Inicio » Desde el revés de la inopia

Treinta años de Parque Natural de Cabañeros (1)

- 25 mayo, 2018 – 09:516 Comentarios

isidroSanchezEsta semana no toca escribir sobre el partido de la corrupción, a pesar de la sentencia de la Gürtel o la detención de Eduardo Andrés Julio Zaplana Hernández-Soro, político de larga trayectoria, de UCD y PP, y “fichaje-premio” sonado de Telefónica desde 2012 hasta su detención el 22 de mayo de 2018, acusado de blanqueo de capitales y cohecho. Es mejor recordar un hecho importante para la Región ocurrido en 1988. 

El 21 de marzo de 1982 la revista Quercus publicaba un artículo en el que anunciaba que diversos grupos de defensa de la naturaleza habían enviado un escrito al ministro de Defensa y al general jefe del Estado Mayor del Aire pidiendo que en Cabañeros no se instalara un campo de tiro. Además, se incidía en los valores de uno de los espacios naturales mejor conservado de Europa.

Cabañeros en mayo de 2016 (Foto de ISS)

Cabañeros en mayo de 2016 (Foto de ISS)

Corría junio del año 1982 y el senador socialista por Ciudad Real Rogelio Borrás Serra recibió la respuesta a una pregunta al gobierno sobre conversión de la finca de Cabañeros en campo de tiro. La contestación habitual, cargada de verdades a medias: se está estudiando el tema pero se respetará fauna y fauna de la zona. En realidad, la decisión estaba tomada y a Castilla-La Mancha le había tocado la lotería en forma de bombazos. Allí hay pocos habitantes y son dóciles, tuvieron que pensar los prebostes militares y las autoridades competentes del Ministerio de Defensa, con el ministro Alberto Oliart Saussol, de UCD, a la cabeza.

Tras el triunfo electoral de los socialistas en octubre de 1982, en diciembre era nombrado ministro de Defensa Narcís Serra Serra, que se mantuvo en el cargo hasta marzo de 1991. Le correspondió el papelón de pilotar la política de su partido en relación a la OTAN, ya que el PSOE había defendido el lema “OTAN, de entrada no”. Además, ratificó la decisión anterior de instalar un campo de tiro en Cabañeros.

Cabañeros en Primavera de 2016 (Foto de ISS)

Cabañeros en Primavera de 2016 (Foto de ISS)

Lo anunciaba en el Congreso Sebastián García Tomás el 9 de marzo de 1983, de forma no oficial, según telegrama difundido por la agencia EFE: “Soy también consciente de los problemas del Campo de Tiro de las Bárdenas, y es consciente el Gobierno, por supuesto, que está dispuesto a desmantelar este polígono cuando entre en funcionamiento el Polígono de Caballeros”. Como se ve, el diputado socialista por Zaragoza no conocía ni el nombre de la finca. Era el comienzo de una gran movilización social en España, La Mancha y, sobre todo, en la provincia de Ciudad Real, donde funcionó el llamado Comité de Defensa de Cabañeros y después la Asociación para la Defensa de Cabañeros.

El movimiento ciudadano consiguió lo que parecía imposible, que un proyectado campo de tiro se convirtiera en espacio natural protegido. Por ejemplo, el 15 de abril de de 1983 se desarrolló un gran manifestación en Ciudad Real en contra del disparate planeado y el mismo día de la constitución de las Cortes de Castilla-La Mancha, el 31 de mayo de ese año, tuvo lugar en Toledo una manifestación contraria a tal pretensión ante la iglesia de San Pedro Mártir, donde se celebraba el acto.

Cabañeros en Primavera de 2016 (Foto de ISS)

Cabañeros en Primavera de 2016 (Foto de ISS)

Además, para desgracia de las políticas de defensa de los socialistas, recién llegados al poder, la organización ecologista Phoracantha ocupaba el 12 de mayo de 1983 la finca de Cabañeros, con el objetivo de impedir que el espacio natural de Ciudad Real se convirtiera en un campo de tiro para la aviación militar, e iniciaba la construcción de un poblado dentro de la finca, además de emitir un comunicado pidiendo apoyo para su acción al pueblo español. Fue el hecho que puso el tema de Cabañeros en los medios informativos nacionales.

Pero los socialistas tardaron en dar su brazo a torcer. Hasta 1988 no se produjo el vuelco. La presión de muy diversos sectores ciudadanos llevó al gobierno Bono a la aprobación del Decreto 95/1988, de 11 de julio, sobre declaración del Parque Natural de Cabañeros (Diario Oficial de Castilla-La Mancha, 19.7.1988). Supuso un primer paso de cara a la protección del entorno, que se completó con la ley 33/1995, de 20 de noviembre, por la que se declaraba a Cabañeros Parque Nacional (BOE, 21.11.1995).

