unos 30.000

Zona donde se apostó el ejército de del Califa Yusuf Al-Mansur estaba formado por voluntarios andaluces, Benimerines y la nobleza Almohade. Su número se estima en unos 30.000

El califa le dio a su Visir, Abu Yahya Ibn Abi Hafs, el mando de la poderosa vanguardia: en la primera línea de los voluntarios Benimerín. A Abu Jalil Mahyuibn Abi Bakr, con un gran cuerpo de arqueros y las cabilas Zeneta; detrás de ellos, en la colina antes mencionada, Abu Yahya con el estandarte del Califa y su guardia personal, de las cabilas Henteta; a la izquierda los árabes a las órdenes de YarmunibnRiyah, y a la derecha, las fuerzas de Al-Andalus mandadas por el popular qā’idibn Sanadid. El propio Califa llevaba el mando de la retaguardia, que comprende las mejores fuerzas Almohades (las comandadas por Yabir Ibn Yusuf, Abdel Qawi, Tayliyun, Mohammed ibnMunqafad y Abu JazirYajluf al Awrabi) y la fuerte guardia negra de los esclavos. Se trataba de un gran ejército, cuyos efectivos el Rey Alfonso VIII había subestimado.

Vista del campo de batalla desde el lado cristiano, donde estaría la Caballería pesada cristiana

Vista del campo de batalla desde el lado cristiano, donde estaría la Caballería pesada cristiana

En la madrugada del día 19 y tras esperar 1 día los refuerzos de sus aliados, la impaciencia y la imprudencia de Alfonso VIII, hizo que ordenase el ataque sin esperar a los reyes de Aragón, Navarra y León, que le hubiesen dado con sus tropas la superioridad numérica y posiblemente la victoria. Así tras un día esperando acampados en el cerro bajo sol abrasador de julio, con  sus pesadas armaduras y cotas de malla; los Castellanos tenían sed, y la comida escaseaba, ante el riesgo de enfermedades y bajas por el calor y temiendo que los musulmanes se reagrupasen, pues había sido engañando por Al-Mansur y pensaba que estos eran pocos y mal armados, ya que Almansur había escondido en cuevas en los cerros cercanos la gran parte de sus tropas. Ante esto, ordenó el ataque.

Muralla de Alarcos desde fuera vista desde el este

Muralla de Alarcos desde fuera vista desde el este

Al principio la caballería Castellana al mando del Alférez Mayor de Castilla Don Diego López de Haro, cargó cerro abajo contra la infantería musulmana, que estaba en el llano, destrozándola y casi aniquilándola, causando grandes perdidas a los musulmanes, pero estos, tras un movimiento de sus Ballesteros y una salida desde sus escondites en cuevas en los cerros de alrededor de Alarcos, de fuerzas musulmanas con las que no habían contado los castellanos, iniciaron un violento contraataque.

Gráfico de la carga cristiana cerro abajo

Gráfico de la carga cristiana cerro abajo

Tras rodear la caballería ligera musulmana a la caballería pesada Cristiana, en una maniobra de tenaza, según las crónicas, por completa sorpresa, las flechas de los arqueros turcos a caballo, causaron grandes estragos en la caballería castellana, pues estos con sus caballos armadas y cogidos entre el cerro y el rio, no podían literalmente moverse ni maniobrar y fueron, “cazados” y asaeteados, hasta que unos pocos pudieron retroceder y llegar al castillo ya muy tarde para reagruparse y contraatacar, pues los musulmanes habían rodeado también el campamento desde el cercano cerro a la derecha del de Alarcos y amenazaban con rodearlos totalmente y no dejar escapatoria hacia Toledo.

Recreación de una guardia en la torre albarrana del castillo de Alarcos por parte del Grupo de Recreación Histórica de Ciudad Real “Alarcos

Recreación de una guardia en la torre albarrana del castillo de Alarcos por parte del Grupo de Recreación Histórica de Ciudad Real “Alarcos

La lucha se prolongó desde el mediodía hasta la tarde, en que los musulmanes lograron penetrar en el campamento castellano, hasta la tienda del rey castellano, que estuvo a punto de perecer en la contienda.

Torre y foso seco del castillo de Alarcos, lado este

Torre y foso seco del castillo de Alarcos, lado este

El Rey Alfonso VIII tuvo que huir al galope hacia el castillo de Malagón tomando el camino de Villadiego y al día siguiente partió hacia Toledo, dejando al mando al Alférez de Castilla, Don Diego López de Haro, que se refugió con 5.000 de sus tropas en el castillo de Alarcos, para salvarse, tuvo que entregar 12 Caballeros como rehenes a los Almohades en señal de que pagaría el cuantioso rescate fijado por Al-Mansur. Los caballeros prisioneros fueron a parar a las mazmorras del castillo de Calatrava, hoy Calatrava La Vieja, en Carrión de Calatrava a 30 km de Alarcos.

En la batalla fueron capturados 3.000 prisioneros que fueron liberados, tras pactar el rescate, además de permitir la retirada de las tropas castellanas.

Muralla de Alarcos vista desde el sur

Muralla de Alarcos vista desde el sur

Fue una gran derrota para los Castellanos, sufriendo muchos muertos por una mala estrategia de Alfonso VIII y la sabia encerrona de los Almohades.

