Categoría

Postales desde Ítaca

Postales de verano 16: Cine de verano

Querida amiga: Ya sabes que, desde hace tiempo, exactamente desde que soy tripitidora de madre, practico la escucha transversal, sobre todo en verano. Es muy...

¿Dígame?

El timbre del teléfono fijo hizo que pararan la serie que estaban viendo. Sabina, su madre, no había querido quitarlo cuando se mudaron a...

Puré de calabaza

Ya ha pelado las zanahorias y la patata. Comienza a partir la calabaza en pequeños dados uniformes. La tabla de madera recibe el golpe...

Allegados

Cuando salieron las medidas restrictivas para Navidad, mucha gente empezó a preguntarse qué era eso de allegados, quiénes entraban en ese término. Los que vivimos...

Reflejo

—Tía, ¿cuándo descubriste que eres guapa? Elsa mira la pantalla oscura del televisor. No sabe qué contestarle a su sobrina, que hojea con ella una revista...

Espectros

Desde los nueve años llevo con ellas. De los cien complejos que he tenido, ninguno ha sido por ellas. He querido ser más alta,...

El año que no fue – Capítulo 7

El verano llegaba a su fin y Max se estaba preparando para bajar al pueblo a participar de las fiestas. Miraba el armario sin decidirse por...

El año que no fue – Capítulo 6

La señora Rideau llegó a la casa de la iglesia. Audrey estaba esperándola fuera, sentada en el poyete de una de las ventanas.                 —Toda la noche...

El año que no fue – Capítulo 5

—Audrey, querida, ¡tienes carta! —La señora Rideau gritaba desde el jardín.                 Marzo finalizaba anunciando la inminencia de la primavera. Los galantos y las prímulas...

El año que no fue – Capítulo 4

El invierno vino de repente. Philippe se había marchado a mediados de noviembre. Audrey lo echaba de menos en las largas noches frías. Nunca hablaban del...

El año que no fue – Capítulo 3

Recordaba con precisión la historia de los zapatos. Quizás porque fue la primera vez que Gretta se sinceró con ella. Había llegado con una...

El año que no fue – Capítulo 2

—Buscando algo interesante para rellenar el...

El año que no fue – Capítulo 1

Otoño, 1949 Las campanas tocaban a misa matinal. Audrey, agarrada del brazo de la señora Rideau, caminaba con cuidado sobre el suelo empedrado de la...

De vuelta

No puede dejar de mirarla. La melena rubia peleando contra el viento. Sujeta un vaso de plástico mientras ríe a carcajadas con sus amigas....

Pesadilla -PARTE 2-

(primera parte) —Bien. Ha llegado el gran momento. La gymkhana de las puertas medievales. —Un murmullo de sorpresa invadió la habitación—. Desde ahora, no...

Pesadilla -PARTE 1-

Fátima abre, desganada, la pesada puerta de madera. Hoy toca excursión escolar, que, junto a las de jubilados, son las que más odia. Las de niños...

Queridos maestros

Queridos maestros: Solo quería deciros que no he podido hacer todas las tareas que habéis enviado estos días. Mi madre dice que no pasa nada,...

Cae la noche

Últimamente no escribo. La cabeza no me da para inventarme historias. Veo que hay gente que durante la cuarentena está descubriendo nuevas habilidades, o...

Espejito mágico

Baja la cuesta dando pequeños saltos. No tiene un objetivo concreto. La gente que se cruza con él no sabe que se ha librado...

Papel en blanco

Todo empezó con una foto olvidada en la mesa del bar al que acudía siempre a desayunar. Unas chicas sonreían. Con un lápiz en una servilleta...

Humedades

No sabe desde cuándo lleva allí. Puede que días, tal vez semanas o meses. Nunca se fija en ese rincón. Nunca mira las paredes...

Un banco en el parque (2)

Todos los días de octubre coincidieron a la misma hora en el mismo banco. No se hablaban nunca. Ni un saludo ni una despedida....

Un banco en el parque (1)

A finales de septiembre, las hojas empiezan a alfombrar el verde suelo del parque. Los niños juegan en los columpios, los corredores miran el...

Secuoyas

Bajas despacio el sendero y la luz del sol desaparece. Unos y otros se unen en el suelo a través de troncos enterrados, que...

Pies fuera

La primera noche le hizo gracia. Después de vinos, risas, caricias, orgasmos, más vino y más risas, más sexo, se quedó dormida. A su...

Con hache

En la cola para pagar en el supermercado. Tres abueletes alrededor de un joven. Oigo que uno de ellos dice: «Hermoso es sin hache»....

Guerrera vikinga

Aligera el paso decidida. Ha visto que el enemigo se mengua conforme se acerca a las líneas hostiles. Pero ella confía en sus armas...

Maraña

Solo tres palabras. «¿No te acuerdas?». Entonces Anna abre despacio la caja que atesora los momentos especiales, las palabras lacerantes, las encarnizadas emociones. La caja de...

Secretos deseos

Escribían sobre sus cuerpos. Trazaban sobre los poros artículos cuya propiedad era solo de las manos que estremecían la espalda, conjunciones que los hacían...

Reunión de vecinos

Querida amiga: Ya, ya sé que no te escribo hace tiempo, pero sabes que ando siempre liada. Esta semana, sin ir más lejos, me he...

Dos días

Día 1 Baja del autobús de línea. Desorientada, se queda mirando la pequeña plaza de pueblo. El conductor le ha dicho que es la última...

Largo sol de invierno

Tres mujeres se sientan en los escalones de piedra. A su lado, un adolescente, con sonrisa sempiterna, las contempla a veces sorprendido; otras, extrañado;...

Grita

Otto no puede respirar. La noche ha llegado y los ruidos no cesan. En su desvencijada casa, la madera cruje por el viento. La...

Me gusta

De madrugada, el silencio invade la habitación. Es cuando mejor trabaja y más se concentra. Las farolas de la calle apenas iluminan su cuarto....

Amnesia

Bárbara se despierta de repente. Tumbada, reconoce el pasillo de su casa: las paredes blancas, las lámparas de diseño noruego y el suelo de...

¡Jo, qué noche!

Siempre digo que toda vida es de película. Las hay buenas, menos buenas, regulares, de sobremesa, de pantallón… pero todas de cine. Allá por...

Motus. Parte II

Se dirigió a la biblioteca mientras contemplaba cómo engalanaban las calles. Las tropas de seguridad levantaban alcantarillas, cerraban portales, pedían identificaciones a los transeúntes...

Motus. Parte I

Lloviznaba un día más en la vieja ciudad. Gubros cerró el ventanuco después de comprobar si hacía frío. Su abuelo, sentado en el sillón...

Cinco minutos

Víctor apaga el despertador que, puntual como todas las mañanas, suena a las 6:55. Tumbado aún, con los ojos abiertos, piensa que dentro de...

G5P

Helena juguetea nerviosa con el papelito del número entre sus manos, ese que debe salir en pantalla e indicarle la consulta a la que...

Última hora