«Vivir cada día» de Luis Díaz-Cacho Campillo

Natividad Cepeda.- Se escribe desde la emoción de las vivencias y también desde la cultura adquirida desde el referente producido  que nos ha dejado huella. Y es harto complicado intentar explicar  por qué un poeta a escrito sus poemas porque la cuestión que lleva al lector a leer un libro no es esa es, ante todo, en un libro de poesía, dejar que el verso taladre el espíritu  y compartir  el germen civilizado del poeta que ha dejado en el libro el engranaje de su alma convertido en verso.

He caminado leyendo el lenguaje poético de Luis Díaz-Cacho por sus intimas reflexiones visible para el lector que sin prisa -porque leer a un poeta es pararse ante su creación-  me sumerge en ese yo suyo que comparte en cada poema de éste libro. He caminado captando su capacidad humana que busca la paz y la armonía cuando él confiesa que “No todo está perdido” y asegurarlo en estos días tristes de pandemia interminable, es atisbar la luz cuando hay tinieblas.

“Me miro en el espejo/ y apenas me conozco” dice en otro verso, y esa confesión es similar a otras mías; a otros espejos  de otros muchas personas anónimas e iguales en sentimientos. Porque el misterio de conocernos es  mantener en nosotros la búsqueda incesante del yo íntimo y en éste libro vive en muchos de sus poemas.

”Amo la vida,/ la luz,/ el día,/ el color de la tarde de noviembre/ a través de tus ojos;” escribe a su amada en ese hálito de unión que va más allá de lo carnal.  pero que tampoco prescinde ello porque sin su mirada inmersa en los ojos de su amada no podría haber escrito el poema. Trasmitir amor es obstinadamente lo que se desliza por el libro porque sin amor la vida no es posible. Y así, los poemas se suceden vinculados a la vida de quien lo ha escrito y va dejando en su escritura esa capacidad de trasmitir amor, belleza y hasta humanidad deletreada, en poemas que claman por aquellos sucesos carentes de justicia. Lo reconoce en ese poema  que dice…

“Nos hemos vueltos indiferentes.

 sin darnos apenas cuenta

nos hemos ido deshumanizando

poco a poco.

Hablamos de globalidad

y cada vez somos más individuales.

Es difícil  que algo nos conmueva

o nos emocione.

Cerramos las fronteras a cal y canto

 para que nadie nos perturbe

en la estabilidad conseguida,

 sin detenernos a reflexionar siquiera

que hace tan solo unos años

éramos nosotros

quienes llamábamos a la puerta

del futuro

y de la esperanza”

Poema de autocrítica necesaria para todos. Para cada lector que lea despacio, con detenimiento el poema. Leer lentamente con deleite es adentrarse en el alma del libro y en el alma de Luis Díaz-Cacho Campillo. 

Abro el libro y leo un poema, luego otro y dejo que la esencia derramada en cada uno de ellos fluyan como la sabia de los árboles porque no de otra manera puedo leer a mis poetas. Me reconozco anárquica  e incapaz de seguir un libro de poemas como si fuera una novela. Leo  y me sumerjo en esa luz cegadora del poema porque no de otra manera puedo sentir la emoción de cada verso.

VIVIR CADA DÍA Poemas de crecimiento personal; tiene un excelente prólogo de la periodista  y poeta Antonia Cortes, en el que afirma refiriéndose al autor: “Es una voz que se alza para que escuchemos, para que seamos conscientes de que amar y compartir son mucho más que dos verbos: son elecciones de vida.”  Y  cerrando el libro un Epilogo con una maravillosa semblanza dedicada a Luis Díaz-Cacho, del poeta Luis Romero de Ávila, donde entresaco  este párrafo que lo define cuando dice: Él es uno más caminando despacio por el mundo, un surco donde poner el trigo de mañana para que puedan convertirse en espiga  los besos grano a grano”.

Cuarenta y un poemas dedicados “A Mavi, Luis Adolfo y Ramón María. Con una  Nota del Autor, donde a modo de confidencia nos dice a los lectores lo que siente y porqué rescata del olvido un primer libro editado en 2010 de pequeña tirada para los amigos.  donde asegura Díaz-Cacho… “escribo porque creo en la palabra, siempre, ante todo, para poder propiciar la convivencia que dé sentido  a nuestras vidas”.

Lo cotidiano, la vida y la poesía es lo que late en cada poema de este libro.

                                                                                Natividad Cepeda

VIVIR CADA DÍA  Poemas de crecimiento personal  está  EDITADO POR EDICIONES C&G Director editorial: Julio Criado García. Realización gráfica  Grupo Oretania. Diseño Portada: Ediciones C&G. Ilustraciones: Fernando  Acebrón Antón

Relacionados

ESCRIBE UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img