Inicio » Una Cosa Más

Ellos, los madrileños

- 6 mayo, 2021 – 20:1324 Comentarios

Manuel Valero.- Múltiples han sido los análisis que tratan de explicar lo ocurrido en Madrid en las recientes elecciones autonómicas. No voy a redundar en ello pero sí me voy a referir a la acronía de los mensajes.

Ha sido conceptualmente incompresible e intelectualmente indigerible que luego de 40 años de democracia- los mismos que la pasada dictadura- de innumerables elecciones locales, autonómicas, generales y europeas, los contendientes hayan presentado batalla electoral con soflamas pretéritas reeditadas sin venir a cuento. Y así en lugar de precisar propuestas concretas de gobernanza se haya puesto el acento en viejos fantasmas redivivos en el nuevo ardor de la refriega por el voto: Democracia versus comunismo; Libertad versus fascismo. Una enajenación cultural cuando el siglo XXI lleva ya andadas dos décadas y comenzada la tercera que no ha calado lo más mínimo en los millones de madrileños que han decidido libremente a quien darle el timón del gobierno. Guste o no. La democracia es esto. ¿Votaron porque sentían peligrar su libertad? No, ya que es inconcebible votar por lo que ya se tiene. Si lo han hecho ha sido porque han considerado que la candidata Isabel Díaz Ayuso les ofrecía la permanencia de lo ya conocido aunque se resuma demagógicamente en el posicionamiento de los bares en favor de la candidata popular y su barra libre. Aunque así fuera no deja de ser lo que debe ser en realidad una elección democrática: la predilección por lo más concreto y fungible por encima de la gran idea de Libertad.

A nadie se le ocurre tampoco que de haber ganado el bloque de la izquierda, Madrid se hubiera transformado en una comunidad bajo el control de un absurdo comunismo. Y a la inversa. ¿Dónde está el fascismo en Madrid, más allá de la cabeza de Pablo Iglesias? Creer que la colaboración público -privada en Sanidad, por ejemplo, es un síntoma de fascismo es tan lúdico como revestir de comunismo la subida de impuestos a las rentas más altas para mejorar los servicios públicos, si es que, claro, la presión fiscal recae sobre todo en los más adinerados. Y de la misma manera me causó estupor el manifiesto de artistas e intelectuales que ubicaban a Madrid de los últimos años en el mismísimo infierno. La campaña de Madrid me ha parecido un boletín de blanco y negro, locutado con voz de lata, como las imágenes que tenemos archivadas en la memoria sobre los desgraciados años 30. Esa regresión que no tenía por donde cogerla se ha quedado en los cuarteles generales de los partidos sin que su melancólico mensaje haya calado en los madrileños de a pie que prefieren ver el mundo en color y según el tamaño de la pantalla. La izquierda necesita una profunda puesta a punto si quiere mantener su querencia y su apetencia por amplias bases del pueblo español. Y por supuesto, necesita que sus dirigentes, muestren hacia los suyos un mínimo de coherencia y una jerga social más acorde con una socialdemocracia moderna, aliviada del lastre de la memoria sentimental. Un político ha de ser honesto, coherente, transparente y defender sus propuestas con claridad parvularia y estar dispuesto a dimitir si su conciencia se lo exige. Lo de menos, si se cumplen estos requisitos, es el partido por el que se presentan.    