Para los Calatravos su primera batalla fue una gran masacre, perecieron en combate cubriendo la retirada de su Rey gran número de sus Caballeros que desde ese día y en homenaje cambiaron su Cruz Negra por una Cruz Roja, por la sangre derramada, aunque esto no fue oficial en la uniformidad hasta principios del siglo XIV.

Recreación de los últimos momentos del Rey Alfonso VIII a cargo del grupo de Recreación Histórica de Ciudad Real “Alarcos” en 2017

Recreación de los últimos momentos del Rey Alfonso VIII a cargo del grupo de Recreación Histórica de Ciudad Real “Alarcos” en 2017

Entre los castellanos que murieron en la batalla se encontraban los Obispos de Ávila, Segovia y Sigüenza, Ordoño García de Roda, Pedro Ruiz de Guzmán y Rodrigo Sánchez; así como los Maestres tanto de la Orden de Santiago, Sancho Fernández de Lemus, como de la portuguesa Orden de Évora, Gonçalo Viegas. El Maestre de Calatrava Nuño Pérez de Quiñones, pudo escapar.

Portillo norte por donde quizás pudo escapar a Toledo el Rey Alfonso VIII

Portillo norte por donde quizás pudo escapar a Toledo el Rey Alfonso VIII

Las pérdidas también resultaron elevadas para los Almohades. No sólo el Visir, sino también el jefe de los Benimerín.

Algunos cadáveres de los cristianos y sus caballos fueron arrojados por los vencedores Almohades a una fosa común a los pies de la muralla.

Además, tras la derrota de Alarcos los enfurecidos musulmanes mataron a los habitantes de la cercana aldea del Pozo de Don Gil, hoy Ciudad Real, y asaltaron y mataron a los supervivientes Calatravos de la batalla que se habían refugiado en su Fortaleza de Calatrava, quedando esta en poder musulman.

Esta derrota retrasó la Reconquista y se vio vengada con la victoria de la Batalla de las Navas de Tolosa en el año 1212.

Como curiosidad, la Giralda, torre de la Catedral de Sevilla, entonces Mezquita, fue terminada con el dinero del rescate obtenido por el Califa Almohade Yusuf II en su victoria de Alarcos.

BIBLIOGRAFÍA:

-Crónica Latina de los Reyes de Castilla. 1984. Ed. Luis Charlo Brea.

– Alarcos, El Fiel de la Balanza. Francisco Ruíz Gómez. 1995.

-Los Orígenes de las Órdenes Militares y la Repoblación de los territorios de La Mancha (1150-1250). 2003

– La Evolución del Armamento Medieval en el Reino Castellano-Leonés y Al-Andalus (Siglos XII-XIV). Soler del Campo A. 1993

– Osprey Military. The Reconquista. 1988.

historia-e-historiasHistoria e Historias de Ciudad Real
Antonio José Martín de Consuegra Gómez

https://ciudadreal.wordpress.co
m

Etiquetas:

9 Comentarios »

  • Ramón dice:

    Muy buen artículo, y más aproximándose la fecha de la batalla hay que reivindicar la importancia que tuvo y que hizo que nuestra ciudad naciese de esa grave derrota y seguir investigando ese enorme yacimiento arqueológico que es Alarcos.

  • Charles dice:

    Es cierto que la Batalla de Alarcos representa una página de derrota en la historia de la Reconquista y supuso un grave retroceso y un profundo peligro para los reinos cristianos.
    Pero la labor de los historiadores no ha de ser solo alumbrar las páginas brillantes con el clarín de las victorias. La Historia exige ser estudiada en su totalidad.
    Interesante y oportuno artículo….

    • Ángel Manuel dice:

      Olé la coherencia del PSOE!!!

      Podrías explicar entonces por qué una comisión de verdad histórica del franquismo…no es sesgado estudiar el franquismo sin referirse a la República???

      Si es que tenéis la consistencia de un fideo cocido.

      Maldad toda.

      • Charles dice:

        Es necesaria la creación de una “Comisión de la Verdad” cuya función sería la recuperación y análisis de documentos históricos para explicar las violaciones de derechos humanos y las infracciones cometidas durante el franquismo y promover el reconocimiento de las responsabilidades de quienes participaron en la comisión de los crímenes. Precisamente, por esto……

        • Charles dice:

          Por cierto, la perfidia y el disimulo fueron dos características de Franco. Traicionó a la República tras masacrar obreros en octubre de 1934 al decir del anarquista Abad de Santillàn. Luego se incorporó tarde al golpe de 1936 por càlculo personal. Es lo que hay……

          • Ángel Manuel dice:

            Acaso un sicario del PSOE asesinó al líder de la oposición Calvo Sotelo.

            Tú Comisión de la Verdad es una cheka disfrazada.

            El Frente Popular cometió igualmente muchísimos crímenes.

            Y eso es algo que queréis ocultar a toda costa.

          • Ángel Manuel dice:

            Y te recuerdo que fue el PSOE el que dió el golpe de Estado del 34 frente al gobierno de la República. No asumió la pérdida de las elecciones en el 33.

            Lo que pasa es que fracasó.

          • Charles dice:

            Realmente hilarante. Ja, ja, ja….

          • Ángel Manuel dice:

            Rigurosamente histórico, ignorante.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.