Inicio » Descubriendo nuestro patrimonio provincial

El singular vulcanismo del Valle de Alcudia: La Alberquilla, el Alhorín y los Castillejos de La Bienvenida

- 12 diciembre, 2020 – 11:00Sin comentarios

Carlos Sanz.- El atractivo que los volcanes del Campo de Calatrava pueden suscitar para que nuestra provincia se convierta en un destino asociado al geoturismo, pasa porque el proceso de declaración de Geoparque cristalice favorablemente. Los más de 330 edificios volcánicos que englobaría se localizan principalmente en la región volcánica del Campo de Calatrava, aunque encontramos muestras de vulcanismo fuera de dicha unidad natural. Así, aparecen ejemplos en otras zonas geográficas como los montes de Toledo, la llanura manchega, el Valle de Alcudia y el sur de Sierra Morena.

Precisamente, en el Valle de Alcudia y sus sierras colindantes contamos con muestras singulares que se postulan como recursos patrimoniales naturales que otorgan mayor caché al Parque Natural Valle de Alcudia y Sierra Madrona. Una de las singularidades que presenta el vulcanismo provincial tiene que ver con los maares o lagunas hidromagmáticas. En el término municipal de Mestanza se encuentra la laguna volcánica de La Alberquilla, la única que aparece “colgada” en la parte alta de una sierra cuarcítica, lo que le confiere un alto valor paisajístico, pudiéndose considerar como un área representativa y emblemática del vulcanismo del Campo de Calatrava

La Alberquilla atesora numerosos valores ambientales y faunísticos

Ubicada en la Sierra Norte del Valle de Alcudia y un poco saliente del Puerto del Roble, La Alberquilla se caracteriza por ser una laguna-cráter asociada a calderas volcánicas debido a los procesos freatomagmáticos que se dieron a finales de la era Terciaria y comienzos de la Cuaternaria en el Campo de Calatrava. El visitante puede acceder a ella a través del camino vecinal que une Mestanza con la pedanía del Hoyo; tras un recorrido de 6 kilómetros llegaremos a una explanada, señalizada como parking, para a continuación transitar por el camino que lleva el propio nombre de La Alberquilla (que a su vez es una vía pecuaria).

La Alberquilla es una laguna volcánica colgada en la alto de una sierra

Esta laguna volcánica fue declarada Monumento Natural en octubre de 1999, aunque en 2001 dicha figura se reforzó con una serie de medidas protectoras y de conservación para los principales edificios volcánicos de la región. Actualmente, se ubica dentro de una finca de aprovechamiento cinegético y aunque no dispone de un horario de visitas regulado, desde la web oficial de Turismo Castilla-La Mancha se asegura que puede visitarse durante todo el año. Sin embargo, es en primavera cuando dicho recurso posee un mayor atractivo al ser época de nidificación de avifauna. Junto a su peculiaridad como cráter “colgado” en una sierra, La Alberquilla atesora importantes valores ambientales (paisajísticos, faunísticos y de vegetación). Tiene implícito, por tanto, un potencial para el birdwatching o turismo de observación de fauna (avifauna, rapaces y aves limícolas) y flora con pequeñas especies de interés vegetal que rodean la orla o borde perimetral de la laguna.

Continuando por la carretera que une Mestanza con Solana del Pino, y tras pasar el embalse del Montoro, aparece otro edificio volcánico significativo al ser un claro ejemplo de coladas basálticas en el Valle de Alcudia. Se trata del volcán del Alhorín, de erupción estromboliana con un relieve en forma de domo compuesto por piroclastos. Está coronado por un pequeño cráter y algunas coladas de lava son visibles al tener un llamativo color rojo almagre. Fue declarado Monumento Natural en septiembre de 2010, aunque está ubicado dentro de una finca privada, el Cortijo del Alhorín, y muy cerca se encuentra el complejo de la extinta Mina Diógenes.