Hoy Iñigo  Errejón ha afeado las palabras de Juan Carlos Monedero que ha llamado tontos a los votantes del PP recurriendo al viejo argumento de que un obrero o un mileurista que vote derecha es poco menos que un gilipollas. Las cosas no son tan estúpidamente simples . Ha dicho Errejón que más que insultar al pueblo hay que convencerlo de que tus propuestas son mejores. Cuando Pablo Iglesias saltó al ruedo a salvar a Podemos de la hecatombe electoral no contó quizá con que su discurso ampulosamente etéreo y trasnochado iba a movilizar al pueblo pero en su contra en provecho de la adversaria principal, al tiempo que dejó al PSOE a las puertas de una grave crisis. Y a Más Madrid, como el rostro de una izquierda más a mano menos bolchevique. No, los madrileños no se sintieron en la difícil tesitura de elegir entre ser libres o comunistas o más democráticos y menos fascistas. Simplemente votaron por lo más fungible, perecedero y el bolsillo en un contexto de pandemia que no pudo con la alta participación que propició lo que parecía imposible: desteñir al azul los rocosos cinturones rojos de Madrid. Todo quedará después justificado o no. Si Isabel Diaz Ayuso mete la pata hasta el corvejón oportunidad habrá de mandarla a paseo con su libertad. Como debe ser… en libertad. Dice una frase de una canción de Pablo Milanés: La Historia lleva su carro y a muchos nos montará, por encima pasará de aquel que quiera negarlo. Frase que descontextualizada de su acerbo revolucionario viene a decir una verdad como un templo. El fascismo y el comunismo son antiguallas en España y forman parte de su relato histórico. No conviene olvidarlo pero es un error supino que en el mundo de hoy se engrasen las cadenas de los viejos fantasmas para hacer campaña electoral en una democracia de cuatro décadas. También ha quedado de manifiesto que dar mítines a ritmo de rap queda muy bien para las fiestuquis estudiantiles pero es una sublime tontería hacerlo para pedir el voto en unas elecciones libres. Ellos, los madrileños, han votado y no les queda otra que asumir el resultado, más que nada por higiene democrática, aunque luego se tomen unas cañas o dos.

Etiquetas: , ,

24 Comentarios »

  • Simplicissimus dice:

    No es cosa de los madrileños, ni siquiera de los españoles, más bien de los europeos (los americanos pasan de esta jerigonza de las izquierdas y las derechas). La identificación, más o menos creíble, de una ideología con las políticas reales es algo del siglo XX. Hoy la política, la que se practica a partir de un presupuesto es pragmatismo por necesidad y cualquier ideología queda diluida, porque de otro modo se estaría cayendo en permanente contradicción. Para ser fiel a la memoria familiar ya apenas sirve. La ideología no es nada. No le interesa a casi nadie como han demostrado los madrileños de forma masiva y contundente. La política es una religión para unos pocos (sobre todo en la llamada izquierda), un mal difícilmente soportable para los más.

  • Antonio R. dice:

    En los países de nuestro entorno no se llega a los altos índices de participación que aquí porque la política no entra en sus prioridades, lo es llevar una vida lo más normal posible sin interferencias políticas. Esto es así cuando se sienten seguros de sus libertades y derechos porque hay una Constitución que nadie ataca.

    Si te atacan la Constitución, si no te dejan trabajar o vivir como te da la gana y si te señalan como el responsable de todos los males del país, entonces reaccionas.

    Estoy de acuerdo con el anterior comentario, las ideologías poco importan y el vivir a la madrileña ha calado mucho. Eso y una gestión que equilibra salud y economía porque es realista y ha protegido a la clase media.

    Este es nuestro país lo hemos hecho así porque tenemos una izquierda anclada en el pasado y porque es una enorme agencia de colocación y subsidiación, una trituradora de poder que ha envilecido la política desde que Felipe Gonzalez, Rubalcaba y Julio Anguita dejaron de ser sus referentes.

    • Antonio R. dice:

      Atacar la Constitución no supone que no haya que debatir su reforma conforme al procedimiento establecido en ella. No es la Biblia, pero se tiene que dejar claro que el interés del conjunto de los españoles no puede ceder ante el interés de sus regiones y nacionalidades, que tratan de suplantar el interés de sus habitantes que se benefician de un mercado y un espacio común. Todos nos beneficiamos de España y de la solidaridad de sus regiones. Hay que mantener la Seguridad Social y hay servicios comunes que sufragamos entre todos, también de una posición internacional que debe velar por nuestros intereses.

      Con caos yo también voto por lo seguro. La mala política crea problemas e interferencias en beneficio exclusivo de la clase política.

  • farinatu dice:

    Otro muy buen artículo, Sr. Valero.