En declaraciones a la agencia de noticias EFE, el entonces presidente de la Junta de Comunidades, José Bono, señalaba que la declaración de parque natural “se ha hecho a favor de la ecología, no en contra de nadie y compatibilizar los intereses de la ecología y la defensa nacional son las tareas de un gobierno democrático serio” (Lanza, 12.7.1988). Bono manifestó, por otra parte, que la posibilidad de que sea en Castilla-La Mancha donde se ubique el futuro campo de tiro del Ejército del Aire, “es muy alta, por su situación geográfica”. Anunciaba así la segunda parte de la decisión del ministerio de Defensa.

Isidro Sánchez
Desde el revés de la inopia

Etiquetas: ,

6 Comentarios »

  • Charles dice:

    Bueno, lo cierto es que el Sr. Bono Martínez impidió en 1988 que ‘Cabañeros’ se convirtiera en campo de tiro, enfrentándose al ministro de Defensa de la época, Sr. Serra Serra.
    Pero con la llegada de la Sra. Cospedal García, en junio de 2011, a la presidencia de Castilla La Mancha, este monumento natural, fósil viviente del bosque mediterráneo existente en la Península Ibérica, se convirtió en un continuo fogueo de las escopetas que encuentran en el lugar su espacio ‘VIP’ para hacer realidad la película de Berlanga, ‘La escopeta nacional’.
    En cierta ocasión, coincidieron Luis Bárcenas, Miguel Blesa o Alejandro Agag, entre otras 27 escopetas, en una macrocacería en este preciso lugar con un coste total superior a los 63.000 euros.
    En fin, es lo que hay…..

    • anonimo dice:

      No sólo eres tonto, además ignorante. En Cabañeros hay que hacer batidas de caza periódicamente, si no se hiciera, la población de ciervos acabarían comiéndose los unos a los otros.
      Lo que hay que hacer, es cobrar buenos euros a los que quieran cazar.

  • Eco dice:

    Cabañeros no es ni la sombra de lo que era. Aparte del brutal cambio climático, que tiende a desertizar la península ibérica, el cese de la actividad agrícola y ganadera en la raña ha hecho que la mayoría de animales abandonen el entorno: los seres vivos están donde tienen garantizado el alimento. Por ello debería haber una actividad controlada de ganaderos y agricultores, que son los verdaderos ecologistas, en el parque, y no crear una isla artificial para el sosiego de los turistas.

  • peterot dice:

    Ahora me explico por qué no va a hablar de Pablo e Irene.

    Lo de la Universidad ya lo dejo por imposible. No escucharemos nada.

  • Intercolumno dice:

    La defensa de España empieza por la naturaleza, ese fue el lema de Cabañeros.

    Como viene una 2da parte, no comentaré nada por no levantar ninguna pieza, pero es obligatorio hacernos una pregunta crucial: ¿Sería Cabañeros hoy un Parque Nacional de no haber sido por las movilizaciones contra el proyecto del M° de Defensa de instalar allí un campo de tiro para el ejército español y las fuerzas de la OTAN?

    En esta noticia (http://www.miciudadreal.es/2018/05/25/fercatur-2018-aspira-a-consolidarse-como-la-primera-feria-de-la-caza-de-espana/#comments) he transcrito una anécdota de “caza y sociedad” referente a Cabañeros que quizá interese también a quien lea este artículo.

  • manuel v. dice:

    En cierta ocasión y ya en Anchuras, la estrambótica alternativa a Cabañeros un ecologista me afeó la linea que Lanza estaba llevando con respecto al asunto. Me quedé tan perplejo que aún no le encuentro el hueso de melocotón a aquella vieja aseveración. Luego con el tiempo, y por mi profesión, fui testigo de aquellos días intensos. Pasado el tiempo y viendo aquel paraíso después como mero visitante-las cabañas son un lugar idóneo para escribir-no paraba de darle vueltas al hecho de que un mismo lugar pasara de ser un hipotético tizón a un “Paraíso Nacional”, en un viaje alucinante de un extremo a otro. Pensar en el hecho de que hubiera existido la posibilidad de que el Gobierno decidiera hacer una diana de aquel paraje no entraba en cabeza humana.Desde entonces me asalta la duda de si todo aquello no fue sino una añagaza. Afortunadamente el Serengueti ciudarrealeño se salvó, como Anchuras, y bueno, eso es lo que importa.

¡Deja un comentario!

Añade tu comentario debajo, o trackback desde tu propio sitio. También puedes Comments Feed vía RSS.

Por favor, debate respetando a los demás.

Puedes usar estas etiquetas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

This is a Gravatar-enabled weblog. To get your own globally-recognized-avatar, please register at Gravatar.