«Ansiedad, insomnio, miedo y desamparo», principales secuelas del coronavirus entre los profesionales de ámbito sanitario según una encuesta de CSI·F

Ansiedad, insomnio, miedo y desamparo son las principales secuelas y sentimientos que reconoce padecer el personal al servicio de la sanidad pública en una encuesta realizada por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) sobre 13.138 profesionales y que se da a conocer cuando se cumple un mes del fin del estado de alarma. Hasta un 68,5% de las personas encuestadas aseguran padecer alguno de estos síntomas, señala el sindicato en nota de prensa.

Con esta encuesta, realizada entre el 1 de junio y el 15 de julio en los centros de trabajo, así como a través de redes sociales, CSIF pretende poner el acento sobre las deficientes condiciones laborales que todavía padecen todos los colectivos que trabajan en la Sanidad, las insuficientes medidas de seguridad y la falta de compensación por el exceso de horario.

En este sentido, y por añadidura tras conocer los datos de la encuesta, el Sector de Sanidad de CSIF Castilla-La Mancha no está de acuerdo con la decisión del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) de dar por finalizada la crisis sanitaria de COVID-19 a fecha de 31 de julio y por tanto de poner fin a las medidas adoptadas en materia de incentivación de personal temporal.

Para CSIF, que desde el primer momento ha defendido la continuidad de los contratos COVID-19, esta medida supone una merma en la capacidad de respuesta sanitaria durante el periodo estival, tal y como quedaba establecido en el Plan de Perspectiva Contractual de cara al verano 2020. El Sescam ha incentivado poco al personal eventual durante la pandemia y nada al personal fijo.

CSIF recuerda que la bajada de ingresos hospitalarios asociados al SARS-CoV-2 no implica la mitigación de los efectos de la pandemia y subraya la necesidad de mantener a sus efectivos actuales, cancelar el cierre de camas habitual durante el periodo estival y reforzar plantillas con nuevas contrataciones para asegurar la cobertura al 100% de los periodos vacacionales y días libres, reactivar la actividad aplazada en consultas y actividades quirúrgicas y actuar ante posibles rebrotes.

También es crucial reforzar los servicios de Atención Primaria y la detección precoz de COVID-19, así como incrementar la plantilla de sanitarios de los servicios de prevención a fin de evitar el contagio entre los propios profesionales. CSIF Castilla-La Mancha recuerda que no podemos volver a cometer el mismo error de contar con profesionales contagiados asintomáticos. Esto podría evitarse con la realización de controles seriados de PCR en los servicios de atención a pacientes COVID-19, así como la implantación de un protocolo de seguimiento de profesionales donde se evalúe el desarrollo y valoración de secuelas causadas por el COVID-19.

A todo ello se suma la necesidad de mantener el circuito diferenciado en unidades de Urgencias de centros hospitalarios para pacientes con COVID-19 o con síntomas de padecerlo, ya que en algunos hospitales se está procediendo a su eliminación provocando un doble efecto pernicioso: el riesgo de contagio de coronavirus para usuarios que acuden por otras dolencias y patologías y la falta de seguridad para los propios profesionales.

ENCUESTA
Los principales problemas de seguridad que refieren las personas encuestadas son la ausencia de materiales y equipos de protección (71%), falta de mamparas y otras barreras (63,6%), incumplimiento del distanciamiento de 2 metros (58,5%), insuficiencia de medidas para asegurar aforos limitados (45,6%) o carencias en materia de limpieza y desinfección (43,9%). Un 18,2% asegura incluso que en su centro hay escasez de hidrogel.

Por otra parte, el 62,4% de los encuestados advierte que no han recibido compensación por el exceso de jornada realizado durante la crisis y el 21,1% no tiene aún claras sus vacaciones. Según indican, o bien desconocen todavía la planificación o bien se las han denegado total o parcialmente.

Además, CSIF pone el acento en que al menos una de cada diez personas (11,6%) asegura haber recibido presiones por parte de los cargos intermedios en su actividad laboral, aún estando trabajando con síntomas.

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img