    La nefasta campaña electoral madrileña tan sólo ha beneficiado a Isabel Díaz Ayuso, pues partidos políticos, exceptuando a Más Madrid, cayeron en la trampa que les tendió. El PSOE, gran perdedor (si exceptuamos a Ciudadanos, que ya estaba previsto y diagnosticado) ya hizo dimitir al Secretario General de la FSM (cabeza de turco), aunque a fuer de ser sincero, creo que la cagada no es atribuible a él, ni mucho menos, a Gabilondo. Simplemente, la convocatoria de elecciones ha pillado al PSOE “cagando” y su reacción, presentando a Gabilondo (el cual goza de mi admiración como persona) que ya se presentó tres veces no ha sido la más acertada.

    Con respecto al comentario del tal Monedero (su apellido ya deja traslucir lo suficiente) y que fue “relegado” por su amigo Pablo Iglesias, pues… sin comentarios (exceptuando que, aparte de los votantes del PP, también se referiría a los de VOX).

    La espantada de Pablo Iglesias Turrión (no confundir con Pablo Iglesias Posse, fundador de la UGT y del PSOE), no me ha sorprendido, es más, la esperaba. Este advenedizo a la política, engaño a muchos, incluido al que suscribe, pero cuando se dio cuenta de lo difícil que es eso de la política, tras permanecer en un Gobierno de la Nación) y después de destrozar el Podemos, optó, porque tonto no es, por abandonar (se le agradece). Seguirá ganando dinero a espuertas y en vez de un “casoplón” comprará la parcela contigua y lo agrandará. Encima, se permite el lujo de parafrasear a Silvio Rodríguez «Caminando fui lo que fui» de su canción “El Necio”. Para mí, otro sinvergüenza más de los que han pasado por la política.

  • Calzoncillos ñ dice:

    Menos mal que algo de debate queda….pensé que sin fútbol no llegábamos más lejos.

  • Yo también votaría a Ayuso dice:

    Gabilondo sufre una arritmia, no tomará el acta de diputado porque es cabeza de turco, felicita como un caballero a la ganadora Ayuso, y esta le visita esta tarde en el Hospital.

    Más claro agua.

    Todo lo que toca Pedro Sánchez, con perdón de la expresión, lo emputece. De Pablo Iglesias mejor no hablar.

    Yo también votaría a Ayuso, señor Valero. Hemos visto y no visto muchas cosas en este último año y medio.

  • SrLetrado dice:

    Pretender ganar unas elecciones diciendo que si ganas vas a cerrar un hospital público de pandemias cuando hay una pandemia, no parece muy inteligente.

    Hay que recordar que en la fase de desescalada en la primera ola, con un índice mejor que otras comunidades, madrid siguió dos semanas totalmente cerrada, porque un comité de expertos que no existía, así lo dictaba.

    Lo de las mascarillas “insolidaridas” que ahora todos usamos, únicamente se tuvieron en madrid, al igual que respiradores, más 22 aviones traídos con material.

    Lo de ifema fue espectacular

    Entonces, si nos salimos del eje derecha-izquierda, pr muchas estupides que se prometan, esto está ahí

    • Miner dice:

      Están los personajes, no se olvida cómo han actuado Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en esta pandemia. La gente moría o perdía su trabajo o negocio y ellos iban absolutamente a lo suyo, tratando de aprovechar la pandemia para concentrar poder, gestionar el máximo presupuesto y hacerse máxima auto propaganda, y disfrutar de todos sus privilegios a tutiplén.
      No se aguanta tanta vileza ni tanta soberbia, y encima llaman de todo a los que no les han votado. ¡¡Después de lo que ha pasado en este último año horrible!! Están enfermos. Los llaman psicópatas y es que es verdad.

    • farinatu dice:

      Saliéndonos del artículo del Sr. Valero, el cual ya comenté, creo que está usted equivocado:

      El Hospital “Zendal” solo tiene de hospital el enunciado, porque de hospital no tiene nada, más parece una nave industrial que un hospital, sin los medios mínimos que se requieren para llamarlo “hospital”. Tengo cuatro hermanos en Madrid y alguno ha sido vacunado allí.