Coladas basálticas en el volcán Alhorín

El tercer edificio volcánico adquiere mayor relevancia debido a su ubicación. Se trata de los Castillejos de La Bienvenida (pedanía almodovareña a la que se accede desde la carretera que une Puertollano con Córdoba y tras tomar el desvío hacia Alamillo) y constituyen uno de los mejores ejemplos de pitones volcánicos asociados con lavas en la provincia. Cuentan también con la declaración de Monumento Natural, y junto a su valor geomorfológico y paisajístico, destaca por ser una zona con presencia de aves rapaces protegidas como buitre negro, leonado, águila real o milano real.

Los pitones volcánicos de Los Castillejos

Desde una óptica geológica, Los Castillejos son lavas poco fluidas que quedaron amontonadas sobre las bocas de emisión del volcán desarrollando esa estructura tabular tan llamativa coronando los cerros adyacentes a La Bienvenida. Pero este espacio natural dispone como añadidura de un enorme atractivo cultural al estar situado junto al yacimiento arqueológico del poblado romano de Sisapo. La roca volcánica extraída de canteras abiertas en la zona fue muy utilizada tanto en la construcción de la ciudad romana como los asentamientos posteriores.

Mosaico de la domus de columnas rojas. Foto: JCCM

Sisapo destacó en la antigüedad por ser el epicentro de la minería en el Valle de Alcudia. Fue centro gestor de las explotaciones mineras de cinabrio en Almadén, así como plomo y plata en todo el sector central de Sierra Morena. Existen referencias históricas sobre esta ciudad por parte de autores como Plinio el Viejo o Estrabón, lo que da una idea del grado de importancia que tuvo este asentamiento. En un primer momento, hubo debate acerca de su identificación con la cercana Almadén ya que las fuentes de la época la asociaban a Sisapo. Sin embargo, los inicios de las excavaciones descartaron una tesis que fue tumbada cuando en una de las campañas llevadas a cabo por arqueólogos se encontró una inscripción donde se podía leer (S) ISAPON (E), lo que supuso un antes y un después para fijar el emplazamiento de esta mítica ciudad.

Panorámica de Sisapo. Foto: JCCM

En el yacimiento se localizaron abundantes monedas del siglo IV, así como una necrópolis visigoda. Se cree que Sisapo inició su declive en esta época hasta su completo abandono. Los restos permanecieron sepultados durante más de 15 siglos hasta su descubrimiento en el siglo XX.

El yacimiento arqueológico es visitable y podemos ver varios elementos significativos como la llamada Domus romana o Casa de las columnas rojas. Aunque están tapados para protegerlos de su degradación, en las excavaciones se han encontrado numerosos mosaicos y restos de pinturas murales. También, destaca el llamado Hoyo Santo una depresión semicircular en la que se especula se asentó un anfiteatro romano. Esta hipótesis ha sido reforzada ante la aparición de nombres de gladiadores en paredes excavadas en la zona durante las últimas campañas arqueológicas. Por último, la muralla que rodea Sisapo y que posee una longitud de 1 kilómetro, acotando en su interior una superficie de 10 hectáreas. La puerta de acceso se situaría en la zona sureste, alineada con la principal calle de la ciudad. Cuenta además con al menos 19 posibles bastiones, aunque se han excavado dos de ellos.

La Bienvenida, un trocito de España vaciada

Los Castillejos y Sisapo son un binomio de enorme potencial turístico que lamentablemente contrastan con el declive irreversible que arrastra desde hace años la aldea de La Bienvenida. En la actualidad, tan solo un matrimonio septuagenario vive en una pedanía que ha sido engullida por el envejecimiento y la despoblación. Un ejemplo vívido de la España vacía que produce una sensación sombría en pleno parque natural. La Bienvenida destacó por ser el epicentro de los pastores trashumantes que anualmente acudían con sus rebaños al Valle de Alcudia; en su pequeña iglesia de mampostería aún se sigue venerando a la Virgen de “Las Candelas” en un último intento por mantener algo de vida en una aldea condenada a la desaparición.


Carlos Sanz.- Durante más de 12 años me he dedicado al oficio de contar las cosas. En la universidad me convertí en historiador del arte, me metí en el proceloso mundo del turismo formándome como informador turístico y trabajando como técnico. De todo ese batiburrillo sale una devoción, la de comunicar, una pasión por el patrimonio, lo cultural y el arte. De eso va esto.

Etiquetas: , , , ,