Siete alcaldesas

Hace dos semanas publico en micr.es el artículo “Alcaldesas”. Evoco en él la identificación de los restos de la primera alcaldesa española de la Segunda República, la mentira aparecida en Lanza (16.6.1970), en el sentido de que Piedrabuena tiene la primera alcaldesa en la provincia de Ciudad Real.

Fuente El Sol (5.2.1933)

También, la alcaldesa comunista de Alhambra, Blasa Jiménez Chaparro, y la de Albaladejo, la socialista Francisca Portugués Menor. Y termino con la frase siguiente: “En suma, la primera alcaldesa de la provincia de Ciudad Real no es María de las Maravillas Gómez Pallete, en 1970, como se miente en las páginas del diario Lanza. Ni Blasa Jiménez Chaparro, en 1938 y en Alhambra, como se afirma en elDiario.es. Según los datos conocidos hasta el momento, es Francisca Portugués Menor, primera autoridad de Albaladejo en 1933”.

            Lo de doña Paquita primera alcaldesa es una verdad a medias. Me explico. El comentario de un lector, que agradezco, me pone en la pista del interesante y reciente artículo de María Isabel Rodríguez Iglesias. Se titula “Alcaldesas y concejalas por designación en la provincia de Ciudad Real durante la Segunda República: Las Comisiones Gestoras de 1933”, publicado en el número 45 de Cuadernos de Estudios Manchegos (2020). Y en él su autora desvela que hasta nueve concejalas y siete alcaldesas fueron nombradas para formar parte de aquellas comisiones gestoras.

            Pero hay que ir por partes. Las elecciones municipales de 1931, que provocan la proclamación de la Segunda República, se celebran según la ley electoral de la monarquía (la denominada Ley Maura). En el artículo 29 se indica que cuando no se presenta más que una candidatura sus integrantes se convierten en ediles sin necesidad de llevar a cabo elecciones. Durante el año 1932 el gobierno republicano plantea la sustitución de concejales así elegidos, pues se considera, con razón, que en la mayoría de esos municipios la candidatura es monárquica.

            El 30 de diciembre de 1932 se aprueba la ley cuyo artículo primero expresa: “Dentro de los veinte días contados a partir de la publica­ción de esta Ley en la Gaceta de Madrid cesarán en el desempeño de sus cargos aquellos Concejales elegidos en virtud de la aplicación del artículo 29 de la ley Electoral” (Gaceta de Madrid, 6.1.1933). En la norma se contempla también la creación de comisiones gestoras municipales, que permanecen en vigor hasta la celebración de las nuevas elecciones en los ayuntamientos afectados.

            Pues bien, estas son las primeras alcaldesas a comienzos de 1933: Francisca Portugal Menor (Albaladejo), Emilia González de la Riva (Almedina), Natividad A. David Valiente (Ballesteros de Calatrava), Concepción Marín López (Caracuel), Carmen Hornero y Hornero (Fernán Caballero), Áurea Iluminada Rico García-Burgos (Poblete) y Margarita Dehesa Santos (Villahermosa). Casi todas son maestras. El Gobernador civil, que ocupa el puesto en 1932 y 1933, es Ramón Fernández Mato, periodista, escritor y político.

Fuente Estampa (11.2.1933)

            La revista gráfica Estampa (11-2-1933) dedica un reportaje a las alcaldesas españolas y en él hay una parte que con el título de “Alcaldesas manchegas” presenta a algunas de las protagonistas. Se comienza con esta frase: “En los pueblos manchegos, como en el resto de España, han florecido también alcaldesas. Una sonrisa femenina, juvenil en la mayoría de los casos, va a alegrar las sesiones de no pocos Ayuntamientos hasta las próximas elecciones municipales”.

            El periodista dice al gobernador civil de Ciudad Real, que en la provincia de Madrid también hay muchas alcaldesas y él contesta “Sí; pero ¿a que no tienen ustedes ninguna en plena luna de miel? Y es que, efectivamente, la alcaldesa de Fernancaballero, Carmen Hornero, al mismo tiempo maestra, lleva un mes casada con Enrique Duarte, maestro del pueblo.

            Otra alcaldesa, Aurea Rico, de Poblete, solo lleva año y medio en la localidad, aunque “conoce perfectamente sus necesidades. Sobre todo las de las amas de casa”. Y quiere abaratar los artículos de primera necesidad. Con ella, está de vocal “patrono” (concejala) Carmen Carrión, que tiene larga experiencia en las cosas del pueblo, “es de útil consejo y todo el mundo la escucha con cariño y con respeto”.

La alcaldesa de Poblete (Aurea Rico) con la vocal Carmen Carrión. Fuente Estampa (11.2.1933)

            Por último se entrevista a Manuela Iruretagoyena Olazábal, maestra nacional en Picón. Es propuesta como alcaldesa pero no acepta. Solo consiguen que ocupe un puesto de vocal en la Comisión gestora. Ella es de Tolosa, criada en San Sebastián, y dice que no conoce el pueblo. Además, encuentra a La Mancha muy diferente, tanto las costumbres o el paisaje como sus gentes.

            En fin, son años en los que la propaganda del diario católico y de la CEDA, El Pueblo Manchego, presenta la salvación de las almas por el voto a un gobierno con la bendición eclesiástica. Todo guiado por el “santo ideal” de Dios y Patria y contra los ismos (republicanismo, comunismo, socialismo o anarquismo), que atacan la dignidad de las personas y, por supuesto, la de las mujeres. Por otra parte, en sus páginas se lee con frecuencia la consideración que redactores y colaboradores tienen de ellas. Son como menores de edad, dependientes del hombre, desvalidas y necesitadas de dirección.

            La realidad republicana, que favorece un modelo de mujer moderna, no se encamina a la realización de esos deseos. Pero tras nuestra última guerra civil la dictadura se encarga de postergarla y a partir de 1939 España va para atrás, también en el reconocimiento de los derechos femeninos. Así, Pilar Primo de Rivera y su Sección Femenina marcan de forma decisiva el papel de la mujer para relegarla al hogar.

Isidro Sánchez
Desde el revés de la inopia

Relacionados

Euromillones

4 COMENTARIOS

  1. Desde luego Isidrín, Isidrete podemos concluir que comes gracias al franquismo.
    Dices que la decadencia comienza én 1939. Menos mal que los «enormes» avances traídos por la II república todavía dan de comer a tantos marqueses de Galapagar.

    El sectarismo que practicas no deja de ser otra forma de fascismo, con la diferencia que los Comités de Defensa rojos fueron más crueles y asesinos que la peor represión franquista.

  2. Gracias por la información.
    He escrito un libro sobre las pioneras de mi pueblo y esta información me es muy útil para otro próximo libro.

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Advertisement
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img