      Lo de las mascarillas “insolidarias” pertenece a los inicios, donde ni Cristo sabía cómo protegerse ante el Sarcov-2.
      Lo del FIEMA, simplemente, fue una “chapuza” necesaria, detrayendo personal sanitario de donde estaban, por saturación del espacio de los mismos.

  • Charles dice:

    Bueno, hay una diferencia entre conectar con el público votante y decirle lo que quiere escuchar. No lo que necesita…..

    • farinatu dice:

      Otro copy/paste de los tuyos, referidos a algún comentario de alguno de los aspirantes tras la derrota.
      ¿de qué vas?…………………….

    • Charles a sueldo del PSOE dice:

      Pedro Sánchez sabe perfectamente lo que necesitamos. Lo, la, le que necesitamos, necesitamas y necesitemes.

      Qué ridículo eres y bien te pagará el PSOE con nuestros impuestos para ello.

      Se te acaba el chollo, el PSOE va a estallar. Hasta Susana Díaz ya habla de libertad frente al fascismo de Pedro Sánchez. A Pablo Iglesias le ha llegado su turno y ahora le toca a tu jefe.

      • farnatu dice:

        Te equivocas de cabo a rabo. ¡Qué más quisieras tú!
        Charles estará a sueldo del PSOE, no lo sé.
        A la derechosa Susana Díaz, casposa patrocinada por Felipe González, el que se acogió a eso de las «puertas giratorias», le llegó su hora. Al «coletas y/o «moño», traidor a la clase obrera, los acontecimientos, como no podía ser de otra manera, le han obligado a claudicar, de lo cual me alegro. Pedro Sánchez seguirá vivo, mal que te pese. Ayuso no es España.

    • Srletrado dice:

      Como por ejemplo, prometer gafas gratis o el pago de una mensualidad de un contrato de arrendamiento.

  • Uno más dice:

    Ayuso tiene muchas cualidades y no lo parece. Tiene el enorme acierto de rodearse de gente profesionalmente mejor que ella.

    Así sí se gestiona bien.

    Señor Valero quiere igualar desde una equidistancia que ya resulta ridícula.

  • Gila dice:

    El sanchismo perdió la vergüenza y ahora ha perdido la cabeza. Lo dicho por Calvo lo evidencia..

  • Hobbes de luto dice:

    Estando absolutamente de acuerdo con el análisis, un pero. No me gusta más Monedero que Pablo Iglesias, pero también hay que analizar ese «Gilipollas» que en su boca suena realmente mal.

    Un/a trabajador/a que gane mil euros al mes y que tenga un par de hij@s tiene que afrontar: hipoteca, mantenimiento de la casa, vestido y comida de hijos, material escolar, coche o desplazamientos etc, etc Y TODO ELLO EN MADRID. Una capital carísima.

    Si lo que ofrece la Comunidad de Madrid es: colegio Concertado o privado en la zona, desplazamientos de más de una hora diarios, una sanidad pública mediocre, AXFISIADA DESDE HACE 30 AÑOS y saturada; por lo tanto, a por el seguro privado porque te atienden antes, una absoluta despreocupación de los derechos sociolaborales, es decir, que cobran una mierda por horarios infinitos…etc etc ¿Cómo podemos llamar a quien vota a la derecha? ¿Cómo podemos llamar a quien vota por un lema referido a cosas ya desaparecidas? ¿Cómo podemos llamar a quien asimila los bares como libertad?

    OJO, y ahora voy al otro lado ¿Qué ha ofrecido el PSOE para ilusionar a las personas? ¿Y qué ha ofrecido Más Madrid para crecer como ha crecido? Iglesias ya lo sabemos y por eso ha caído.

    Yo siempre he dicho y no me retracto, que tener una nómina pequeña y votar a quien viene a privatizar sin límite es ser tonto. Porque teniendo como tengo una buena nómina, yo no podría pagar sanidad, educación y demás por privado. Pero, para que el análisis no sea «simple» como dices ¿Qué es lo que tiene que ofrecer Y CUMPLIR la izquierda? Creo que ese es el reto para las próximas elecciones. Que haya objetivos que dejen fuera de la competición a quien solo traiga lemas, y que los ciudadanos NO SEAMOS TONTOS Y LEAMOS PROGRAMAS.

