Inicio » Desde el revés de la inopia

Trasvases de ayer y de hoy

- 22 noviembre, 2019 – 08:5927 Comentarios

Llega a mis manos un librito, editado en 1915, que leo con atención. Su autor, que se oculta tras el seudónimo de Claror, elabora y presenta al público una serie de reseñas biográficas, reunidas bajo el elocuente título de Oro y Escoria. Semblanzas breves pero íntegras, correspondientes a personas con alguna incidencia social durante aquellos lejanos años.

Una de las biografías, que figura en el primer cuaderno de la serie primera, me llama la atención. Se trata de la relativa a José Miranda González y no resisto la tentación de transcribir un párrafo: “Como republicano, de los mas radicales, obtuvo su primer acta de concejal y a los pocos años militaba en la extrema derecha del partido conservador, en el que ha reconocido, lo mismo que en el republicano y liberal, a todos sus prohombres como jefes. Ha sido republicano de todos los matices, liberal de todos los colores, anarquista, socialista, integrista, tradicionalista y para terminar con los ista, pancista, única idea a la que guarda fidelidad y consecuencia”.

1915

Además, se cuenta, que la víspera de unas elecciones, en época en que puede “mangonear”, reúne en su despacho a “cuatro acaudalados caballeros” y les dice que quien quiera ser diputado puede depositar en el cajón de su mesa 5.000 pesetas. Todos las depositan y los cuatro son elegidos. Esto es, dice el autor, “tener palabra… y poca vergüenza”.

Desde luego, no falta actualidad a biografías como la de don José. Eso de cambiar de casaca, como se decía entonces, está también hoy a la orden del día. Estamos, como siempre, en tiempo de trasvases políticos. Estamos, una vez mas, utilizando una palabra coloquial que todos entendemos, en temporada de “chaqueteros”. El fenómeno se muestra en todo su esplendor y el chaqueteo (Cambio interesado, y a veces repetido, de ideas o de partido, según la RAE) está de moda.

Fuente www.eldiestro.es (16.2.2019)

Un chaquetero importante, aparte de su calidad literaria, es José Martínez Ruiz, más conocido como Azorín. Al principio de su carrera literaria se muestra como escritor rebelde y revolucionario, en sintonía con el anarquismo. Luego entra en política y es diputado conservador por varios distritos. Después está cercano al dictador Primo de Rivera, luego es republicano y durante la guerra vive en París. En el franquismo alaba sin fin al principal “mártir” del Régimen, por supuesto también al dictador, y en compensación es elevado a la categoría de símbolo, de modelo de escritor, casi de mito literario.

El chaquetero, en las tres acepciones de la RAE (Que chaquetea, que cambia de bando o partido; adulador; y dicho de una persona: servil o rastrera), es toda una institución en la política española. Vaya por delante el derecho que tienen todas las personas a militar en el partido político que crean más conveniente. Hasta ahí de acuerdo y lo ampara la Constitución. Es preciso aclarar también que en muchas ocasiones se producen en los individuos evoluciones ideológicas, más o menos sorprendentes, que les hacen cambiar de partido.

2003

Se conocen militantes procedentes de aquella Fuerza Nueva de Blas Piñar, falangistas o antiguos simpatizantes de la extrema derecha, que recalan en formaciones como el Partido Popular e, incluso, el Partido Socialista. Todos sabemos de anteriores comunistas que militan en el Partido Socialista e, incluso, en el Partido Popular. También algún antiguo pepero ha llegado a partidos de la izquierda. Es posible asimismo ver hoy en el partido ultraderechista a antiguos militantes del PP.

Advertimos cosas sorprendentes en el terreno político y en su aspecto mas vistoso, o sea, en las diversas candidaturas. Se producen trasvases variados pues el chaquetero, no hay que olvidarlo, es acomodaticio, adaptable, arribista, camaleónico, cínico, interesado y oportunista. Lo mismo dice una cosa que dice otra y en política salta de cama en cama. No merece la pena recordar muchos nombres de los que, en el argot político y con cierta cursilería, se denominan tránsfugas. Pero parece inevitable citar algunos.

El viaje desde el comunismo hasta al ultraderechismo de Federico Jiménez Losantos o  Fernando Sánchez Dragó es un ejemplo muy conocido. Los transfugas Eduardo Tamayo Barrena y María Teresa Sáez Laguna son protagonistas principales del denominado tamallazo (2003), que propicia la elección de Esperanza Aguirre y Gil de Biedma como presidenta de la Comunidad de Madrid.

Los nombres de José Ramón Bauzá Díaz, Celestino Corbacho Chaves, Íñigo Errejón Galván, Joan Mesquida Ferrando o María Soraya Rodríguez Ramos están entre los últimos políticos que han practicado el chaqueteo. Lo de Rosa María Díez González pidiendo el voto para el Partido Popular es un clara muestra de transfuguismo político. Sólo hay que recordar que es militante del Partido Socialista Obrero Español hasta 2007, formación con la que llega a ser diputada foral de Vizcaya, parlamentaria del Parlamento Vasco, consejera del Gobierno Vasco (1991-1998) y europarlamentaria (1999-2007). Después es cofundadora del partido Unión Progreso y Democracia, del que es la figura más destacada desde su creación hasta julio de 2015.

Los protagonistas de los trasvases, hablan, y no paran, de lo insoportable de su situación anterior, de su afán por dignificar la vida política, de su gran fe democrática... ¿Buscan sólo el oro del que habla el ya citado Claror? Se desprenden de la escoria sus anteriores formaciones políticas? En algunas cosas hemos cambiado poco. Oro y escoria, chaqueteros, como en aquellos lejanos tiempos. Por cierto, ¿Cuántos de estos chaqueteros son fundamentalmente pancistas?

Isidro Sánchez
Desde el revés de la inopia

27 Comentarios »

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.