    Porque aquí tenemos mejores servicios públicos que en Madrid, cierto. Es verdad que Castilla La Mancha cuida más lo público, pero la imagen de Page y el PSOE CLM hacia los ciudadanos no dista mucho de la de Ayuso. Lo cual le da alas a la ultraderecha para decir que todos los políticos son iguales.

    A lo mejor habrá que hacerse un «Biden» y empezar a darle la vuelta a las cosas para que la ciudadanía sea consciente de los importantísimo que es lo público en un momento como el actual?

    Hasta entonces, me cuesta mucho ver a un obrero votando para que le privaticen todo aquello que no puede pagar.

    • Manuel v. dice:

      De acuerdo Hobbes, pero algo ha tenido que ocurrir más allá de la inercia que impulsa o debe impulsar a las clases modestas a votar izquierda. Ver el mapa azul de Madrid sobrecoge. Y eso obedece a algo. Quizá un voto de castigo al gobierno la proyección publica de Iglesias, una cierta iracundia por parte de Podemos su mensaje regresivo que empañaba lo social de sus propuestas, el ambiente… la gestión de la pandemia. No lo sé. Pero tengo claro que la izquierda necesita una refundación cosa harto difícil en este mundo digital y alocado. Por otro lado, un placer debatir con usted. Así da gusto.

  • Lola dice:

    Yo creo que en España hay mucha incultura política. Y de eso siempre también se han aprovechado tato la derecha como la Iglesia que siempre han ido de la mano.
    El slogan del Partido Popular: libertad o comunismo, ha calado sobre todo en los barrios mas humildes, que precisamente están habitados por inmigrantes, de países que se han venido a España huyendo de la pobreza, que no creo sea achacable al comunismo, sino mas bien al capitalismo y la diferencia extrema de clases de sus paises de origen.
    Cuando una persona recibe un sueldo vergonzoso y precario en nuestro país, pero siempre superior al que podía percibir en el de origen…, se sentirá contento. Tanto que no atienda realmente a los programas electorales, sino a lo que le quieran decir, personajes frikis en algunos casos, pero con candidez carismática y populista. Yo creo que esto es lo que quiso manifestar, de forma muy desafortunada Monedero. Porque le sobró el insulto.
    Se dice que España es diferente, y sí, realmente lo és. He visto a gente muy muy modesta, en esta época decir que vota a la derecha, porque son los que dan trabajo. Tremendo. Ante ésto, ya no hay comentarios. O SEA «VIVAN LAS CAENAS»

    • Otro más dice:

      Muchos hispanoamericanos conocen de la prosperidad del socialismo en sus países ee origen: Cuba, Venezuela, Argentina, Nicaragua…y saben cómo se las gastan las guerrillas comunistas.

    • Pues está claro dice:

      Subida de luz
      Subida de gas
      Subida de gasoil
      Subida de refrescos
      Peajes hasta en autovías (nunca antes visto)
      Subida en Impuesto de sociedades
      Subida en impuestos sobre patrimonio
      Subida de matriculación
      Subida de impuestos sobre prima de seguros (primera subida en 23 años)
      Subida impuestos al plástico de un solo uso
      Subida en donaciones
      Subida en impuestos sobre transacciones financieras
      Subida a los autónomos
      Subida de irpf
      Recorte de desgravación en los planes de pensiones
      Subida tasa Google

      Eh, pero lo importante es parar a la “ultraderecha”

  • Acemila dice:

    El problema lo explica usted con estas palabras muy bien, «un político ha de ser honesto, coherente, transparente y defender sus propuestas con claridad parvularia y estar dispuesto a dimitir si su conciencia se lo exige. Lo de menos, si se cumplen estos requisitos, es el partido por el que se presentan» y lo que esta muy claro en las últimas décadas, es todo lo contrario y las personas empiezan a estar hartas, la auténtica pena es la protección jurídica tan grande que tienen estos señor@s.
    Y por supuesto desde párvulos como dice, deberían enseñar nociones de política a los ciudadanos, pero sin colores, quizás otro gallo cantaría.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.